Congelamiento o acuerdo de precios: Un plan necesario que ni el Gobierno se cree

Leído

CLAVE ELECTORAL

Congelamiento o acuerdo de precios: Un plan necesario que ni el Gobierno se cree

Vie, 12/04/2019 - 9:38am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Congelamiento parcial, acuerdo de precios, ¿a qué se refieren con 'Precios Cuidados'? Como lo llamen, el gobierno entendió que necesita un maquillaje de aquí a octubre (o al 24 de noviembre, como sostiene 'Ambito Financiero') para abrir un camino que no lo conduzca a un destino que luce casi inevitable. Lo peor es hacerlo en base a un intervencionismo del cual el propio Gobierno también descree. Y los empresarios, con quienes negociarán hasta el día del anuncio, dudan: ¿qué va a pasar con los precios cuando se termine el acuerdo? ¿se liberan?

Contenido

Congelamiento parcial, acuerdo de precios, ¿a qué se refiere el Gobierno con Precios Cuidados? Marcos Peña, jefe de Gabinete, intentó marcar una diferencia difícil de percibir: "desde la Secretaría de Comercio Interior no se habla de control de precios, sino de acuerdos voluntarios con empresas para generar precios de referencia para el consumidor, que en eso consiste Precios Cuidados", dijo.

Lo vivimos desde los tiempos kirchneristas, mentores de este parche, que sólo puede ser transitorio, pero que de ninguna manera es garantía para que la inflación de alrededor del 4% que hubo en marzo baje sustancialmente.

Con el nombre que se quiera darle, lo cierto es que al Gobierno de Mauricio Macri solo le resta un análisis: si no logra rápidamente frenar de manera considerable la inflación, es poco probable que el próximo 10 de diciembre Mauricio Macri renueve su mandato.

Llegar aplicando un parche sin costo y que permite "dibujar" su discurso por unos meses.

"Acuerdo de precios -sin el término congelamiento-, la aplicación de herramientas de la Ley de Defensa de la Competencia para elevar los controles, créditos y descuentos para beneficiarios de la ANSeS, una atenuación de las subas de los servicios públicos y beneficios para las pymes. Esos ejes formaron parte de la discusión durante más de dos horas y media entre referentes macristas y radicales en la Casa Rosada y serán parte central del amplio paquete que anunciará el propio Mauricio Macri el miércoles, con el objetivo de impulsar el consumo y contener la inflación en la decisiva etapa de la campaña en la que buscará su reelección.

De ese modo el Gobierno cumplió con un insistente reclamo de los referentes del radicalismo, al menos en su primer paso: los tres gobernadores del partido se metieron en la preparación de las medidas, presentaron propuestas y conocieron de primera mano los planes oficiales para intentar salir de la crisis. Fue en el despacho de Marcos Peña. Alfredo Cornejo, Gerardo Morales y Gustavo Valdés asistieron con sus pares macristas María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Con el jefe de Gabinete los esperaban Rogelio Frigerio y María Eugenia Vidal.

“El Gobierno está receptivo a los pedidos de los gobernadores, no sólo los radicales”, aseguró Cornejo al salir de la Casa Rosada. “Nunca hablamos de congelamiento de precios, sino de acuerdo”, agregó alineado con la contramarcha semántica del macrismo para evitar que se interpretara como una medida “intempestiva”. El mendocino se fue rápido porque habían acordado que Peña oficiara como vocero en una conferencia, aunque dejó el mensaje: parte de las propuestas habían sido tomadas", publicó el diario 'Clarín'.

Afirmó además que lo comunicará Macri la semana, según dijo Peña: "Será el miércoles, un día después de la difusión de la inflación de marzo -superaría el 4%, según adelantó Nicolás Dujovne- por parte del INDEC". 

Destacó además la ausencia de Dante Sica: "el ministro de Producción que había puesto a disposición su renuncia en el encuentro anterior: fue a un evento por los 100 años de la OIT en la Usina del Arte. “Estuvo a la mañana en reuniones preparatorias”, lo excusó Peña".

Fue Marcelo Bonelli, en las páginas del mismo diario, el que retomó el tema 'Sica' aclarando que Macri laudó en la pelea interna a favor de las posiciones más ortodoxas del Gabinete: 

"Ocurrió el martes, cuando desautorizó un paquete de propuesta de Dante Sica y ratificó su apoyo a las ideas de Nicolás Dujovne. Fue después de que ambos ministros tuvieran un fuerte cruce sobre la forma de enfrentar la creciente inflación y la parálisis productiva. Ocurrió en una reunión reservada. Sica propuso incentivos fiscales para alentar a la actividad industrial y criticó con dureza la -para el ministro- excesiva tasa de interés del Banco Central.

Dujovne embistió contra las ideas de Sica: calificó de “imprudente” el paquete que propuso el ministro de la Producción, por el elevado costo fiscal. Y contraatacó: dijo que no cumplir con el FMI abriría las puertas a una nueva corrida cambiaria. Dujovne afirmó: “no hay margen para desvíos fiscales”.

Sica replicó: la excesiva tasa de interés, fue lo que frenó la economía. Hizo una embestida a fondo contra la “sobre-dosis” monetaria del BCRA y sugirió que la política monetaria fracaso en la lucha contra la inflación. También criticó a Hacienda porque, para Sica, el ministro Dujovne “sobreactúa el ajuste fiscal” y eso profundiza la caída productiva y - a la vez- provoca un adicional rojo en las cuentas públicas."

Yendo un poco hacia atrás, afirmá que en verdad "Sica y Dujovne tienen buena relación personal, pero pelean en el Gabinete desde siempre. Sica no le perdonó nunca a Dujovne que cajonee todos los planes que surgieron del Ministerio de Producción. Tampoco que la tasa de interés siga subiendo, cuando el ministro le prometió a la UIA que su alza era temporaria. Dujovne hizo oídos sordos. Dijo que las actuales propuestas de Sica eran inviables si la Casa Rosada quería cumplir con el Fondo. Fue en una hermética reunión de ministros previa al encuentro con los gobernadores de Cambiemos.

El Presidente escuchó en silencio los válidos argumentos de ambos. Pero fue claro al final: le dio la razón a Dujovne. La actitud de Macri no sorprende: la toma de decisión políticas de la Casa Rosada hoy se discute en una mesa chica de tres: el propio Presidente, Marcos Peña y Dujovne".

Sin embargo, insiste en que la Rosada no quiere que el ministro se vaya y se agregue una crisis de gabinete a la ya difícil situación económica. Por eso, hubo un esfuerzo de la Jefatura de Gabinete para tranquilizar la pelea.

Pero la decisión de Macri de apoyar a Dujovne desbarató varias ideas para impulsar el consumo y ponerle un corset a los precios: "La semana pasada se habló de un congelamiento de 100 productos. El lunes bajaron a 40 bienes y el martes a 15 productos. La difusión de un eventual congelamiento -alentada por los radicales- fue un fatal error de comunicación: hubo algunos aumentos preventivos. Pero el miércoles cambió todo: Peña rechazó cualquier congelamiento. Ahora se habla sólo de acuerdos y básicamente de ampliar los polémicos “precios cuidados”. La última opción prospera por varias razones. Daniel Funes del Rioja le dijo al propio Macri en Olivos: “un congelamiento puede terminar en un rodrigrazo”.

También porque a Jaime Durán Barba alienta los “precios cuidados” a causa de que tienen buena imagen en sus encuestas".

Por su parte, el diario 'La Nación' señala que "el oficialismo cierra filas y Macri anunciará un amplio acuerdo de precios". El diario afirma que, con esta reunión, el Gobierno "abrió la mesa de decisiones en materia económica" para "aliviar el impacto de la crisis de cara a la campaña electoral":

"La reunión sirvió para cerrar filas en el interior del oficialismo, tras los desacuerdos sobre el alcance de la medida que salieron a la luz en los últimos días. Los reclamos del ala política fueron respondidos por los equipos técnicos para afinar las medidas y acercar posiciones.

El Gobierno aclaró ayer que no se anunciará un nuevo plan económico, sino un compendio de medidas. De aquí al miércoles, el equipo económico se encargará del hilado fino, dentro del acotado corsé que imponen el acuerdo del FMI y el delicado equilibrio fiscal."

Es Claudio Jacquelin el que aclara en este diario la preocupación del Gobierno por perder las elecciones: "El problema no es tanto la actualidad y el pasado inmediato, si no que éste sea un presente continuo declinante, que acreciente la insatisfacción e impida ofrecer un mejor futuro creíble para el electorado. Ya no preocupa solo el colapso sino la decrepitud.

Por eso, el Gobierno ensaya algunas decisiones (sería un exceso llamarla paquete de medidas) para tratar de reactivar el consumo y paliar el impacto que la estanflación está teniendo sobre la economía personal de los argentinos. Aunque probablemente su efecto real sea muy modesto".

Afirma además que "para el Gobierno, lo más inquietante es que ya caducó el axioma de que Cristina no le podría ganar a Macri en la segunda vuelta", y que "todo eso explica el flamante realismo del Gobierno. Comprendió que ya no es suficiente ser la contracara del pasado kirchnerista. No sólo porque ya tiene su propio pasado (casi una gestión entera de Gobierno) que construyó un presente demasiado poco halagüeño para la mayoría.

(...) Aunque parezca increíble, el golpe al optimismo y este naciente realismo del que necesitó para plasmarse que el Presidente y el jefe de Gabinete vieran el resultado de las sondeos y focus group que les acercó Jaime Durán Barba. Allí no quedan dudas: lo económico es la principal causa de la caída de Macri y sus asesores no tienen en ese terreno ningún horizonte confiable sobre el que elaborar el diseño de la campaña."

Por su parte, los diarios económicos como 'Ambito Financiero' y 'El Cronista', que también llevan el tema a sus tapas, se refieren también al "acuerdo de precios". 

El primero afirma que "Macri pidió acuerdo de precios hasta después del balotaje", asegura que "se estudian también otras medidas" como la devolución de IVA a jubilados, un "beneficio que el Gobierno inexplicablemente desmanteló hace meses".

"Hasta el 24 noviembre", aclara el matutino. "Hasta ese día los productos que integren el nuevo listado de valores máximos, deberán ser lo suficientemente amplios como para que influyan en la estructura general de precios, tendrán que estar en tiempo y forma en las góndolas de los supermercados, obviamente no podrán incrementar sus valores y, en lo posible, deberían abarcar la mayor cantidad de rubros que se puedan negociar. Esa será la misión que tendrán en las próximas horas el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Producción Dante Sica".

Serán ellos los encargados de "sumar la máxima cantidad posible de empresas fabricantes de productos alimenticios, bebidas y de consumo masivo (de todo tipo y tamaño) y fundamentalmente a los hoy chúcaros supermercadistas. Estos son, en estos tiempos, los que más se oponen a la ampliación de estos acuerdos". "Habrá que ver durante este fin de semana y el próximo lunes y martes, los argumentos que Peña y Sica utilizan para sumar definitivamente a los supermercadistas".

Y aclara que "para las empresas es complicado firmar ese compromiso porque la mayor o menor disponibilidad de productos en muchos casos no depende de ellas, sino de la cadena". 

'El Cronista', en tanto, señala que !El Gobierno anticipó a la UCR el acuerdo de precios y medidas sin costo fiscal". El diario prevé que habrá "acuerdos de precios voluntarios" pero no "baja del iva ni menor suba de tarifas". La Rosada no quiere "poner en riesgo el acuerdo con el FMI", agrega.

De fuentes empresarias sostiene que ellos explicaron que "no hay todavía cerrado nada de precios". "Una diferencia es que antes negociaban por grandes rubros y ahora lo hicieron empresa por empresa, eso lo hizo más lento".

Y marca la desconfianza: "mientras el Gobierno negocia con las empresas, supermercados y bancos por productos y créditos subsidiados y evita por todos los medios que se hable de "congelamiento" o "control de precios", sigue ausente de las negociaciones los costos logísticos, el eslabón de la cadena que puede hacer fracasar cualquier intento de mantener un valor de un producto.

Además, en el mercado desconfían de la posición del Ejecutivo por varias razones. Primero, entienden que no hay nadie en el Gobierno además de Dante Sica, que ya amagó con renunciar, que confíe en medidas de este tipo. Segundo, entienden que no sirve para alinear las expectativas.

Además, si la intención es mantener una canasta de productos con su valores durante seis meses, ¿qué valor tendrán cuando comiencen con una inflación tan alta por delante? y ¿qué va a pasar con los precios cuando se termine el acuerdo? ¿se liberan? Por ahora hay muchas dudas."