Depresión: "A algunos los ayuda la farmacología, a otros un amigo"

Leído

TERAPIA ESPERANZADA

Depresión: "A algunos los ayuda la farmacología, a otros un amigo"

Mar, 12/03/2019 - 14:50
Enviado en:
0 comentarios

Cualquiera de nosotros que haya estado alguna vez deprimido, puede mirar hacia atrás y preguntarse qué sentido tuvo esa depresión, esa etapa de oscuridad total, en su vida. ¿Lo ayudó a cambiar algo o fue simplemente un tiempo desperdiciado que, si pudiésemos, borraríamos de nuestra vida? El Dr. Oscar Oro, director de la Fundación Argentina de Logoterapia Viktor Frankl, explica que en psicología no se puede generalizar. "Cada persona es única, tiene puntos de vista particulares. A unos la depresión a veces los ayuda a salir de una situación, y a otros no." Sin embargo, desde la logoterapia, se apunta a ayudar al paciente a descubrir un sentido para vivir, muchas veces con la esperanza de alcanzar algún fin, misión, alguien a quien ayudar o a quien hacerle la vida más grata. "Lo que le da sentido a la vida es la esperanza de alcanzar un fin", apunta Oro.

Contenido

Oscar Oro es Doctor en Psicología Clínica y presidente de la Fundación Argentina de Logoterapia Viktor Frankl.

(Frankl fue un psiquiatra y neurólogo judío vienés, quien fue prisionero en campos de concentración, y a partir de su experiencia allí escribió el libro "El hombre en busca de sentido", donde cuenta lo que vivió como psicólogo en ese contexto, y desarrolló la logoterapia).

Desde Urgente24, charlamos con el Dr. Oro para intentar descubrir qué tiene para decir la logoterapia -una psicoterapia que trabaja con la esperanza innata que tiene cada ser humano- sobre uno de los mayores padecimientos hoy en día: la depresión.

Qué nos mueve, qué nos ayuda a salir, y qué nos dejan o enseñan esos momentos en que nos sentimos atrapados en un agujero negro. ¿Son oportunidades de redescubrir un sentido por el que vivir?

Urgente24: Una de las partes que más me marcó del libro "El hombre en busca de sentido" es cuando Frankl describe cómo muchos compañeros suyos murieron durante la Navidad de 1944 y el Año Nuevo de 1945, porque era la fecha en que esperaban ser liberados. Al llegar ese momento y ver que no sucedía, la decepción era tan grande que les bajaban las defensas y podían llegar a morir. Extrapolando este relato a la vida de cualquiera de nosotros (que no estamos, por supuesto, sometidos a las torturas a las que estaban los prisioneros en los campos de concentración), ¿cómo podemos hacer para sostener la fe y la esperanza, cuando no pasa lo que esperábamos o cuando pasa lo que no esperábamos?

Dr. Oscar Oro: La esperanza es uno de los aspectos importantes de la logoterapia. Cuando yo la conocí, hace muchos años, la persona que me transmitió a mí los primeros aportes sobre logoterapia, me decía que en otro tiempo, la logoterapia se conocía como elpidoterapia. Elpis es la diosa de la esperanza para los griegos. (...)

La esperanza es una capacidad humana que no es fácil de enseñar. No es que se aprende. Forma parte de la vida de todos nosotros. Es algo innato en el ser humano tener esperanza. La logoterapia pone en juego esa esperanza, la practica, y saca fruto de ella. Frankl, en algún momento de sus enseñanzas, dice que el encuentro terapéutico es una ecuación con 2 incógnitas, que son la personalidad de cada uno. En ese encuentro que se da en la logoterapia, lo que hay que dilucidar es cómo es la personalidad de cada uno de ellos. De ese encuentro surge un diálogo, que puede ser esperanzado, y conduce a la mejora de la persona. Esa mejora es un encuentro de esperanza. El terapeuta tiene que mostrarle al consultante (no lo llamamos paciente, sino consultante, porque lo primero implica un grado de patología y la logoterapia es muy cuidadosa en ese sentido), se juega el éxito o el fracaso de ese encuentro. (...)

El hecho de que Frankl sobreviviera a esa tortura que fue el campo de concentración, lo hizo a él una persona esperanzada. Y esa esperanza que él tuvo y se hizo carne en su vida, la llevó siempre y la tuvo como bandera y es un aspecto importantísimo de la logoterapia. Si una persona no tiene un cuantum de esperanza, es difícil que pueda llevar adelante, no ya una psicoterapia, que pueda llevar adelante una vida.

U24: Cuando una persona está en un estado profundo de depresión, no hay mucha esperanza.

Dr. Oro: No, es cierto.

U24: Y entonces, ¿cómo se ve esto desde la logoterapia? Por ejmplo, una amiga mía que estuvo un tiempo deprimida me dijo que si ella pudiese borrar esa etapa de su vida, lo haría. Sentía que esa depresión no le había dejado nada, como un tiempo muerto. ¿Tiene algún sentido la depresión en nuestra vida?

Dr. Oro: Uno de los problemas más grandes que tiene la psicología como ciencia es la imposibilidad de generalizar. La ciencia se maneja mucho con la generalización, y en psicología lamentablemente no se puede generalizar. Cada persona es única, tiene puntos de vista particulares. A unos la depresión a veces los ayuda a salir de una situación, y a otros no. Y se hace muy difícil vivir con depresión. A algunos los ayuda la farmacología, a otros los ayuda un amigo. Es muy personal la situación en psicología habitualmente. Y eso torna a la psicología una ciencia muy difícil de encasillar. De todas maneras, las depresiones, hoy en día y desde hace ya muchos años, están de moda y se consume mucho antidepresivo. A algunas personas les hace bien, a otras no les hace nada. (...). Es preferible no acudir inmediatamente a los antidepresivos, porque no es lo mejor.

U24: ¿A qué se refiere con que la depresión está de moda?

Dr. Oro:  Hay una cantidad enorme de depresivos en el mundo. Hay muchísima depresión. Se diagnostica depresión. Se ve a las personas deprimidas. ¿Quién no tiene un amigo que está deprimido? A veces los fármacos no son la mejor solución. Hace unos años descubrieron, sobre todo en Inglaterra, que es donde más -me parece a mí- se practica una ciencia más sana, más abierta, que hacían mucho mejor los tratamiento psicológicos que farmacológicos. No se hacían crónicos los antidepresivos sino que se daban una etapa, para ayudar, y a su vez, la psicoterapia era una situación que también ayudaba. La logoterapia no niega la farmacología, lo que hace es no depender exclusivamente de la farmacología. En algún momento, la persona puede necesitar un antidepresivo. Lo que trata la logoterapia es que esa situación no se haga crónica. La gente en general acude a la farmacología y después se cronifica y ahí se le agrega al problema de la depresión, el problema de la dependencia de la farmacología. La logoterapia lucha contra esas cosas y logra bastante. (...)

La logoterapia es una terapia esperanzada, como siempre la definió Frankl. El paciente, en el diálogo con el terapeuta, trata de introducir en su vida un proyecto, y ese proyecto darle sentido. La logoterpaia trabaja más que nada con el sentido de la vida. Lo que le da sentido a la vida es el proyecto, es la esperanza de alcanzar un fin. Y eso es lo que mueve a la persona y lo que va trabajando con el terapeuta en las entrevistas. Eso tiende a que el paciente encuentre un sentido para vivir. No es que el terapeuta le da sentido a la vida del paciente. El paciente tiene que descubrir cuál es el sentido de su vida. El terapeuta lo puede ayudar. La logoterapia consiste en ayudar a que el paciente descubra un sentido para vivir, que está vinculado muchas veces con la esperanza de alcanzar algún fin, alguna misión que tenga que cumplir, alguien a quien ayudar, alguien a quien hacerle la vida más grata. Las distintas posibilidades que tiene el ser humano.

"(...) al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas -la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino. (...) Y es precisamente esta libertad interior la que nadie nos puede arrebatar, la que confiere a la existencia una intención y un sentido." (Viktor Frankl, El hombre en busca de sentido).