Corea, una guerra sin final

Corea, una guerra sin final

El triunfo de la revolución comunista en China, el 01/10/1949, alteró el equilibrio geoestratégico en Asia Oriental. Iosif Stalin, quien había sufrido el fracaso del bloqueo de Berlín y el cisma de Yugoslavia, quiso recuperar protagonismo y aprobó un ataque de Corea del Norte a Corea del Sur, donde había un Presidente acusado de dictador, Syngman Rhee, que conducía hacia una guerra civil. El 25/06/1950, las tropas norcoreanas atravesaron el paralelo 38º. Pero de inmediato, USA salió al rescate. Washington DC pidió la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU y, con la ausencia de Rusia, consiguió un mandato para responder a la agresión norcoreana, designando jefe miliar al general Douglas MacArthur, quien ordenó un bombardeo a gran escala de cualquier ruta, centro logístico o núcleo de Corea del Norte, con napalm. El 19/10/1950, tras intensos combates, capturó Pyongyang, la capital de Corea del Norte. Pero el 16/10/1950 ingresó China al conflicto, y hubo un masivo apoyo militar soviético, ubicando fuerzas suficientes en la retaguardia de MacArthur, interrumpiendo sus líneas de abastecimiento. Los comunistas ingresaron a Seúl el 04/01/1951. MacArthur propuso arrojar bombas atómicas contra China. Truman destituyó a MacArthur y designó al general Matthew Ridgway. Se apostó por el "empate militar" que permitió, en julio de 1953, poco después de la muerte de Stalin, la firma del Armisticio en Panmunjong. 
 

Aprovechando la inestabilidad que había en Corea del Sur, el 25/06/1950, las tropas norcoreanas atravesaron el paralelo 38º y avanzaron hacia el sur, arrasando a las fuerzas surcoreanas, con el objetivo de conseguir una rápida victoria antes de la reacción de las potencias democráticas occidentales.
La batalla del embalse de Chosin fue una batalla decisiva de la guerra de Corea. La República Popular de China ingresó al conflicto, y su 9no. Ejército Popular de Voluntarios sorprendió al cuerpo X de Marines estadounidenses y comenzó una brutal batalla de 17 días con temperaturas bajo cero. Durante aquel combate de 1950, 15.000 soldados estadounidenses y 15.000 soldados de la ONU, lucharon contra 120.000 soldados chinos para llegar hasta el mar, a 78 millas (125,5 Km.) de distancia.
Infantes de marina estadounidenses pasan junto al cuerpo de un soldado enemigo en la península de Corea, septiembre de 1950. Famosa foto de David Douglas Duncan que reprodujo el The New York Times.
En el área de Chosin, marines se preparan para el combate. Rodeados por la nieve, cubren la retirada de los regimientos 1ro. y 7mo., acechados por fuerzas chinas. Uno de los soldados tiene su fusil con la bayoneta ya cargada.
Las fuerzas de la ONU llegaron a Hungnam el 24/12/1950. Una armada de 193 buques evacuó a los soldados, junto con los 98.000 refugiados que el Cuerpo de Marines protegió en la larga marcha hacia el mar. Después, destruyeron el puerto para impedir el acceso de los chinos.
Fallaron los servicios de inteligencia, primero de USA, luego de la URSS. El acierto de Washington DC fue reaccionar de inmediato porque los soviéticos no esperaban la participación de USA en el conflicto. Mac Arthur exigió que "se vieran uniformes del US Army". La treta dio resultado pero sacrificó a la 243 División de Infantería, aniquilada. Pero el Norte frenó su ofensiva pensando que era una trampa y que, detrás, se aproximaba una fortisima ofensiva de USA.
La responsabilidad del conflicto fue de la URSS, para disputarle el Océano Pacífico a USA. Corea del Norte tenía tropas mejor entrenadas, con más de 100.000 hombres equipados y su éxito fue aplastante. En pocos días, llevó a los surcoreanos a agruparse en una pequeña área alrededor de la ciudad de Pusan.
El 15/09/1950, el general MacArthur lanzó un sorpresivo asalto anfibio al puerto de Inchon, Corea del Sur, y fue una victoria decisiva sobre los invasores norcoreanos. En cuestión de semanas, sus fuerzas capturaron Seúl y cortaron las líneas de suministro de Corea del Norte. En la imagen, sorprende la juventud de los milicianos norcoreanos.
Miembros del Ejército de Campesinos Rojos en entrenamiento militar. Al llegar el armisticio de 11953, Corea del Norte continuó su preparación para lo que creyó sería un nuevo conflicto inminente.
El capellán, teniente coronel Russell Blaisdell (izq.), y el teniente coronel Dean Hess (der.), visitan la isla de Jeju después de salvar a casi 1.000 huérfanos coreanos a fines de 1950. Los niños estaban bien alimentados y vestidos.