Arde el pulmón del mundo y a Bolsonaro no le importa

Arde el pulmón del mundo y a Bolsonaro no le importa

El presidente Jair Bolsonaro acusó a organizaciones ambientalistas por los incendios. Según él, quieren desacreditar su enfoque de la Amazonia, que es a favor de los intereses de productores agropecuarios y mineros, quienes reclaman la deforestación de grandes superficies con el argumento que los intereses de la nación son más importantes que la defensa del ecosistema. En concreto, desde mediados de julio, usuarios de redes sociales y medios locales reportan incendios forestales incontrolables que ya arrasaron varias hectáreas de bosques que se extiende a través de los estados de Acre, Rondônia, Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, llegando a la triple frontera entre Brasil, Bolivia y Paraguay. De acuerdo a un informe del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon), la desforestación aumentó 66% en julio 2019 en comparación con julio 2018.

Se quema Notre Dame y es tragedia pero arde el pulmón del mundo... y nada. El estado más afectado, con 13.641 focos, es el de Mato Grosso, que se extiende por gran parte de la Amazonía. La extensión de los incendios en la región ha obligado a algunos estados amazónicos, como Amazonas y Acre, a declarar situación de emergencia o alerta ambiental debido a que la humareda multiplica las enfermedades respiratorias y afecta hasta el tránsito aéreo.
De acuerdo con el INPE (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais), los focos de incendio han afectado 68 áreas protegidas (reservas ambientales o indígenas principalmente en la Amazonía), en 1 semana de actividad. En Twitter, los internautas crearon el hashtag #PrayForAmazonia, con el que comparten imágenes y videos del fuego arrasando con árboles y animales, además, denuncian la poca acción que las autoridades han tenido para sofocar el fuego.
"El número de focos de calor registrado en la Amazonía ya es en un 60% superior al de los últimos tres años y ese pico tiene relación con la deforestación y no con una sequía más fuerte como podría suponerse", denunció la organización no gubernamental Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonía (IPAM).
El Parque Nacional de la Chapada dos Guimaraes, en Mato Grosso, ya perdió el 12% de su vegetación, mientras que la cobertura vegetal en la Reserva Indígena Parque do Araguaia, igualmente en el estado amazónico de Tocantins, ha sido diezmada por el fuego.
Un estudio del INPE con la colaboración de las universidades de Estocolmo (Suecia) y Exeter (Reino Unido) concluyó que una gestión sostenible de la selva del Amazonas podría minimizar drásticamente la degradación de los bosques en la región, causada precisamente por el aumento de incendios debido al cambio climático. Imagen: tronco carbonizado por madereros y agricultores en Iranduba, Amazonas, Brasil, 20/08/2019. REUTERS / Bruno Kell
El Estado de Mato Grosso prohíbe la quema agrícola entre el 15/07 y el 15/09. Sin embargo las imágenes de satélite, muestran numerosos focos activos allí. Muchos más el 08/08 que, por ejemplo, el 02/08: ¿Qué ha ocurrido? Imágen de archivo: Una parcela deforestada del Amazonas en el Bosque Nacional Bom Futuro en Porto Velho, Estado de Rondonia. REUTERS / Nacho Doce
La organización no gubernamental Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonía (IPAM) difundió un comunicado asociando el crecimiento de los focos de fuego con la deforestación promovida por hacendados. A su vez, el presidente Bolsonaro culpó a las ONG. Un caos mientras arde la Amazonia.
No sólo en Brasil una estrategia frecuente para apoderarse del territorio amazónico es el incendio de vegetación. En la revista Colombia Amazónica, del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (SINCHI) se indica que el 12% del territorio amazónico colombiano tiene una alta ocurrencia de incendios y los departamentos afectados son Guaviare, Caquetá y Putumayo, y la zona sur de Vichada y Meta. En la imagen, imágen de la Amazonia de Brasil desde un avión de reconocimiento.
La Amazonia concentra el 52,5% de los incendios de 2019 en Brasil. Una nube se levanta proveniente de las quemas de bosques en el estado de Rondonia, en la frontera con Bolivia y Perú, que llegó a oscurecer Sao Paulo a las 15:00 del martes 20/08, a casi 2.000 kilómetros de distancia, según ambientalistas.
"Puede estar ocurriendo, es una posibilidad, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esas ONG ambientalistas para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil; esa es la guerra que enfrentamos", dijo el impresentable Jair Bolsonaro, intentando cambiar el curso del debate. Antes, él rechazó el dinero anual que Noruega y Alemania entregan al Fondo Amazonia para incrementar la fiscalización y cumplir las metas de deforestación a las que se comprometió Brasil.
Las imágenes tomadas desde el espacio muestran el humo que sale de la Amazonía. (Foto: NASA)