Leído

LA IMPORTANCIA DEL SUPERÁVIT

Alemania debate abrir la 'caja' fiscal para recuperar actividad

Mar, 10/09/2019 - 10:30am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La noticia de una nueva contracción del PIB alemán, esta vez en el 2do. trimestre de 2019, dejó a los mercados sorprendidos hace más de 2 semanas. Los inversores temen por el impacto de la guerra comercial USA vs. China sobre el crecimiento económico de países como Alemania, cuyo ritmo industrial está muy condicionado por la demanda extranjera. El gobierno de Berlín ya había adelantado datos débiles de exportaciones en junio. Los bancos centrales de Europa y de USA llevan meses avisando de la incertidumbre comercial desatada por el proteccionismo estadounidense. El propio presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, hizo mención a ello en su discurso en Jackson Hole, avisando de que el regulador monetario tiene "mucha experiencia en cuanto a los desarrollos macroeconómicos típicos" pero que adaptarse "a la incertidumbre de la política monetaria es un nuevo desafío. Establecer la política comercial es el trabajo del Congreso y la Administración, no el de la Fed". Alemania decidió subir la apuesta y abrió la 'caja' donde, por su buena previsión, hay dinero 'cash'.

El ministro alemán Olof Scholz definió el estímulo público con la 'caja' fiscal como "economía keynesiana"... y así reivindicó al británico Lord John Keynes.
Contenido

Alemania abre la puerta a combatir una posible crisis económica inyectando "muchos miles de millones de euros" en la economía, anunció Olof Scholz, el ministro socialdemócrata de Finanzas. 

Scholz ha señalado que está dispuesto a aprobar un paquete de estímulos, en caso de que la economía germana entre en recesión.

Ante el inmovilismo de los bancos centrales —que siguen sin haber normalizado la política monetaria pos crisis—, el mercado espera que los Gobiernos enfrenten, con estímulos fiscales, una potencial crisis. 

El ministro Scholz ya había deslizado que Berlín tiene 'caja' suficiente para aprobar hasta 50.000 millones de euros en estímulos fiscales.

La Oficina de Estadística ha revelado un superávit fiscal de 45.300 millones de euros en el 1er. semestre, equivalente a 2,7% del PIB. 

El superávit de las administraciones públicas exhibe un saldo positivo de 17.700 millones en el caso del Gobierno central y de 12.700 millones de los 'lander', mientras que los municipios o ayuntamientos registraron un superávit de 7.100 millones y la seguridad social, de 7.700 millones.

Durante el debate de presupuestos en la cámara baja del Bundestag, Scholz comentó que el gobierno alemán ha puesto las bases con un Presupuesto sólido y una política de no endeudamiento. 

"Para nosotros, como principal economía de la Unión Europea, es importante saber si somos capaces de combatir una tendencia económica negativa", ha recalcado Scholz.

La caída de las exportaciones fue una de las principales razones tras el deterioro del PIB alemán en el 2do. trimestre, según la Oficina de Estadísticas de Alemania: las exportaciones sufrieron su mayor pérdida en 6 años. 

También ocurrió la ralentización del crecimiento de la inversión y de la pérdida de valor en el sector manufacturero. 

Según el Gobierno germano, "el comercio extranjero lastró el crecimiento económico en el 2do. trimestre de 2019. (...) Según los cálculos provisionales, las exportaciones ajustadas a la estacionalidad cayeron [en el 2do. trimestre] un 0,8% (...) es la mayor caída registrada en los últimos seis años", mientras las importaciones tuvieron una suba interanual del 1,8%.

El otro problema ya lo informó el índice compuesto por Markit, que mide la fortaleza económica en los sectores manufactureros y de servicios, que subió desde un 50,9 de julio a un 51,4 en agosto, superando las expectativas de los analistas de Reuters, que tenían 50,5... pero la creación de empleo se ha debilitado a niveles de agosto de 2014. 

Entonces, ante el peligro de una recesión técnica si el próximo trimestre sale negativo, Alemania se permite inyectar "muchos miles de millones de euros en caso de que estalle una crisis en Alemania y en Europa". 

El ministro definió este estímulo público como "economía keynesiana" y como "política activa contra la crisis".

Este enfoque choca de frente con el del Bundesbank (banco central de Alemania), que no ve motivos para "entrar en pánico" ni cree que haya que tomar medidas en este momento, porque lo que está sufriendo Alemania no es una recesión per se, sino una desaceleración tras años de gran crecimiento y fuerte creación de empleo.

Los economistas del banco central han señalado en varias ocasiones que no ve necesaria la aplicación de estímulos fiscales en Alemania, a pesar de que varios indicadores económicos apuntan a un frenazo de la economía germana, "todavía es pronto".

Se espera que el nivel de deuda de Alemania caiga a aproximadamente el 58% del PIB este año desde el 60,9% del año anterior, colocándolo por debajo del techo de la deuda de la Unión Europea del 60% y dándole más flexibilidad en el gasto futuro.

"Entonces, si tenemos un nivel de deuda en Alemania en relación con el PIB que está por debajo del 60%, entonces esta es la fortaleza que tenemos para contrarrestar una crisis con toda su fuerza", afirmó Scholz, quien recordó que la crisis financiera mundial comenzada en 2008 le había costado a Alemania aproximadamente 50.000 millones, y agregó: "Y tenemos que ser capaces de reunir eso (suma de dinero). Y podemos reunir eso. Esa es la buena noticia", afirmó el ministro hace unas semanas.