Leído

UNA MIRADA POSTPASO

"De manual": el informe económico y el "justificado" accionar de las autoridades

Mar, 20/08/2019 - 8:27am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

En su último informe, el economista Martín Tetaz analiza lo ocurrido tras el resultado electoral de la PASO y la certeza de quien será el próximo gobernante. Destaca en el mismo, el accionar de las autoridades, que afirma que si bien no vieron venir el tsunami, "reaccionaron rápidamente para paliar sus efectos"... aunque, ¿durará poco?

Contenido

Al analizar el resultado electoral y el posterior comportamiento de los Mercados, el economista Martín Tetaz y Agustín D'Atellis se cruzaron duro por 'América TV', donde protagonizaron un tenso momento al discutir las posibles medidas económicas que tomaría el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, de convertirse en presidente.

Entre otras cosas, Tetaz dijo:

"Acá hubo un hecho, ganó el candidato que dijo que el dólar estaba barato y que él iba a pagar una serie de medidas con emisión monetaria. Dijo que iba a pagar con los intereses de las Leliq".

"Le hicieron una entrevista en la cual le preguntaron de dónde iba a sacar la plata para aumentar el 20% para las jubilaciones cuando llegue. Él dijo que de lo que está gastando el Gobierno de los intereses de las Leliq. Por más que bajen los intereses que tiene que pagar el BCRA, él dijo que va a sacar plata de ahí. O sea que va a sacar plata del Central para pagar. Lo dijo textual".

En efecto, el economista hizo un extenso análisis en su último informe donde sostiene lo afirmado en el programa y algunas cosas más. 

Insistiendo en que el domingo ganó el candidato que había declarado que el dólar estaba barato y que pagaría aumentos de jubilados, remedios y mayor presupuesto para investigación, con los intereses de las leliqs, "o sea: con emisión", relató la "inevitable" continuación de la semana:

"El lunes los activos argentinos, empezando por la moneda, se derrumbaron: los fondos del exterior salieron a deshacer posiciones argentinas, desprendiéndose de bonos, acciones y letras del sector público. Las acciones cayeron 37% en pesos y algunos bonos como el AO20 llegaron a pagar 60% de retorno en dólares. Sobre llovido, todos los que se habían comprado cortos el viernes tuvieron que salir a cubrir sus pérdidas y el costo de la liquidez voló el lunes (las cauciones bursátiles llegaron a pagar 600% de interés al mediodía). Ese mismo día el Banco Central dejó en los bancos 158.000 millones de pesos de liquidez, porque aun pagando 1018 puntos más de tasa que el viernes, solo pudo renovar 99.000 millones del vencimiento de 257.000 millones de Leliqs. De haber querido levantar todo el vencimiento habría tenido que convalidar tasas astronómicas de tres cifras.

Para el martes empezaron a estabilizarse las tasas bancarias y el Central pudo cubrir el vencimiento de Leliqs sin problemas, pagando 75%. Hacia el miércoles aflojó la presión de salida de fondos en Lecaps. El jueves, nueva regulación del BCRA mediante, comenzó a normalizarse el mercado cambiario y para el viernes el riesgo país ya estaba 300 puntos abajo del máximo del miércoles cuando la penalidad de los bonos argentinos cerro en 1.957 puntos."

El economista calificó lo ocurrido como "una clase práctica de Economía. Una experiencia de laboratorio de esas que ilustran de manera magistral los principios teóricos que enseñamos en la facultad".

Explicó a que los precios de las acciones reflejan los beneficios futuros esperados de esas empresas, descontados por la tasa de interés: "Si gana un candidato que dice que va a regular las ganancias de los bancos y las energéticas, que además promete renegociar vencimientos de deuda porque dice que Argentina no puede pagar si no crece, entonces baja la expectativa de ganancia de esas empresas y sube el costo del financiamiento para el país".

Agrega que "los precios de los bonos reflejan el flujo de pagos esperados de capital e intereses, descontados por la tasa de interés que incluye el riesgo país; esto es: la posibilidad de que eventualmente no se pague o se reestructure esa deuda, o en otras palabras, el riesgo de default. Si gana un candidato que plantea una renegociación con el FMI, eso garantiza el cierre total del financiamiento privado hasta que ese eventual proceso culmine, con todos los riesgos de fracaso que comprende".

Tetaz remarca que hay que entender que no interesa lo que efectivamente haga Alberto Fernández en su mandato, porque lo que está gobernando hoy los precios son las expectativas que el mercado tiene respecto de lo que creen que va a hacer. 

Citó el caso del público que intentó el lunes masivamente dolarizar sus tenencias ante la confirmación del retorno del kirchnerismo, pero los minoristas no lograrlo hacerlo porque estaban caídas todas las páginas para afirmar que "no se trató de una maniobra especulativa de 4 personas, sino que masivamente cualquiera que tenía pesos disponibles el lunes, quiso cambiarlos por dólares, porque con la elección del domingo cambiaron drásticamente las condiciones de incertidumbre: hoy sabemos (con alta probabilidad) quien gobernará".

Justificó el accionar del BCRA, que dice "lejos de no intervenir", salió a vender divisas "por primera vez desde octubre y que si realmente se hubiera corrido del mercado el precio (y sobre todo la volatilidad) serían mayores. Es verdad que no vendió los 250 millones diarios que podría haber colocado, pero tampoco tiene sentido pedirle al Central que intente tapar el sol con las manos regalando dólares y pavimentando la fuga". 

"Por esta razón mi sugerencia el lunes fue dejar que el mercado exprese el nuevo precio de equilibrio y que a partir del martes el BCRA pusiera una pared, con una oferta de 10.000 millones, dos pesos por encima del precio de mercado, para eliminar toda la volatilidad y derrumbar las expectativas de devaluaciones futuras, que pueden disparar una corrida de depósitos, que de ocurrir nos llevaría a un dólar mucho más alto, con mayor inflación", relató y sentenció: "Finalmente, está claro que esta nueva devaluación y el shock de precios que sobrevendrá deteriorará aún más la confianza de los consumidores y reducirá el apoyo electoral del oficialismo. Solo un milagro, o mejor dicho, una combinación de milagros, puede torcer el destino en las urnas.

Luego de un repaso por la pésima semana que pasaron a la par los países centrales, afirmó sobre los precios en que si bien "es prematuro cualquier análisis, pero está claro que algún impacto en precios habrá y que su magnitud dependerá tanto del nivel en el que se estabilice el dólar en los próximos días, como de la volatilidad que veamos, puesto que en el proceso de formación de precios operan tanto reglas de dolarización, como de cobertura y si el billete se mueve mucho en torno a un valor, cualquier estimación de su valor futuro tendrá un mayor margen de error, que en muchos casos irá incluido en el precio".

Destacó el accionar de las autoridades, que si bien "no vieron venir el tsunami", reaccionaron rápido para paliar sus efectos, sostiene, "sobre todo con la medida de la suspensión del IVA en alimentos de la canasta básica, donde según mis fuentes en el sector, la baja generada por la eliminación del impuesto (que además es técnicamente difícil de implementar) alcanzará para compensar los aumentos ya previstos en las listas de las principales empresas, que oscilan entre un 15% y un 25%, siendo mayores en aceites, harinas y productos más comoditizados

La mejora en los bolsillos por el aumento del mínimo no imponible, que ahora pone el piso en $55.376 para solteros y en $70.274 para casados con dos hijos, además de bajar un 50% los anticipos que tienen que pagar los autónomos correspondientes a las ganancias de este año y  de condonar el pago del componente impositivo del monotributo de septiembre (entre $111 y $4604, dependiendo de la categoría), sumado al bono de $5000 pesos para los empleados públicos nacionales y los dos pagos extra de $1000 para las AUH, implicará un vuelco de $40.000 millones a la economía, pero  aunque el dinero amortigüe parcialmente el impacto de los puntos extra de inflación causados por la disparada del dólar, tendrán poco  efecto apalancador de la actividad, puesto que se financiarán con reducción del dinero destinado a obras públicas".

Aunque concluye en su informe que "no obstante, recién cuando se estabilice el tipo de cambio y podamos mensurar su impacto en la inflación, sabremos que terminó pasando con los salarios y las jubilaciones reales, aun teniendo en cuenta todos los anabólicos y aspirinas de la última semana".