Leído

NATALIA BARRERA

Claves que ayudan a concretar las metas postergadas

Vie, 07/06/2019 - 9:02pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Natalia Barrera es fundadora y directora de la Escuela Nefer, una institución dedicada al despertar de una nueva consciencia, comprender el lenguaje Neuro-Biológico y enseñar a gestionar emociones de manera coherente para lograr una vida más plena, sana y consciente.

Contenido

 

Natalia Barrera es fundadora y directora de la Escuela Nefer, una institución dedicada al despertar de una nueva consciencia, comprender el lenguaje de la Neuro-Biología y enseñar a las personas a gestionar sus emociones de manera coherente para que logren vivir una vida más plena, sana y consciente. 

En el año 2014 creó el método Alquimia Femenina, dirigido a mujeres que quieren un cambio profundo en sus vidas, liberarse del pasado, comprender cómo funciona su cerebro y biología, para desactivar cualquier síntoma, limitación o conflicto y renacer como una persona completamente nueva para lograr todo lo que se proponga. 

Antes de plantearnos una meta o mejor dicho desearla es importante saber el significado de las palabras ya que decir algo tiene más poder de lo que creemos, y si lo planteamos de manera errónea corremos el riesgo de no llegar a cumplir nuestros deseos. Cuanto más clara sea la meta, más fácil será alcanzarla.

Es así que el verbo que usamos es muy importante, no es lo mismo decir “quiero encontrar trabajo”, a decir “esta semana encuentro trabajo”, el tiempo es fundamental. En este caso, lo ideal sería decir: esta semana concreto emplearme en un trabajo, recibiendo un sueldo mensual de x cantidad de plata.

Expresar lo que queremos es un aprendizaje constante, ya que no nos damos cuenta que no tenemos claro “que queremos”, y esa es la razón por la cual nunca concretamos nuestros propósitos. Por eso al formular la meta, lo correcto es escribirla y ver la etimología de cada palabra, para saber bien qué significa, ya que el verbo es la acción y es lo que se materializará. 

Entonces es primordial enfocarnos en el futuro, sin el sentimiento de la ansiedad, y que nuestra visión sea entusiasta y motivante. De lo contrario, una meta que no nos impulsa una emoción entusiasta, no nos llevará a accionar y movernos hacia adelante.

Primero debemos motivarnos para encender las ganas de ir hacia lo que queremos, sin ganas, no se gana.  Es importante alinear pensamientos, palabras y emociones. Lo primero es ordenarnos internamente, librarnos de creencias limitantes y accionar hacia lo que queremos. Si estamos divididos interiormente, esa división se espejará en el exterior.

¿Qué hay detrás de las enfermedades? 

La palabra “enfermedad” viene del latín y significa “falta de firmeza”, por eso asociamos a los enfermos con la debilidad. Detrás de la enfermedad hay un conflicto emocional a descubrir, dependiendo el síntoma y el órgano implicado llegaremos a diferentes respuestas.

En alquimia decimos que la enfermedad es un maestro encubierto, pues nos enfermamos por hacer acciones que no queremos, por no expresar lo que sentimos, por no romper creencias que alimentan situaciones estresantes. Básicamente la enfermedad es el resultado de un conflicto interior del pasado que no logramos resolver.

Es así que decimos que la enfermedad viene a salvarnos de nuestras propias limitaciones porque a partir de la debilidad, de un hecho, podemos cambiar y accionar hacia lo que queremos. A partir de estos hechos, una persona puede reconocer que hay cosas en su vida que no quiere, pero que sigue aceptando por un mandato social, creencia o sistema familiar.

Sepamos que detrás de todo síntoma hay un sentido: cuando una persona está deprimida tiene la “atención en el pasado”, es decir se concentra en algo del pasado que perdió, que no le funcionó por eso lo primordial  es  que la persona aprenda a mirar hacia afuera, proyectar el futuro, tener metas, ya que la depresión es una “falta de presión”, es decir “no tengo una presión para vivir” y por eso tendemos a quedarnos inmóviles. 

Generalmente tiene que ver con un conflicto emocional de haber perdido algo importante para la persona, más una sensación de sentirse desvalorizado. El cerebro manda una neutralización hormonal, es decir la persona “perdió algo”, y esa pérdida dejó a la persona fuera de combate, porque no gano. Una persona depresiva o triste, vive la vida en términos de “ganar o perder”, y por eso cuando se pierde aparece la depresión como solución biológica.

Alquimia propone vaciarnos de todo lo que creemos que es la vida, y emprender un viaje hacia el encuentro con nosotros mismos, y descubrir a través de un camino interior: ¿Quiénes somos?, ¿A qué vinimos?, ¿Cuál es el sentido de estar aquí?, ¿Qué es la vida?, ¿Qué es la muerte?, ¿Cómo funciona la realidad?  Se trata de dar el primer paso para ir más allá de lo conocido, cambiar de rumbo y generar una nueva realidad.

Las mujeres buscan nuevos caminos para estar mejor

El primer paso de la alquimia es renacer, es un proceso de 9 meses que nos invita a liberarnos de nuestra historia, comprender el origen de nuestros problemas y transformar los enemigos en aliados, de esta manera logramos desbloquearnos para a ir más allá de nuestras limitaciones, creencias y miedos y poder lograr nuestros objetivos.