Groenlandia, la isla que disputan Trump y Xi Jinping

Groenlandia, la isla que disputan Trump y Xi Jinping

Donald Trump dice querer comprar Groenlandia para USA, tal como alguna vez se hizo con Alaska a Rusia (aún se arrepienten en Moscú aquella falta de visión geopolítica). El interés de Trump se remonta a 2018 cuando China National Petroleum Corporation y China National Offshore Oil Corporation solicitaron al entonces ministro de Energía de Groenlandia, Aqqalu Jerimiassen, comprar licencias para explotar el crudo de Groenlandia. La isla quiere aumentar sus ingresos propios para no depender del subsidio anual que le envía la Corona danesa desde Copenhague por unos US$ 660 millones. Luego está el tema del envejecimiento de su población: necesita nuevos pobladores. Los estudios geológicos auguran petróleo y gas por 50.000 millones de barriles. China, además, quiere extraer metales raros de Groenlandia, tales como el uranio -al sur- y el zinc -al norte- del territorio. En 2016, Dinamarca detuvo los planes de China de comprar una instalación de defensa que no se estaba utilizando. En septiembre de 2018, Groenlandia cedió a la presión de Copenhague e impidió que una empresa china firmase un contrato para modernizar los aeropuertos. Por eso Trump quiere avanzar sobre la isla. Así, Groenlandia es otro capítulo de la Guerra Fría entre USA y China.

Groenlandia fue habitada, no de forma continua, desde mediados de 3.000 a. C. por pueblos amerindios. En 986 d.C. su costa meridional fue colonizada por poblaciones de origen nórdico procedentes de Islandia. En 1261 d.C. aceptaron la soberanía noruega sobre la isla, hasta el siglo 15. A principios del siglo 18, Hans Egede restableció el contacto con Dinamarca, oficializado en 1814, al disolverse el Reino de Dinamarca y Noruega. Desde 1953, Groenlandia integra el Rigsfællesskabet (Mancomunidad de la Corona).
Imagen en verano de Nuuk, la ciudad más poblada del territorio autónomo, 240 km al sur del círculo polar ártico, con una población de menos de 20.000 habitantes, 1/3 del total de la isla, la mayor del mundo, sin considerar Australia, y que tiene derecho a la autodeterminación. Con el cambio climático, el deshielo del Ártico va abriendo la gran ruta del Norte al transporte marítimo y roba porciones de la capa helada de la Tierra Verde, tal como la bautizaron los vikingos de Erik el Rojo en el 982 d.C.
Groenlandia se calienta, destruyendo flora y fauna. Quienes no creen en el cambio climático dicen que aumenta la tierra cultivable e impedirá depender tanto de los alimentos importados (¿...?). En verdad, están los petroleros y los mineros tanto de USA como de China. La explotación de las tierras raras fue prohibida desde Copenhague, pero en la isla quieren levantar el veto al uranio. China había ofrecido enviar 3.000 obreros para un proyecto de mineral de hierro.
En verano, el turismo llega por quincenas. La ruta entre Qaqortoq y la isla de Uunartooq es como entrar un laberinto mágico de unas 3 horas de duración con parada de repostaje a mitad de trayecto en el pequeño y auténtico pueblo ballenero de Alliutsup Paa. Al llegar a Uunartoq, comida y baño en sus aguas termales, con vistas a icebergs flotando en el fiordo.
Entre las 10 Maravillas del Artico, por Lonely Planet, el fiordo de Tasermiut alberga algunas de las mejores “big walls” de escalada del mundo. Antes de llegar al frente glaciar colgante más grande del Sur de Groenlandia, se practica trekking, alpinismo y kayak, un medio para llegar a Nanortalik, la ciudad más al sur de Groenlandia.
Las Auroras Boreales en Groenlandia resulta un evento muy promocionado.
Problemas en Groenlandia: la tasa de suicidios más alta del mundo, elevado desempleo y alcoholismo. Luego, el deshielo. La foto es de Steffen Olsen, del Instituto Meteorológico de Dinamarca, en el noroeste de la isla en un trineo para recuperar herramientas de monitoreo colocadas bajo el hielo marino, pero... todo estaba cubierto de agua. El derretimiento del hielo marino con baja permeabilidad y pocas grietas dejan el agua derretida en la parte superior, impactando en el transporte, la caza y la pesca.
Durante la Guerra Fría, ingenieros militares de USA construyeron un complejo militar secreto en el noroeste de Groenlandia llamado Camp Century, cuya energía dependía de un reactor nuclear para usos civil pero que también se empleó para pruebas nucleares secretas (Project Iceworm o Proyecto Gusano de Hielo), que incluía un ferrocarril bajo la nieve. Fue evacuada en 1967, al descubrirse que el glaciar de Groenlandia se desplazaba más rápido de lo esperado, poniendo en peligro el reactor.
"Estamos sorprendidos de que haya lluvia en invierno", advierte Marilena Ottmanns, del centro de investigaciones oceanográficas GEOMAR. En caso de derretirse la capa de hielo de Groenlandia, aumentarían 7 metros el nivel de los mares. El 1er. ministro, Kim Kielsen, del socialdemócrata Siumut, no es tan receptivo a una apertura a las inversiones extranjeras como Aleqa Hammond, quien había promovido una ley para la importación masiva por las multinacionales de mano de obra no sujeta a la legislación local.
Una década atrás, los ambientalistas se declaron en emergencia. Groenlandia iba a distribuir derechos sobre 70.000 km2 de fondos marinos a compañías petroleras: Cairn, ConocoPhillips, DONG, Shell, Statoil, GDF Suez y Maersk. La presión global fue exitosa pero ahora Trump intenta cortar camino con una oferta de compra de la isla.