Leído

"DINOLANDIA"

El hermano de Marcos Peña es a Vaca Muerta como los veganos a la Rural

Jue, 01/08/2019 - 8:21pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Ignacio Peña, hermano del jefe del Gabinete de un gobierno que apuesta todo, o casi todo, a Vaca Muerta, es uno de los mas fervientes opositores a lo que llama "Dinolandia": "La Argentina está embarcada en la construcción de Dinolandia, una tierra peligrosa, parecida a Jurassic Park: cara, llena de dinosaurios, creada por codicia, que terminará abandonada luego de dañar a muchos inocentes". Peña no es el único que hace este tipo de planteos, pero sí es el único entre los que piensan así que fue contratado por YPF para "definir una versión moderna de la visión de la empresa".

Contenido


El Gobierno avanza con su apuesta por Vaca Muerta. Hoy oficializó el llamado a licitación para la construcción del gasoducto de Vaca Muerta, al publicar la resolución 437/2019 en el 'Boletín Oficial'.

La prestación del servicio de transporte de gas natural contempla como obligación el diseño y la construcción de un gasoducto que conecte la Cuenca Neuquina con la localidad de Salliqueló y con el Gran Buenos Aires y Litoral.

"El objetivo del gobierno es que la construcción de la primera etapa del gasoducto esté completa en el invierno de 2021, lo que permitirá reemplazar Gas Natural Licuado (GNL) —que aún ingresa por el puerto de Escobar— por producción doméstica por unos US$240 millones anuales", reza el comunicado oficial respecto a la licitación en Vaca Muerta.

A la vez permitirá atender los requerimientos de la exportación de gas natural a través de gasoductos regionales con destino a Chile, Brasil y Uruguay, y de GNL a través de barcos gasificadores o de la proyectada planta en el litoral marítimo, y sumar suministro local al Gasoducto del Noreste con el consecuente reemplazo de gas oil mucho más costoso.

Según el Gobierno, el país pasó de tener un superávit comercial energético de US$6.100 millones en 2006 a un déficit de US$6.900 millones en 2013. El año pasado el rojo fue de US$2.300 millones, y este año se espera estar cerca del equilibrio, ratificó el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui.

En el primer semestre del año la balanza comercial fue negativa en sólo US$126 millones respecto a igual período de 2018 cuando el rojo comercial superó los US$1.000 millones.

Pero con Vaca Muerta, el país podría incrementar ampliamente sus exportaciones en materia de hidrocarburos. Sin embargo, también requiere de un despliegue millonario y un firma plan de acción.

La licitación pública nacional e internacional del gasoducto en Vaca Muerta contemplará el diseño, la construcción y la prestación del servicio de transporte de gas natural mediante, cuya licencia se otorgará al adjudicatario a 35 años y prorrogable por otros 10.

La nueva licenciataria llevará el nombre de Transportadora Gas del Centro, y se sumará a las ya existentes del Sur (TGS) y del Norte (TGN).

Ese proyecto, prevé una inversión total de US$1.700 a US$2.000 millones, con una primera etapa de 590 kilómetros, desde la localidad neuquina de Tratayén hasta la bonaerense Salliqueló, donde el nuevo gasoducto puede conectarse con el actual sistema de transporte de TGS para llegar al Gran Buenos Aires y al Litoral.

La segunda parte de la obra se extenderá desde ese punto hasta el sistema de transporte de TGN próximo a la ciudad de San Nicolás, al norte de la provincia de Buenos Aires, por lo que ambas etapas sumarían un total de 1.100 kilómetros de gasoducto y una capacidad de 40 millones de metros cúbicos diarios.

También se supo, según publicó 'La Mañana de Neuquén' que desde el 15 de septiembre, el gobierno nacional volverá a autorizar exportaciones de gas en firme. Es un cambio sustancial en la forma de comercialización de esas colocaciones desde la reanudación de las ventas fuera del país, que se vienen permitiendo pero solo bajo la modalidad interrumpible.

Según dijeron a ese medio, fuentes del gobierno nacional se autorizarán exportaciones por 17 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d) y las operaciones regirán entre septiembre y mayo, momento que marca la baja del consumo interno del país. Estas nuevas ventas serán para "las empresas que quieran tomarlas" y las primeras en más de una década.

En octubre pasado el gas neuquino volvió a cruzar la cordillera con exportaciones a Chile, luego de un período de puertas cerradas, tras la decisión de cortar el suministro al vecino país para priorizar la demanda interna ante la baja de la producción.

Hoy el rendimiento de áreas gasíferas de Vaca Muerta hace necesario buscar nuevos marcados. Y por eso se habilitaron las operaciones de venta en carácter interrumpible, toda vez que hay excedentes de gas que no pueden ser comercializados en el mercado interno durante buena parte del año.

Al mismo tiempo, los ductos que cruzan hacia Chile permiten mayores envíos que los sujetos a interrupción que se autorizan hoy, algo que además serviría de alternativa ante el otro tema central del shale gas: la falta de gasoductos que descompriman el cuello de botella que hay en los tendidos internos que llevan la producción a otros puntos del país. 

De ahí la importancia del gasoducto entre Tratayén y Salliqueló. 

Apuesta por Vaca Muerta

Este viernes que pasó, el gobierno de Neuquén anunció la adjudicación por 35 años de la concesión de dos nuevas áreas: Los Toldos II Este, en la cual Tecpetrol comenzará a perforar pozos con objetivo shale oil, y Los Toldos I Norte, en la cual avanzará con un plan piloto de gas.

Tecpetrol será el operador del área con un 90%, en sociedad con Gas & Petróleo de Neuquén, con el 10% restante, con una inversión comprometida de US$113 millones para los próximos tres años en ambas concesiones.

"Nosotros creemos más que nunca en lo que Vaca Muerta es y en las posibilidades que representa. Y creemos en Neuquén, que es la provincia donde pudimos ejecutar nuestro proyecto con todas las instituciones: gobierno, sindicatos y comunidad. Hemos podido hacer algo extraordinario en Fortín de Piedra y lo pudimos ejecutar porque contamos con la cooperación de la comunidad neuquina", afirmó Carlos Ormachea, presidente y CEO de Tecpetrol, según el sitio especializado 'EconoJournal'.

Contra Vaca Muerta

Sin embargo, no todos están tan contentos con Vaca Muerta, y el hermano del jefe de Gabinete, Marcos Peña, es uno de los opositores más feroces al yacimiento.

Por ello, mientras el gobierno apuesta al desarrollo de los hidrocarburos no convencionales para dejar atrás la restricción externa, el tecnólogo Ignacio Peña cuestiona cotidianamente esta decisión desde las redes sociales. 

"Propongo un debate público a cualquier CEO del petróleo o funcionario: ¿Vaca Muerta debería ser el eje central de nuestra estrategia energética y nuestra mayor esperanza económica? Yo digo todo lo contrario. Lo hacemos en una universidad con streaming. El que calla otorga", escribió el 7 de junio en un tweet que luego dejó al tope de su timeline.

Lo más llamativo de esta historia es que la petrolera YPF, que día a día busca generar las condiciones para avanzar con el desarrollo de Vaca Muerta, contrató el año pasado a Ignacio Peña para organizar y conducir un viaje a Silicon Valley para el Consejo Ejecutivo de la compañía y luego para ayudar "a definir un propósito de transformación masiva, una versión moderna de la visión de la empresa", como explicó el propio Peña, lo que evidencia al menos cierta incongruencia al interior de la petrolera.

La contratación de Peña fue revelada por el diario 'Perfil' el 2 de septiembre del año pasado. Allí se detalló que YPF armó una compulsa para organizar el viaje a Silicon Valley de la que participaron el IAE (Universidad Austral), Ignacio Peña y otro especialista que no fue identificado, y que Peña elevó una propuesta con un costo muchísimo más bajo y se quedó con el contrato.

"Como sabía que mi contratación tenía que ser intachable y mi objetivo central era producir un cambio positivo, hice una propuesta con un precio más bajo de lo que se encuentra en el mercado y de lo que practico normalmente", contó Peña a 'Perfil'. "Además, tomé un resguardo adicional: si no estaban 100% satisfechos con el resultado, el trabajo sería gratis", agregó. 

Luego del viaje, la petrolera armó 16 proyectos en su área de innovación y Peña fue contratado para seguir colaborando en la "modernización" de la empresa. "Estoy ayudando a YPF a denir un propósito de transformación masiva, una versión moderna de la visión de la empresa, pero con foco en producir un cambio positivo en la sociedad", declaró Peña, quien pidió entonces que en vez de pagarle, dirijan esos fondos a la Fundación de YPF para que se usen para algún proyecto innovador con foco en chicos y chicas de bajos recursos.  

'EconoJournal' contó que quien promovió su contratación fue el director de Marketing la compañía, Carlos Menéndez Behety, un egresado del cardenal Newman y la Universidad de San Andrés que ingresó hace dos años a YPF, y le preguntó este jueves al propio Ignacio Peña si sigue vinculado a YPF. "Este año nada", respondió el hermano del jefe de Gabinete. 

Ignacio Peña está convencido desde hace ya varios años de que promover el desarrollo masivo de Vaca Muerta es un error. "Si Vaca Muerta prospera lo más probable es que tarde o temprano veremos que se trata de una victoria pírrica, que resulta en populismo y rentismo, debilitamiento de las instituciones, estrangulamiento de otros sectores, mayor dependencia de materias primas, disputas distributivas, pérdidas de competitividad, etc.", destacó en un artículo titulado "¿Qué pasa si avanza la Gran Vaca Muerta?", publicado en 'Medium' el 16 de mayo. 

Peña no es el único que hace este tipo de planteos, pero sí es el único entre los que piensan de ese modo que fue contratado por YPF para "definir una versión moderna de la visión de la empresa".

Esa incongruencia se revela también en el hecho de que la conducción de YPF viene promoviendo una terminal para exportar gas de Vaca Muerta, algo que Peña considera un grave error. "La pregunta que deberíamos hacernos es si es aconsejable avanzar con el proyecto para tornarnos grandes exportadores de petróleo y gas. Eso demandará pesadas inversiones de decenas miles de millones de dólares en pozos, rutas, trenes, oleoductos, polos petroquímicos, gasoductos, plantas separadoras, plantas para la liquidicación del gas, etc. Todo indica que eso solo puede transformar algo que es necesario a corto plazo en un fracaso enorme o incluso un suicidio para nuestra nación", señaló en el mismo artículo.

Para Peña hay otras oportunidades más prometedoras "como la construcción de una economía innovadora basada en el conocimiento y el desarrollo de las energías renovables, las baterías de litio, los vehículos eléctricos y la energía nuclear".

Su rechazo al desarrollo de las energías fósiles es tan claro que en ese mismo artículo, según destacó 'EconoJournal', hizo suya la frase del ex ministro de Energía de Venezuela, Juan Pablo Pérez Alfonso, quien en 1975 llamó al petróleo "el excremento del diablo".

En otro artículo del 22 de junio, titulado "Dinolandia y el Acuerdo de París", Peña asegura que el plan para desarrollar Vaca Muerta es incompatible con el cuidado del medio ambiente. "¿Cómo nos verá la comunidad internacional si aumentamos nuestras emisiones y nos aferramos a la energía del pasado mientras otros países las reducen y aceleran su transición energética? ¿Cómo explicaremos a nuestros hijos y a nuestras conciencias esta irresponsabilidad monstruosa?", arma Peña. 

En ese mismo texto es aún más explícito al asegurar que "la Argentina está embarcada en la construcción de Dinolandia, una nación exportadora de petróleo y gas. Se trata de una tierra peligrosa, parecida a Jurassic Park: cara, llena de dinosaurios, creada por codicia, que terminará abandonada luego de dañar a muchos inocentes".