S-400, clave de un triunfo de Putin contra Trump

S-400, clave de un triunfo de Putin contra Trump

Este viernes 12/07, viones rusos dejaron en la base aérea Mürted, ubicada cerca de Ankara, los primeros componentes de los sistemas antimisiles rusos S-400, según del ministro turco de Defensa, Hulusi Akar. La operación sucede en el marco del contrato bilateral firmado entre ambos países y que ha provocado el enojo de USA, la Unión Europea y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El rearme turco con material ruso tiene consecuencias importantes en un país clave para USA por su base aérea militar que le permite tener presencia permanente en Medio Oriente y el mar Mediterráneo. Es notable el comercio bilateral entre Turquía y Rusia. El contrato para el suministro de 4 sistemas rusos S-400 Triumf por US$ 2.500 millones se firmó en 2017. Durante 2 años, el Pentágono intentó persuadir a Ankara de que compre los estadounidenses Patriot y no los S-400 y, de persistir Turquía en la preferencia de equipamiento ruso, no le vendería los aviones cazas polivalentes F-35. El presidente Recep Tayyip Erdogan anunció que el despliegue de los S-400 comenzará en octubre. Curioso: nuevo revés de vez Donald Trump ante Vladímir Putin.

 

El S-400 «Triumf» (C-400 «Триумф») es una actualización del sistema S-300 desarrollado por la Oficina Central de diseño de Almaz, núcleo del holding empresarial Almaz-Antey. Los personajes clave en el actual S-400 son Vitaly Neskorodov y Pavel Sozinov, quienes, luego de varios cuestionamientos domésticos, desarrollaron 3 tipos de misiles diferentes: 40N6, 48N6 y 9M96, cada uno con capacidades diferentes.
El desarrollo del sistema S-400 comenzó en los años '90, y se probó en enero de 1999. Pero en 2003 los propios militares rusos dijeron que había que mejorarlos si se pretendía interceptar los nuevos misiles tácticos balísticos ICBM, de USA. El gobierno de China financió la investigación y desarrollo de una nueva versión bautizada HQ-19, que consiguió un producto fiable hacia febrero de 2004.
El sistema es capaz de alcanzar objetivos que se mueven en el aire, incluidos aviones y misiles de crucero, desde una distancia de 400 kilómetros, y pueden destruir objetivos balísticos que se mueven a cualquier altitud y a velocidades de hasta 4,8 kilómetros por segundo. También puede vigilar hasta 36 blancos aéreos de manera simultánea y contraatacar con hasta 72 misiles.
Un batallón de S-400 regular consta de al menos 8 lanzadores con 32 misiles y un puesto de mando móvil. En mayo de 2007 comenzó el despliegue alrededor de Moscú y Rusia Central. ​En junio de 2007 China probó con éxito su función antisatélite. En 2011 se desplegó en las unidades de defensa aérea de la flota rusa del Báltico. Por entonces, India ya estaba equipándose con el sistema y la novedad fue que no los pagó en dólares estadounidenses.
Paradoja: después del derribo un avión de combate ruso Su-24 por Turquía, Rusia inició el despliegue del sistema S-400 en la Base Aérea Khmeimim, en la provincia de Latakia, en Siria. Luego, consecuencia de ataques de Israel que impactaron en equipos rusos, Moscú decidió darle todos los batallones necesarios a Siria para su autodefensa ante Israel.
Cuando el Ejército 58vo. del Distrito Militar del Cáucaso Norte desplegó “seleccionados regimientos” y brigadas militares de guerra electrónica , antiaérea, Lanzacohetes Múltiple, antitanque, rifle motorizado, y fuerzas de artillería a la fronteras Turco-Armenia, Ankara quedó complicado porque Armenia se integró a la Autoridad Común de Defensa Aérea de Rusia, equipada con S-400 Triumf (la OTAN lo llama SA-21 Growler) y sistema de interferencia Krasukha-4, cubriendo más del 85% del territorio turco.
Ante el jaque, Ankara debía, entonces, incrementar su dependencia de USA, difícil de aceptar para el discurso político del presidente Recepp Erdogan, quien además tiene una mala relación personal anterior con Donald Trump. Moscú puso en la mesa, además, el negocio de la provisión del gas, mientras que USA no ofertó nada atractivo, y así fue como se llegó a los S-400 embarcados hacia Ankara.