Esclavos modernos, horror en el siglo 21

Esclavos modernos, horror en el siglo 21

"La esclavitud moderna no es algo que sucede 'allá', en el que no tenemos que pensar. Si nos preocupamos por las personas que fabrican nuestros productos, podemos hacer la diferencia”.
Grace Forrest,
cofundadora de Walk Free, 
Vogue Australia, julio de 2018.

En la noche del 22 al 23 de agosto de 1791, ocurrió en la isla Santo Domingo (actualmente Haití y República Dominicana) el comienzo de una sublevación de decisiva importancia para la abolición del comercio transatlántico de esclavos. El objetivo del Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición es inscribir la tragedia del comercio de esclavos en la memoria de todos los pueblos. Las primeras conmemoraciones del Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición ocurrieron el 23 de agosto de 1998 en Haití y el 23 de agosto de 1999 en Gorée, Senegal. 

 

Más de 45 millones de personas viven en esclavitud en el siglo 21. Casi todos los países la han declarado ilegal pero existe, y en Asia se encuentra casi el 35% de las víctimas. Esta situación supone que persiste un fenomanel negocio de tráfico de personas. El Índice Global de Esclavitud, que publica la ONG Walk Free Foundation, de Australia, define la esclavitud como una "situación de explotación a la que una persona no puede negarse debido a amenazas, violencia, coerción, abuso de poder o engaño".
5 actividades en la que se desempeña gran parte del trabajo esclavo: industria de pescados y mariscos; prostitución; fábricas de marihuana y otras drogas; mendicidad forzada y servidumbre doméstica.
Trabajador migrante visto a través de una ventana de un barco de pesca atracado en Phuket. Tailandia, que es el 3er. exportador de mariscos del mundo, ha sido acusado de formar las tripulaciones de sus barcos con birmanos y camboyanos que fueron forzados a trabajar como esclavos. Muchas víctimas aseguran que fueron engañadas por intermediarios que les prometieron empleos en una fábrica y después los llevaron a barcos de pesca donde se les forzó a trabajar.
The Global Estimates of Modern Slavery (Organización Internacional del Trabajo + Fundación Walk Free + Organización Internacional para las Migraciones) se enfoca en el trabajo forzado (más de 25 millones de personas) y matrimonio forzado (más de 16 millones de personas). De esto trata la foto de Gallup, tomada en Nepal.
Según Walk Free Fundation, 2,16 millones de personas en América se encuentran en condición de esclavitud. Haití y República Dominicana, unos 100.000 casos en cada país. En el caso de Dominicana, el 25% de los 5 millones de turistas que visitan la isla participan en el comercio sexual, donde 1 de cada 4 víctimas son menores de edad. Los migrantes centroamericanos quieren escapar del horror pero a veces caen en las redes del tráfico humano. Foto Alfredo Estrella
Guatemala tiene 138.100 personas en condición de esclavitud. Colombia unos 308.200 casos; Perú, cerca de 200.000, y Venezuela otros 198.800. México va por delante: 376.800. El caso de Zúnduri escandalizó en 2015. Víctima de malos tratos, escapó de casa con 17 años. Los dueños de una tintorería la acogieron en su casa y 5 años después la encontraron con más de 600 cicatrices y sus órganos parecían los de una persona de 80 años.
Un birmano que escapó de sus traficantes reveló que lo forzaron a abordar un pequeño barco en mar abierto y debía pescar durante 20 horas al día sin recibir pago. Lam llegó al Reino Unido con 16 años esperando ganar dinero para enviar a su familia. Pero se le forzó a trabajar en una "fábrica" de marihuana. Casos famosos: los niños pescadores del Lago Volta (Ghana) y los fabricantes de ladrillos de Pahasaur (India). En la foto, trabajadores forzados en una fábrica de ladrillos de Bangladesh. REUTERS
Shandra Woworuntu salió de Indonesia en 2001: le prometieron trabajar en la industria hotelera en USA, pero quienes la recibieron la entregaron a traficantes que la forzaron a la prostitución cerca de Connecticut. "Me dijeron que yo les debía US$ 30.000 y que cada vez que me acostara con alguien les devolvería US$ 100". Pudo escapar. Hoy es activista contra el tráfico humano.
Los inmigrantes subsaharianos que llegan a Libia con la intención de embarcarse rumbo a Europa son vendidos y comprados en plena calle en mercados de esclavos. Se están pagando entre 500 y 300 euros por persona.
En la foto, integrantes de una banda de traficantes en el Reino Unido: ingresaban a gente vulnerable de entre 17 y 60 años, desde Polonia: 400 víctimas que les permitió US$ 2,47 millones. Investigó el caso la ONG Hope for Justice, especializada en la lucha contra la esclavitud.