Leído

DEMÓCRATAS CONTRA EL MODELO DE NEGOCIO

Gran golpe a Uber y Cabify: el Senado de California las obliga a contratar a sus choferes

Mie, 11/09/2019 - 10:13pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Las aplicaciones de traslado de pasajeros que se manjeban dependiendo de la demanda y que conectaban conductores con pasajeros, como Uber, Lyft o Cabify, que tuvieron su apogeo en el año 2018, al parecer ahora reciben golpes que parecen no terminar nunca. Mientras en Argentina Uber continúa siendo ilegal, en el estado de California, en Estados Unidos le pusieron un freno desde el Senado al imponer una ley con el objetivo de obligar a las empresas a que contraten a sus trabajadores como empleados y no solo usuarios independientes. Sin embargo lo más alarmante tiene que ver que la precursora fue Califronia, es decir la casa matriz de estas empresas, ya que se encuentra Silicon Valley.

Contenido

Este miércoles 11/09 el Senado de California, que esta compuesto por una mayoría demócrata, mismo partido al que pertenece el gobernador actual, Gavin Newsom, decidió pasar un proyecto de ley que obliga a las empresas como Uber y Lyft, la competencia del gigante de Silicon Valley en Estados Unidos, como en Argentina es Cabify, a contratar a sus conductores como empleados, con todos los derechos y obligaciones que esto presupone. Un gran golpe para Uber ya que basaba su modelo de negocios en la casi explotación de sus conductores.

El proyecto de ley que fue aprobado se conoce en Estados Unidos como AB5 y el objetivo del mismo es nada más y nada menos que darle a los trabajadores estatus de empleados, instituir pisos salariales y comenzar a darle beneficios, no solo recortar gran parte de lo que cuesta un viaje y entregárselo al conductor. Además se exigirán subsidios de atención médica, cobertura de horas extras, vacaciones pagas, entre otras cosas.

El proyecto de ley partió de masivas protestas que tuvieron lugar en California a principios de este año donde los conductores le reclamaban a Uber y a Lyft el establecimiento de derechos básicos. Claro que el mismo por otro lado fue rechazado por empresarios cuyas compañías se basan en la tecnología y en la economía colaborativa o compartida como la que mantiene Uber y también patrocinadores de las empresas.

Sin embargo la última palabra no está dicha ya que el proyecto necesita la firma del gobernador para que empiece a cumplirse. Algunos creen que será aprobado sin problemas por el gobernador, ya que forma parte del ala más progresistas del Partido Demócrata, teniendo en cuenta que abogó por el matrimonio igualitario, la legalización del cannabis y la protección a los inmigrantes. Aunque la cuestión de los trabajadores de Uber es algo totalmente distinto, teniendo en cuenta que perjudica a uno de los gigantes de Silicon Valley.

Silicon Valley es el nombre que recibe la zona sur de la Bahía de San Francisco, pero también es la representación de donde se alojan las compañías más grandes e inlfuyentes del mundo en la actualidad, como Google, Facebook, Amazon y Uber. Es por eso que se dice que Silicon Valley tiene más poder que muchos, hasta a veces de los propios gobiernos estatales.

Desde Uber y Lyft aseguran que las compañías están listas para luchar contra esta legislación. "Perdió una oportunidad importante para apoyar a la abrumadora mayoría de los conductores de viajes compartidos que desean una solución inteligente que equilibre la flexibilidad con un estándar de ganancias y beneficios", dijo Adrian Durbin, el director de comunicaciones de Lyft. A esto le siguió la publicación de un artículo del CEO de Uber, Dara Khosrowsahi, y el cofundador de Lyft, John Zimmer, en el prestigioso diario norteamericano, San Francisco Chornicle.

En el mismo los empresarios defienden las bases de las empresas y explican como referirse a los conductores como empleados sería un riesgo para el negocio. "Primero, la mayoría de los conductores prefieren libertad y flexibilidad a los horarios forzados y los turnos rígidos por hora del empleo tradicional", explicaron desde Uber para luego decir que la mayoría de los trabajadores no lo necesitan porque toman la conducción como un segundo trabajo.

Por otro lado, desde el diario The Washington Post explican que esta ley fue problemática desde tiempos de Obama ya que nadie se animaba a hacerla, porque nadie quiere tener a Silicon Valley de enemigo. Es así que hoy un ala del Partido Demócrata critica directamente a aquella que tiene cercanía con las empresas tecnológicas, entre estas se encuentra la candidata que está segunda en las encuestas, Elizabeth Warren. Por su parte quien encabeza los sondeos, Joe Biden, se niega a tomar una postura al respecto.

Esta legislación dividió hasta a los propios trabajadores, ya que algunos, los que se encuentran como conductores hace más tiempo, prefieren mejores beneficios, protecciones y salarios, mientras que los nuevos se ponen de lado de la empresa al decir que es su esencia.

Este no es el primer golpe para Uber ya que a principios del mes de agosto se enfrentó a una gran cantidad de pérdidas: US$6.229 millones en los primeros 6 meses del año. "2019 será el año cumbre de nuestra inversión y que en 2020 y 2021 las pérdidas se mitigarán", dijo en ese momento la representante de la compañía para después agregar que en 2020 y 2021 la empresa no tendrá pérdidas. Pero al parecer lo que no veían venir era esta nueva legislación que le cambia completamente los planes y el modelo de negociosos.