Leído

BOLSA DE ROSARIO

Hidrovía: el avance chino inquieta a los belgas y ya comenzó el lobby

Jue, 04/04/2019 - 9:01am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El contrato de concesión de la ruta fluvial Paraná-Paraguay se termina en 2021, y el avance chino comenzó a inquietar a los históricos del negocio. De ahí que, la compañía belga Jan de Nul y la conducción del gremio de Dragado y Balizamiento comenzaron un lobby conjunto en la Bolsa de Rosario, con marcada participación en el proceso licitatorio.

Contenido

Tanto es el potencial que le ve el sector logístico argentino, que el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), Gustavo Idígoras, afirmó que será "la inversión fluvial más grande del mundo en los próximos 10 años". 

"Se está viendo un nivel de interés a nivel mundial fenomenal. No solamente se están presentando empresas conocidas a nivel mundial, que administran cuencas fluviales y marítimas, sino también sus gobiernos; y pasan por nuestras oficinas para mostrar el interés de apoyar esta iniciativa con financiamiento e infraestructura, hay que aprovecharlo", sostuvo el dirigente.

En marzo, según el sitio rosarino 'ON24', desembarcaron en Rosario empresarios de los Países Bajos en Argentina, Uruguay y Paraguay, Roel Nieuwenkamp, para reunirse con el gobernador Lifschitz, pero también con la mesa chica de la Bolsa de Comercio de Rosario, que tiene una marcada participación en el proceso licitatorio.

El intenso movimiento alrededor de la licitación se explica no solo por el potencial, sino también por el escándalo de la causa de los cuadernos de las coimas, que salpicó a Gabriel Romero, el dueño de EMEPA, la socia local de la UTE que concesiona actualmente la ruta, junto a la belga Jan de Nul.

El estallido de la noticia provocó que los actores del sector aceleraran las gestiones para la preparación del pliego licitatorio, pidiéndole al gobierno nacional que garantice las condiciones de transparencia y participación de las entidades productivas, preocupadas por conseguir mejoras en los costos logísticos y ganar competitividad.

El proceso ya comenzó y según Idígoras, esperan "llegar con buenas noticias a fin de año".

Pero hace menos de dos semanas, desembarcaron allí también los chinos. Fue el viceprimer ministro de ese país, Hu Chunhua, con su comitiva, quienes arribaron en la Bolsa de Comercio de esa ciudad, donde mantuvo reuniones con Etchevehere, Lifschitz, y referentes del sector productivo.

Desde hace meses comenzaron a tomar fuerza las versiones que indicaban el interés de la empresa china Shanghai Dredging Company por competir en la licitación del dragado y balizamiento de la hidrovía Paraná-Paraguay. 

En efecto, en los círculos empresarios no pueden desprender la llegada de Hu Chunhua de la fuerte avanzada china para quedarse con el contrato de dragado y balizamiento del río Paraná. 

A China le interesa el acondicionamiento de la vía navegable ya que se trata de la puerta de salida de las exportaciones agroindustriales de buena parte del Mercosur. No en vano, en la Bolsa de Comercio de Rosario todavía recuerdan el interés y el certero convencimiento de jugar fuerte por ese negocio que mostró hace semanas el embajador de China en Argentina, Zou
Xiaoli, durante una visita a la entidad bursátil.

Si se presenta para manejar el dragado y balizamiento de la llamada "autopista fluvial" que tiene una extensión de más de 3400 kilómetros, se sumaría así a otra compañía china que ya está asentada en la zona como lo es Cofco, la cual tras adquirir Noble y Nidera se convirtieron en activos jugadores del negocio de exportación de granos. (También hay capitales chinos financiando ramales del Belgrano Cargas y del Ferrocarril San Martín y además en el corredor vial B, el único de los proyectos PPP que sigue en pie tras el derrape nanciero argentino).

De ahí que, según el sitio 'PuntoBiz', un enviado directo de la familia belga de la compañía Jan De Nul, socia en la Hidrovía, que tiene 7370 empleados y una flota de 83 embarcaciones principales, junto a la conducción del gremio de Dragado y Balizamiento fueron a la Bolsa, donde comenzaron un lobby conjunto para frenar la avanzada china en un negocio, que históricamente fue de los belgas y holandases.