Leído

INFILTRACIÓN MADE IN USA

La Operation Money Flight mancha a PDVSA

Mar, 23/04/2019 - 7:10pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

En el blog de Jamil Chade, que publica el portal brasilero UOL, de Folha de Sao Paulo, se publicó un contenido muy interesante acerca del resultado de 2 años de investigaciones de operaciones financieras de ejecutivos de la venezolana PDVSA, que realizaron funcionarios gubernamentales estadounidenses.

Contenido

Jamil Chade en la Blogosfera de UOL:

Investigadores estadounidenses grabaron más de 100 conversaciones de representantes chavistas, banqueros y parientes de políticos venezolanos por más de dos años, obteniendo pruebas sobre cómo el dinero de la estatal PDVSA era usado para comprar inmuebles de lujo en Florida (USA). 

Las grabaciones todavía apuntan a que bancos en Suiza eran usados para lavar millones de dólares, mientras que Venezuela entraba en un caos sin precedentes. Los documentos obtenidos por el blog (Jamil Chade) revelan cómo agentes especiales estadounidenses trabajaron desde 2016 con una fuente que aceptó colaborar con la justicia de Estados Unidos.

En aquel año, un individuo cuya identidad no fue revelada se presentó a las autoridades en Miami indicando que había recibido 78 millones de euros, proveniente de PDVSA. Denominada apenas como "Fuente Confidencial", la persona dijo estar involucrada en crímenes de lavado de dinero y se presentó para "devolver el dinero y cooperar". 

Una operación secreta, entonces, habría sido iniciada por las autoridades en Miami, de forma totalmente sigilosa. Ella ganó el nombre de Operation Money Flight (algo así como Operación de viaje del dinero) y fue conducida por la Fuerza de Tarea sobre Crimen Organizado y Drogas.

"La Fuente Confidencial aceptó usar un aparato de escucha y Operation Money Flight se inició con el foco en intentar lavar parte de los 78 millones de euros, fondos PDVSA", indicó el documento. La estrategia era la mantener la Fuente dentro del esquema e intentar entender cuál resultaba la función de cada uno de los personajes de la trama millonaria, así como descubrir quién exactamente estaría involucrado.

"Dos años y más de cien grabaciones después, Operation Money Flight reveló una conspiración internacional para lavar los fondos de PDVSA en Miami y por organizaciones internacionales a gran escala", indicaron los estadounidenses. "Más específicamente, las investigaciones revelaron el uso de inmuebles en Miami y esquemas sofisticados de falsas inversiones para lavar cientos de millones de dólares."

De acuerdo con el documento de la justicia estadounidense de julio de 2018, al menos cinco personas vinculadas al régimen en Caracas fueron grabadas en conversaciones con la fuente secreta. Una de ellas sería Abraham Edgardo Ortega, ex director de finanzas de PDVSA. Otra era Carmelo Urdaneta, ex consejero legal en el Ministerio del Petróleo.

También fue atrapado en la escucha Francisco Convit Guruceaga, acusado de lavado de dinero. Convit es un empresario venezolano y socio del gobierno en una empresa mixta, Petrozamora. Además se menciona a tres políticos venezolanos cuyos nombres no fueron revelados todavía por bajo investigación.

De acuerdo con el documento, existe un "fraude masivo y corrupción que filtra al gobierno venezolano". 

"Las estimaciones del fraude apuntan a hasta US$ 20.000 millones al año", afirma. "Como en Venezuela en general, el fraude y la corrupción son comunes en PDVSA." 

Según el documento, la crisis social, política y económica de Venezuela creó "ríos de dinero criminal" hacia Florida, que se ha convertido en un "centro de lavado de dinero internacional y un destino para criminales extranjeros y cleptocratas"

Pero un elemento central fue la grabación de las conversaciones de la fuente secreta con el banquero Matthias Krull. 

"En una llamada grabada el 30 de junio de 2018, la Fuente Confidencial, Krull y el hermano de un representante venezolano discutieron formas para lavar el pago", apuntó el documento. 

"Diferentes opciones fueron discutidas", agregó. Krull sería objeto de otras grabaciones y un mes después fue arrestado. El banquero cerró un acuerdo de delación premiada con los estadounidenses, confesó el crimen y dejó claro que los hijos del Presidente de Venezuela estaban entre sus clientes.

Con 44 años, Krull trabajaba para el banco suizo Julius Baer. De nacionalidad alemana y residente de Panamá, él había dejado la institución en julio. El año pasado (2018), el banco indicó que estaba conduciendo investigaciones internas basadas en información disponible en el acuerdo de delación de un antiguo funcionario. El banco también aseguró que estaba cooperando con las autoridades

El blog (Jamil Chade) fue informado por las autoridades suizas que, a finales de 2018, un informe completo del banco fue entregado a la agencia reguladora de los bancos en Suiza 

El esquema funcionaba gracias a la existencia de 2 tipos de cambio en Venezuela, entre el bolívar y el dólar. Una de las tasas de cambio, sin embargo, sólo podía ser operada por el gobierno. 

"En 2014, por ejemplo, un individuo podría intercambiar US$ 10 millones por 600 millones de bolívares en la tasa económica real", explicó un documento de agosto de 2018 y que indicaba al ex banquero. 

"Entonces, si ese individuo tuviera acceso a las tasas fijas del gobierno, podría convertir esos mismos 600 millones de bolívares en US$ 100 millones", apuntaron los estadounidenses. "Esencialmente, en dos transacciones, esa persona podría comprar US$ 100 millones por US$ 10 millones", explicaron.

El problema es que, para tener acceso al cambio oficial, la persona necesitaba pasar por un representante del gobierno que, para hacer la operación, cobraba una propina (soborno). "La diferencia entre la tasa fija y la tasa de la economía real crea una oportunidad para fraude y abusos, en que funcionarios venezolanos realizan el cambio de moneda a cambio de tasas", dijo el documento. 

De acuerdo con la fiscalía estadounidense, una gran parte del esquema de cambio ocurría "dentro de la estatal venezolana Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA)". 

"PDVSA es una fuente primaria de recursos y de moneda extranjera (en especial dólares y euros) y sirve de fuente para la moneda extranjera usada para financiar un esquema de enriquecimiento corrupto de cambio", agregó.