Leído

SIN ACUERDO

500 empleados de la firma láctea Verónica temen el ajuste

Jue, 21/03/2019 - 12:25pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Lácteos Verónica no consiguió la apertura del procedimiento preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo de Santa Fe tras el imposible acuerdo con el gremio lechero Atilra, por lo que reina la incertidumbre entre los más de 500 empleados de la firma.

Contenido


La firma láctea Verónica, que posee tres plantas productivas en la provincia de Santa Fe, había solicitado ante el Ministerio de Trabajo provincial la apertura de un procedimiento preventivo de crisis y ahora, luego de varias reuniones no logró llegar a un acuerdo con el gremio lechero Atilra por lo que reina la incertidumbre entre los más de 500 empleados de la firma.

El plan de ajuste estaría orientado a achicar la plantilla laboral de su planta elaborada de leche en polvo localizada en la localidad de Suardi y para esto se reunieron el lunes pasado junto a responsables del Ministerio de Trabajo provincial y el gremio Atilra, pero no hubo siquiera un principio de acuerdo por lo que se acordó una segunda reunión para el próximo lunes 25.

Por lo pronto, sus operarios están cobrando su sueldo en cuotas desde hace varios meses e incluso su fábrica dedicada a la producción de leche en polvo funciona cada 15 días.

Desde el gremio alegan, según 'Ambito Financiero', que la empresa busca reducir drásticamente su plantel de empleados en todas sus plantas y que tampoco ofrece otras alternativas.

Mientras tanto, en el sector se comenta que los problemas de la láctea santafesina vienen de larga data, e incluso sus dueños -la familia Espiñeira- intentó varias veces vender todos o algunos de sus activos con el objetivo de salvar la situación, pero lo real es que hoy no hay compradores ciertos en un sector que viene mostrando una fuerte caída de la rentabilidad, a lo que se suma la caída de la demanda en el mercado interno.

En este contexto, los registros oficiales dan cuenta que la empresa no está concretando el pago de las contribuciones patronales y aportes a la seguridad social de sus empleados desde, por lo menos, febrero del año pasado. 

Al mismo tiempo, a la fecha, según datos del Banco Central, posee una deuda bancaria con entidades locales de poco más de $1.110 millones, toda en situación uno (normal, sin atrasos en los pagos); esta cuantiosa deuda sería una de las mayores preocupaciones de sus accionistas, ya que las fábricas vienen trabajando al 30% o 40% de su capacidad.

Un nuevo capítulo se abrirá el próximo lunes, pero por lo pronto desde el gremio lácteo advirtieron que no están dispuestos a dar el brazo a torcer en detrimento de cientos de puestos laborales. A su vez, desde la empresa explican que los números no cierran y no tienen otro camino y allí el Ministerio de Trabajo provincial tendrá una ardua tarea.