Ashura, el martirio de Husáin

Ashura, el martirio de Husáin

El Día de Ashura es una festividad religiosa islámica, más importante para chiíes que para suníes, en el 10mo. día del mes de muharram, 1ro. del calendario lunar islámico. Para los suníes, es el ayuno con el que Moisés agradeció la liberación del pueblo de Israel de manos de los egipcios. Según las tradiciones,​ el profeta Mahoma solía ayunar en esta fecha y recomendaba este ayuno a sus compañeros, incluyendo el día anterior o el posterior. Pero los chiíes recuerdan el asesinato del Imán Husayn o Husáin ibn Ali, sucesor del profeta Mahoma, quien murió junto a 72 seguidores en un combate de 10 días en el año 680. La gran expresión es en Karbala, en el mausoleo del Imán Husayn. Los devotos desfilan llevando instrumentos de sacrificio y haciéndose heridas en el cuerpo hasta quedar completamente ensangrentados.

En abril de 680, Yazid I sucedió a su padre Muawiyah. Yazid instruyó al gobernador de Medina que obligara a Husayn o Husáin y otros a prometerle lealtad. Husáin, sin embargo, se abstuvo porque dijo que Yazid iba en contra de las enseñanzas del Islam. Acompañado de su familia, y los hijos de Hasan dejó Medina hacia La Meca. En la foto, un niño y su padre durante una procesión de Muharram para marcar a Ashura en Kolkata, India. 10/09/2019. REUTERS/Rupak De Chowdhuri
En La Meca, Husáin ibn Alí recibió cartas inviitándolo a Kufa a construir un gobierno. Husáin les escribió informando que enviaba a su primo Muslim ibn Aqil. Éste informó que en Kufa, 18.000 hombres prometieron su lealtad. Pero Yazid nombró a Ubaidullah ibn Ziyad como nuevo gobernador de Kufa, y Ibn Aqil cayó en desgracia. Husáin partió hacia Kufa sin conocer esta situación. En la foto, un creyente chií grita consignas en Ashura en Manama, Bahrein, 10/09/2019. REUTERS / Hamad I Mohammed
De camino, Husáin se enteró que Ibn Aqil había sido asesinado en Kufa. Él dijo a su gente que cada uno podía irse en paz. La mayoría regresó a La Meca. Luego apareció el ejército de Ubaydullah ibn Ziyad. Husáin le dijo al ejército kufí que había llegado invitado por ellos. El ejército le dijo que no entrara a Kufa y él fue hacia la izquierda, a Karbala. Niño musulmán chií participa en una procesión de Ashura en una mezquita en Kerbala, Iraq, 09/09/2019. REUTERS / Thaier Al-Sudani
Úmar ibn Saad, jefe del ejército de Kufa, envió un mensajero a Husáin para conocer su arribo a Irak. Husáin respondió que había sido invitado por los de Kufa, pero estaba dispuesto a irse. Ubaydullah ibn Ziyad ordenó a Úmar ibn Saad ofrecer a Imam Husáin y sus seguidores que jurasen fidelidad a Yazid. En tanto, les impidiera acceder al agua del Éufrates. En la foto, un musulmán chií se flagela con otros durante la procesión antes de Ashura, en Lahore, Pakistán, 09/09/2019. REUTERS / Mohsin Raza
En la mañana, Úmar ibn Sa’d preparó a su ejército. Al-Hurr ibn Yazid al-Tamimi se acercó a Husáin. Y reprendió a los kufíes por traidicionar al nieto de Mahoma. Después del rezo de la tarde, el día 9 de Muhárram, Kufa atacó al ejército del Imam Husáin. Por pedido de Husáin, Úmar ibn Saad permitió que en la noche Husáiyn y sus compañeros, hicieran sus oraciones. En la foto, actores locales recrean una escena de la batalla, en la ciudad sagrada de Kerbala, 10/09/2019. REUTERS / Abdullah Dhiaa Al-Deen
En la noche de Tasua (el 9no. de Muharram) Husáin dijo a los suyos: “Les permito que me dejen solo y sigan su camino. Durante esta noche, cualquiera de ustedes puede tomar su caballo y camellos y partir. Cualquiera de ustedes puede llevar a uno de mi familia y dispersarse en las ciudades. Yo soy lo que ellos quieren. Cuando me tengan, no irán detrás de ningún otro.” En la foto, un chií sostiene a un niño en una procesión de Ashura en la ciudad santa de Kerbala, 09/09/2019. REUTERS / Abdullah Dhiaa Al-Deen
En la mañana de Ashura, Husáin con sus compañeros rezaron el Rezo de Mañana. Luego, dividió sus 72 guerreros. Su familia le dijo: "¡Nunca te abandonaremos! No queremos vivir después de tu partida y no queremos ver ese día!". Ómar ibn Sa'd arremetió con 30 000 soldados. Según los chiíes, el martirio de Husáin ibn Alí en Karbala hizo llorar a los cielos y la tierra, a los humanos, a los ángeles, a los profetas y a los amigos de Dios. En la foto, chiíes en Afganistán en el día de Ashura. 10/09/2019.
El Imam Husáin recibió cortes y heridas en todo su cuerpo antes de despedirse. Según la tradición chií, dijo: “¡No lloren! ¡Pronto tendrán mucho que llorar! ¡Oh Sukaina! ¡Oh Fátimah! ¡Oh Záynab! ¡Oh Umm Kulthum! ¡Me despido de ustedes!” Záynab bint Alí fue junto a él y le dijo: “¡Oh hermano! ¡Estás listo para el martirio!” Él dijo: “¿Cómo no estarlo si ya no me queda quien me auxilie?”, bajó del caballo y avanzó. En la foto, un niño recibe un corte en el día de Ashura.
Según la tradición, él recibió 33 heridas de lanza y 34 cortes de espada. Estaba cansado, sediento, hambriento y desconsolado. Luego, 1 flecha de 3 puntas en el pecho. Suyutí, sabio de Ahl us-Sunnah, escribió: "La luz del Sol empalideció 7 días, algunas estrellas chocaron entre sí en el cielo y, el día de Ashurá en que este noble fue matado, el Sol sufrió un eclipse y el horizonte se tiñó de rojo durante 6 meses.” En la foto, chiíes en los suburbios del sur de Beirut el domingo 08/09/2019.
En la cultura chii, el martirio de Husáin en el día Ashura, es un día de luto. Es día de lamentación y dolor por la familia de Mahoma. El 8vo. Imam de los chiitas, Imam Reza, dijo: "Cualquier persona que en el día Ashura llore y se ponga triste, Dios le alegrará en el Día de Juicio." La ceremonia de luto inicial la hermana de Husáin en la mezquita de Kufa en un sermón contra el gobierno de Yazid. En la foto de archivo (2018), un chií se flagela en Mumbai, India. REUTERS