“Si tengo que agradecerle algo es el ejemplo"

Leído

FRANCO SEGÚN MAURICIO

“Si tengo que agradecerle algo es el ejemplo"

Dom, 03/03/2019 - 02:49
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Murió Franco Macri, uno de los grandes contratistas de obra pública del Estado argentino. Y esto ocurrió cuando su hijo primogénito le concedió a una investigación judicial sobre corrupción en la obra pública entre funcionarios y contratistas, una gran importancia para su ambición de reelección presidencial. Pero ya se sabe que Franco y Mauricio Macri tuvieron muchas diferencias.

Contenido

"Espero que me toque una muerte rápida, tampoco quiero quedarme atrapado en la vida como lo está pasando mi padre, que está acá y no está acá. Hace más de un año está postrado ahí y si tiene algún momento de lucidez, la debe pasar muy mal. Porque debe tomar conciencia de su incapacidad de hacer y su pérdida de vitalidad. (...) La última vez, me pidió que le diera una pastillita para sacarlo de acá. Imagináte, eso no se puede. Ya no puedo hacer nada. Depende de asistencia de terceros. Y le dije: 'No puedo, papá, no se puede'".
Mauricio Macri

 

"(...) —Hablando de Franco, ¿es cierto que cuando estallaron los Panama Papers, su padre se negó a entregarle la documentación de las empresas offshore para que usted pudiera explicar su participación en ellas y que, por esa razón, lo tuvo que enfrentar en la justicia?

—No, más o menos. Papá está en un momento del día que no… Tiene 86 años [nació en abril de 1930] y por momentos se le va a la mierda la cabeza. Es complicado porque sigue siendo Franco Macrì. Ayer hablaba con otro hijo de empresario prominente, y me empezó a decir estas cosas. ‘Me está pasando lo mismo, mi viejo está destrozando todo, pero nadie lo puede parar’. ¡Y claro! Por eso los reyes destruyeron todo. Llega un tiempo que se ponen gagá pero, como era rey, nadie lo podía parar. Esto pasa mucho en las empresas familiares.

—Un hombre poderoso que de repente entra en un proceso de deterioro cognitivo, dice usted.

—Así es. Papá tiene un proceso de demencia en avance y, cuando amanece, tiene un par de horas de extrema lucidez y después te empieza a repetir las cosas… Te hace historias y relatos raros, y vos decís: Papá, eso nunca sucedió. Y te lo discute y te repite. Entonces llega un momento que decís: Papá, por favor. Encima, siendo al que más torturó, soy el que más bola le doy. Mis otros hermanos ya ni le atienden el teléfono. Entonces, encima yo me tengo que hacer cargo de asumir. (...)".
Mauricio Macri a Laura Di Marco 
para su libro "Macri. La historia íntima de la elite que llegó al poder".

 

"Soy Francisco -Franco para todo el mundo- Macri, un empecinado empresario argentino. No faltan quienes no me dan derecho a la defensa, y eso no es justo. He vivido librando batallas, a veces como un gladiador solitario en medio de la arena del circo, adaptándome a lo inesperado, basado en mi decidida vocación de multiplicar mis empresas y mis empleados, como todo empresario desea": así se presentó el padre de Mauricio Macri en "El futuro es posible. Mi experiencia de medio siglo como empresario en la Argentina".

Fue una biografía oficial que dictó, entre 2002 y 2004, a una periodista estadounidense en aquellos días cuando Jorge Aguado era el CEO de Sociedades Macri. No fue el único libro sobre Franco Macri pero sí el texto del que participó más activamente.

Él dijo haber sido "objeto de calumnias; todavía pretenden acosarme con campañas maliciosas en mi contra o contra mis empresas. He padecido la envidia ciega de aquellos que no se esfuerzan, que no arriesgan".

Franco Macri fue muy hábil para acomodarse a cada momento político, desde que arribó a la Argentina el 06/01/1949. Casi de inmediato consiguió empleo en Sadop (Sociedad Anónima de Obras Públicas), descubriendo una actividad en la que se había desempeñado su padre Giorgio en Italia, y que le permitió avizorar una oportunidad cuentapropista que resultó el origen de sus empresas Sideco Americana e Iecsa, entre otras.

Socma (Sociedades Macri) tuvo contratos muy conocidos con el Estado. Algunos, emblemáticos. Por ejemplo, Manliba para la recolección de residuos, otorgado por el Proceso de Reorganización Nacional en 1979, renovado en 1990 gracias al intendente porteño Carlos Grosso, quien había trabajado en el holding, hasta que se quedó con las zonas de Manliba su competidor Aldo Roggio, devenido en el mayor contratista de la Ciudad de Buenos Aires.

De aquellos días también fue su participación en el CEAMSE, la operación de transporte y relleno en el Cinturón Ecológico que comparte con Organización Techint en la zona norte/oeste del Gran Buenos Aires.

En 1975, Socma tenía 7 empresas y en 1983 ya eran 46.

--------------

Juan Carlos de Pablo entrevista a Franco Macri 1997

--------------

Después llegaron las sociedades con Fiat y Peugeot, origen de Sevel Argentina, un negocio cuyo final se atribuye a una ineficaz negociación de Mauricio Macri.

No obstante, antes del final ocurrió una época muy interesante gracias a la protección a la industria automotriz de Raúl Ricardo Alfonsín.

Más tarde arribó Carlos Saúl Menem, quien le concedió desde la construcción de la Autopista del Sol (ampliación de la Panamericana) hasta el Correo Argentino, con el Banco Galicia como socio minoritario, en 1997.

Pero, según la Dirección General Impositiva (DGI), Sevel Argentina, evadió $55 millones entre 1993 y 1995. Exportaba autopartes a Sevel Uruguay por las que percibía reembolsos, las cuales eran ensambladas en Uruguay y luego traídas como automóviles terminados a la Argentina, con un arancel diferencial del 2%. Mauricio Macri era el presidente de Sevel.

Hubo embargo, imputación y procesamiento por contrabando, y el tema escaló hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación, donde Menem consiguió zafarlos a ambos, padre e hijo.

En medio de un crecimiento constante, Socma llegó a facturar US$ 2.300 millones anuales. 

Una empresa emblemática de Franco fue Impresit Sideco, fundada en 1961 en asociación con Fiat. Durante la década de 1970 fue la constructora, entre otras obras, de la Central Nuclear Atucha I, la Central Hidroeléctrica Salto Grande, y el Puente Internacional Posadas - Encarnación.

En 1982, fue beneficiada por la estatización de la deuda externa que realizó Domingo Cavallo desde el Banco Central. 

Años después la empresa fue denunciada por una maniobra de "autopréstamos" que según los auditores consistía en "la colocación de fondos propios en plazos fijos en el exterior, recibiendo como contrapartida un préstamo de la misma entidad bancaria, sirviendo el plazo fijo como garantía a estos créditos. Los plazos fijos en el exterior no se informaban al BCRA, en muchos casos, estos plazos fijos tampoco figuraban en los libros y balances de las sociedades". Este esquema se realizaba a través de la compañía panameña Omexil, según se descubrió en 2016 en los Panama Papers. A decir verdad, fue una práctica habitual entre las empresas con liquidez, en el marco de las enormes restricciones financieras vigentes en la inestable Argentina.

En 1989 integró la sociedad Movicom, junto a la estadounidense BellSouth, que se quedó con una porción del espectro radioeléctrico para el negocio de telefonía celular.

A partir de 1992, bajo la dirección de Luis Graziani, Sideco cambió el eje de sus negocios de la obra pública hacia la infraestructura y los servicios públicos, incluyendo distribución de gas (Profingas), administración de autopistas (Autopistas del Sol), tratamiento y recolección de residuos, entre otros servicios.

En 1997 logró la concesión del Correo Oficial de la República Argentina.

Entre sus vinculadas estaban:

Galileo
Minería Geometales S.A
Litsa
Limsa
Yacylec
Autopistas del Sol
Puentes del Litoral
Sideco Brasil
Civilia (Concesiones)
Qualix
Das Cataratas
Iecsa Chile
Aluar
Virtual gas net international s.a.
Secco.

----------------------------

Morales Solá sobre "Franco Macri"

----------------------------

Desde los '80 Franco Macri insistió conque el futuro estaba en China pero reción en el siglo 21 consolidó aquella idea. Él viajó en reiteradas ocasiones a Beijing y Shanghai, acompañado por quien fue su última amiga íntima, Nuria Quintela.

Franco insistía en que ya no tenía nada que ver con Socma, cuyas acciones habría cedido a Gianfranco, Mauricio, Sandra, Mariano y Florencia Macri.

En 2010, Franco acusó al entonces jefe de Gobierno porteño de “robarle” Socma. Hubo un escándalo sobre teléfonos intervenidos y escuchas ilegales a Sandra y Franco (el caso Ciro James).

En venganza, cada vez que podia, Franco cuestionaba a Mauricio: “Duele que mi padre haya tomado una posición pública innecesaria, podría haberse ahorrado esos comentarios. Nunca estuvo de acuerdo con que me dedique a la política. Tiene 80 años, a esta altura no le puedo andar diciendo qué es lo que tiene que hacer. Pero por respeto a mis hijos, lo que le tenga que decir lo haré personalmente”.

El gerente general de Socma era Leonardo Maffioli, conocido porque desde 2007 tenía una actividad importante en los negocios con Chery en la ex planta de Sevel en Uruguay.

Las constructoras Iecsa y Crearurban pasaron a manos de Ángelo Calcaterra, hijo de Pía, hermana de Franco.

Socma diversificó sus inversiones hacia la agroindustria, automotor, recolección de residuos, energía eólica, aeronavegación, gas natural comprimido, minería, turismo y desarrollos inmobiliarios.

Por ejemplo, su controlada Qualix se dedica al tratamiento de residuos en Brasil y Uruguay. 

También participa en negocios en Perú. 

Inclusive se asoció con el desarrollador belga Burco y la cadena portuguesa de hoteles Pestana para participar de proyectos turísticos tales como Arelauquen Lodge.

Sin embargo, la mala relación entre Franco y Mauricio siguió resultando un tema importante en la vida de ambos. Inclusive fue el inicio de la carrera del hijo hacia el Club Atlético Boca Juniors, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la Presidencia de la Nación, imitando el modelo de Silvio Berlusconi.

Franco Macri ambicionaba que Mauricio se convirtiera en el CEO de Socma pero Mauricio afirmaba que era imposible hacer algo en Socma sin la autorización de Franco: "Se me hizo insoportable, muy duro, porque mi mentor, mi profesor y mi padre de pronto boicoteaba mi trabajo y eso me enloquecía. Se transformó casi en un enemigo de lo que yo hacía y, encima, dolía porque era alguien cercano", dijo. Fue entonces cuando decidió lanzarse por la presidencia de Boca Juniors: “Yo quería un lugar que me pusiera a prueba y dejar de ser 'el hijo de'".

Aparentemente esta ausencia de diálogo se remonta a la niñez. Mauricio le reveló al diario La Nación en cierta oportunidad: "Al principio yo lo seguía, la verdad es que fue mi gran maestro y tenía una admiración absoluta. De chiquito me empezó a llevar a las obras cuando yo tenía 4 o 5 años, los sábados a la mañana. En esa época me divertía. Después ya empezó a ponerse más denso porque a los 12 años me llevaba de viaje a reuniones eternas donde yo no entendía nada. Yo le decía: ‘Papá, quiero jugar al fútbol, no entiendo nada de esto’; y él me respondía: ‘Algo te va a quedar’".

El reconocimiento de Mauricio en vida de Franco fue: “Si tengo que agradecerle algo es el ejemplo, no hay nada más importante que predicar con el ejemplo, eso es lo más potente que uno puede hacer a la hora de liderar o enseñar.Cuando yo veía que mi padre todos los días arrancaba a las siete de la mañana eso ya se te inculca, te queda".

Pero también: “Él tiene sus propias visiones de la realidad, no coincide con las mías. Trato de hablar con él de cosas que no tengan que ver con la política, porque ahí no puedo ponerme de acuerdo ni diez segundos”.

Esto fue muy evidente en enero de 2014, cuando Franco pidió la continuidad del kirchnerismo:

"Creo que tiene que seguir el partido, con los jugadores y los criterios. Si no, estamos queriendo refundar el país a cada rato. (...) Si digo lo que realmente desearía, me van a matar, pero lo digo igual: para mí, el nuevo presidente tiene que salir de La Cámpora. Soy muy optimista, porque este gobierno (por el de Cristina Fernández) ha sembrado bien”.

También llegó a manifestar su preferencia por el gobernador bonaerense Daniel Scioli: "Es un candidato que ha ido mostrando hechos positivos".

Y opinó de su hijo Mauricio:

“Tiene la mente de un Presidente, pero no el corazón. Es una vocación. Ser Presidente de un país es renunciar a su propia vida, y eso es algo que nunca le pediría a un hijo".

Sin embargo, el 25/10/2015, día de las elecciones generales, Franco expresó desde Twitter: "Llenaste toda mi vida de satisfacciones; tu candidatura me enorgullece. Mi completo apoyo en este día".

Ya con su salud en caída libre, Franco abordó el tema en enero de 2016, con una carta pública:

"Mucho se ha hablado de la relación conflictiva entre nosotros. Más por mi culpa que por la de él. Traté de ser el mejor padre que pude. Tal vez le puse una vara demasiado alta con mis expectativas y con las cosas que yo había hecho. Tal vez, como él mismo dice,competí con él cuando se fue convirtiendo en hombre”. 


Carta de Franco Macri sobre Mauricio Macri