Mentir, sobornar y conspirar para entrar a la universidad top

Leído

OPERACIÓN VARSITY BLUES

Mentir, sobornar y conspirar para entrar a la universidad top

Mar, 12/03/2019 - 23:35
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El FBI realiza una operación que ha acabado con una conspiración mafiosa de más de 50 personas entre padres y entrenadores. El dueño de una compañía de asesoría estudiantil y el entrenador del equipo de vela de la Universidad de Stanford, se declararon culpables en un escándalo de corrupción universitaria que ha manchado la imagen de importantes centros universitarios (Yale, Stanford, Georgetown, Universidad de Texas, del Sur de California, Wake Forest y California en Los Ángeles) y de reconocidos artistas de Hollywood. Por ejemplo, las actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin fueron detenidas como parte de un plan de fraude y sobornos de larga data para que sus hijos ingresaran a universidades de renombre.

Contenido

En Varsity Blues, un estudiante de Texas se esfuerza jugando en el equipo de fútbol americano de su instituto para entrar en la prestigiosa Universidad de Brown. La redada que el FBI ha llevado con más de 200 agentes en 6 Estados diferentes es un escándalo mayúsculo  que envuelve a Hollywood: las 2 fotografías que circularon por la web fueron las de las actrices Felicity Huffman (Mujeres Desesperadas) y Lori Loughlin (Padres Forzosos). 

Los fraudes ocurrían de dos formas diferentes, de acuerdo con los investigadores:

** se creaban sofisticadas estrategias para hacer fraude en los exámenes de ingreso, y/o

** se sobornaban a entrenadores deportivos para que admitieran en la universidad a jóvenes que no tenían las aptitudes adecuadas como atletas.

El estándar consistía en modificar las pruebas académicas de admisión de los hijos cuyos padres habían pagado, o bien crear perfiles falsos de adolescentes que eran atletas en el instituto cuando en realidad no tenían ninguna habilidad deportiva. 

Felicity Huffman habría pagado US$ 15.000 por el examen modificado de su hija mayor. 

Lori Loughlin y su esposo, el diseñador de moda Mossimo Giannulli, habrían acordado pagar US$ 500.000 para que sus hijas fueran incluidas en el equipo de remo de la Universidad del Sur de California. Ninguna de ellas era remadora. Ambas fueron aceptadas en esa universidad.

Entre los candidatos a Stanford, John Owen Lowe, hijo del actor  Rob Low, manifestó su enojo en Twitter  contra los tramposos:

"Estudié durante meses para aprobar el SAT. Dos veces, a veces tres veces a la semana. Toneladas de exámenes de práctica. Terminé dando el SAT varias veces. Las evaluaciones de la universidad no eran una broma... la cantidad de estrés que los chicos ponen para potencialmente no perder un lugar es horrible. Y permítanme decir: Estoy increíblemente agradecido de haber tenido el privilegio y la oportunidad de tener un tutor y pagar los programas de exámenes de práctica. Pereo muchos estudiantes no pudieron hacerlo. Y pensar que ellos pierden la oportunidad de asistir a la escuela de sus sueños porque los desplaza alguien que no lo merece es realmente, muy asqueroso".

En una conferencia de prensas, el FBI informó que el esquema de fraude abarcó todo el país y se extendió desde 2011 hasta febrero 2019.

Según los fiscales, durante ese periodo, los acusados desembolsaron más de US$25 millones para lograr que sus hijos ingresaran a centros de estudio de élite, en el mayor escándalo de fraude en las admisiones universitarias que haya procesado el Departamento de Justicia.

Más de 50 personas entre padres, empresarios y  entrenadores universitarios se encuentran imputados, en la Operación Varsity Blues, de cometer delitos en el ingreso en prestigiosas universidades tales como Georgetown, Yale y Stanford, entre otras de la llamada 'Ivy League'. 

Es posible que en la mayoría de los casos los jóvenes beneficiados no sepan que su futuro fue favorecido por un sabroso soborno, según como hizo notar el fiscal a cargo del caso, Andrew Lelling. Por eso se avanzó contra sus progenitores y contra quienes dentro del entramado educativo conspiraron para que los jóvenes lograran una plaza cuando no la merecían.

Los cargos hizo públicos el FBI se conocen dos semanas antes de que las más afamadas universidades anuncien las admisiones para la promoción que se licenciará en 2023. Queda por saber si todos los nombres de las listas seguirán en ellas después de que el rodillo del Departamento de Justicia haya iniciado las imputaciones.

En una rueda de prensa en Boston, la Fiscalía apuntó a los progenitores: “Los padres son el principal motor de este fraude. (...) Las auténticas víctimas de este caso son los estudiantes que se quedaron fuera del proceso para que entraran jóvenes mucho menos cualificados porque sus familias pagaron por su acceso”.