La ciudad que se hunde

La ciudad que se hunde

Yakarta (ex Sunda Kelapa, entre 397 y 1527; Jayakarta, entre 1527 y 1619; Batavia, entre 1619 y 1942; y Djakarta, entre 1942 y 1972) es la capital y ciudad más poblada de Indonesia, en la isla de Java. Indonesia es la nación con la mayor población musulmana del mundo. Yakarta es la 4ta. ciudad más poblada del planeta (con su área metropolitana alcanza los 30 millones), y no sólo se encuentra colapsada sino que se está hundiendo. La construcción de una nueva capital lleva años de debate, y finalmente se ha tomado la decisión, aunque el presupuesto necesario sume US$ 33.000 millones. Según el ministro de Planificación del Desarrollo Nacional, Bambang Brodjonegoro, el 19%  provendrá del presupuesto federal. El resto, de la venta de activos del Gobierno en Yakarta y la inversión de empresas privadas y nacionales. El desafío es enorme pero hay motivos para la audaz decisión.

 

"Rasdiono recuerda cuando el mar estaba a una buena distancia de su puerta, bajando la colina desde su tendajo abarrotado y alegremente pintado, llamado Blessed Bodega, donde él y su familia venden cabezas de bagre, huevos picantes y pollo frito. Año tras año, el agua se acerca más. La colina desapareció de forma gradual. Ahora, el mar se eleva por encima de la tienda, a sólo unos pasos de distancia, detenido únicamente por un muro con fugas" (de una crónica del The New York Times).
Con el cambio climático, sube el nivel del Mar de Java y el clima se vuelve más extremo. Hace unas semanas, otra tormenta anormal convirtió brevemente a las calles de Yakarta en ríos y paralizó esta urbe de 30 millones de habitantes. Irvan Pulungan, investigador climático local y asesor del Gobernador de la Ciudad, teme que las temperaturas puedan elevarse varios grados y que el nivel del mar suba hasta 1 metro en la región durante el próximo siglo: un desastre para esta saturada metrópolis.
Otro proyecto: un proyecto con el Gobierno holandés -programa de Desarrollo Costero Integrado-, para complementar el Muro Costero con un Rompeolas Gigante, o dique masivo, kilómetros mar adentro, que cierre la Bahía de Yakarta. El dique bloquearía el agua en ascenso, y permitiría un inmenso megadistrito nuevo y anillo periférico, con forma de garuda (pájaro mítico, un semidiós en el hinduismo y el budismo), el símbolo nacional: US$ 40.000 millones.
Los hidrólogos dicen que a Yakarta sólo le queda una década para detener su hundimiento. Si no lo logra, Yakarta Norte terminará bajo el agua, junto con gran parte de la economía de la nación. Muchos de los pobres de zonas rurales levantaron asentamientos informales, o kampungs, a lo largo de canales, balanceándose sus casas sobre el agua en pilotes, mientras las vías acuáticas debajo se convierten en drenaje por default.
La imagen es de la Bolsa de Yakarta, que sufrió un derrumbe parcial. Con el suelo deshaciéndose bajo el peso de los edificios, cimientos cada vez más frágiles por la extracción de agua de las capas freáticas, y el nivel del mar en ascenso, Yakarta se ahoga, y ya en 2007 fue evidente. Dato clave: los habitantes de Yakarta excavan pozos ilegales, que merman los acuíferos subterráneos sobre los cuales descansa la Ciudad. Distritos costeros como Muara Baru se han hundido hasta 5 metros.
Edificios que se hunden, el crecimiento desordenado, aire contaminado y algunos de los peores embotellamientos del mundo. Yakarta está colapsada por una maraña de autopistas y rascacielos esparcidos a lo largo de la costa noroeste de Java, repleta de smog. Yakarta Norte es lo peor, entre puertos, mercados de pescado, centrales eléctricas, centros comerciales y los restos de un asentamiento colonial holandés.
El plan era recuperar las islas al interior de la bahía, comercializarlas como lujosos condominios, marinas para yates y campos de golf entre clientes de Malasia y Singapur. Reclamaron los pescadores. Luego un urbanizador fue descubierto sobornando a funcionarios y en el escándalo se detuvo todo. El Gobierno bajó la idea del megadistrito, dejó la del dique pero ambientalistas advirtieron que si no se limpian antes ríos y canales, la Bahía cerrada será la fosa séptica más grande del mundo.
La ciudad fue edificada en la confluencia de 13 ríos y afluentes, sin planificación urbana. No dispone de red de suministro de agua y los barrios de Yakarta Norte se abastecen en las capas freáticas. Los políticos emiten decretos que prohíben que urbanizadores excaven pozos e imploran que todos almacenen el agua de lluvia. No se respeta. Conflictos entre extremistas islámicos e indonesios laicos, entre musulmanes y chinos étnicos, ayudaron a derrocar a líderes reformistas.
La nueva capital -aún sin nombre- estará en las regiones de Penajam Paser Utara y Kutai Kartanegara, en Kalimantan Oriental, a 2.000 Kms. al noreste de Yakarta, según el presidente Joko Widodo. Es zona de "mínimo riesgo" contra los desastres naturales que afectan con frecuencia a otras islas del archipiélago (terremotos, tsunamis y volcanes). Es cerca de Balikpapan y Samarinda: así garantizan conexión portuaria y aeropuerto internacional. En 2024 iniciarán la mudanza de 1,5 millón de empleados públicos.
Kalimantan Oriental tiene 3,6 millones de habitantes en 127.000 Km2. En Yakarta viven más de 10 millones en 661 Km2. En la isla de Java viven 150 millones, 54% de la población, y 58% del PIB. Hay que reequilibrar el país. Pero "el gobierno debe asegurarse que la nueva capital no se construya en área de conservación", dijo la activista de Greenpeace, Jasmine Putri. Y si no hay una planificación sólida, solo trasladarán los problemas de Yakarta a Kalimantan. El cambio siempre es cultural.