Leído

RELAJA Y EMBELLECE

Ejercicios de yoga facial, un sustituto natural del bótox

Vie, 29/03/2019 - 11:14am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Los músculos de la cara a menudo quedan olvidados a la hora de hacer ejercicio. Sin embargo, también es importante mantenerlos tonificados y ejercitados, para favorecer la circulación sanguínea, prevenir arrugas, rejuvenecer la piel y relajarse.

Contenido

"Nuestra cara es igual que nuestro cuerpo: ama el movimiento y responde bien a ejercicio", explica Fumiko Takatsu, especialista en el yoga facial, en Facebook. "No soy una partidaria del anti-envejecimiento que te va a decir que 'nunca sonrías porque causa arrugas', la vida es maravillosa, divertida, y debería ser disfrutada al máximo." 

El yoga facial es una técnica que ayuda a liberar tensión y estrés que acumulamos en los músculos faciales, mejora el tono, ayuda a reducir los dolores de cabeza y embellece la piel.

"El yoga facial es una alternativa completamente natural a los remedios anti-aging. Al practicar una serie de ejercicios faciales, podés aprender a tonificar los músculos que están por debajo de la piel de la cara, incrementar la circulación y el flujo de sangre facial, lo que resulta en una tez más joven y radiante", explica Takatsu en su web.

"La cara es la única parte del cuerpo que nunca se entrena bien, pero tiene muchos músculos bajo la piel y hace falta ejercitarlos para mantenerlos tonificados y moldeados", dijo la facialista Cecilia Wong al Huffington Post. Agregó que la técnica es "como si ejercitaras la cara en el gimnasio". 

"Los escépticos han desestimado la eficacia de los ejercicios faciales en el pasado, pero un estudio publicado hace poco en la revista especializada JAMA Dermatology ha descubierto que sí sirve para rejuvenecer el rostro", explica el Huffington Post. "El estudio, dirigido por el doctor Murad Alam, vicepresidente del departamento de dermatología de la Universidad del Noroeste (Estados Unidos), se llevó a cabo durante 20 semanas. Según informa The New York Times, se solicitó a un grupo de 27 mujeres de entre 40 y 65 años que realizaran 30 minutos diarios de ejercicios faciales durante las primeras 8 semanas y entre tres y cuatro veces por semana para las siguientes 12. Solamente 16 mujeres cumplieron el programa hasta el final. El rostro de las participantes fue fotografiado al principio, a las 8 y a las 20 semanas. Los investigadores les mostraron las imágenes a dermatólogos ajenos al estudio y les pidieron que valoraran el aspecto de los rasgos de esas mujeres. Los dermatólogos percibieron una mejoría en los rostros de las participantes, sobre todo en la definición de los pómulos, y estimaron que parecían, de media, tres años más jóvenes que en las fotos del comienzo del estudio."

El doctor Samer Jaber, del Washington Square Demratology, explicó al Post que la flacidez que se produce con la edad tiene que ver con el hecho de que el tejido que hay bajo la piel se va deteriorando y volviendo más fino con el paso del tiempo. Al ejercitar esos músculos de la cara, apunta Cecilia Wang, ese tejido se refuerza.

Si bien existen innumerables ejercicios de yoga para fortalecer el los músculos faciales, aquí arrojaremos algunos:

  1. Subí las cejas y abrí los ojos lo máximo que puedas, al mismo tiempo que intentás fruncir el ceño, recomienda la revista Elle. Repetilo un total de 10 veces cada 2 minutos. Ayuda a evitar la aparición de las patas de gallo.
  2. Apretá los dientes y abrí los labios. Intentá sonreír sin despegar los dientes durante 5 minutos. Para hacerlo más divertido, recomienda Elle, intentá repetir varias veces una misma frase mientras hacés el ejercicio.
  3. La llamada pose de "pez globo" ayuda a que la piel de las mejillas se mantenga tonificada. Llená de aire tus mejillas y hacé la boca lo más pequeña posible. A continuación, golpéalas suavemente con la palma de tus manos durante unos 30 segundos.
  4. Apoyá los dedos en la parte superior de la frente, presionando hacia arriba para que se levanten las cejas, explica la revista Telva. Abrí los ojos y mirá hacia arriba. Para activar los párpados, intentá cerrar los ojos sin dejar de mirar hacia arriba.
  5. Para realzar la zona de los pómulos, apoyá dedos índice y medio por debajo del hueso del pómulo, haciendo pequeñas presiones desde las fosas nasales y desplazando los dedos hasta las sienes.
  6. Para estirar la piel del mentón por debajo de los labios, llevá los labios entre los dientes, sugiere Telva. Apoyá los 3 dedos del medio en el hueso del mentón presionando hacia abajo para estirar la piel. Cerrá los ojos, subí un poco la cabeza sin dejar de presionar con los dedos hacia abajo. Repetilo 3 o 4 veces, respirando y relajando la cara.
  7. Para aflojar el contorno del rostro, presioná los 3 dedos del medio a la raíz del pelo en la frente empezando por el centro. Al inhalar, presioná. Al exhalar, relajá la presión. Seguí desplazando los dedos hacia el exterior de las sienes y hasta el hueso de las mandíbulas.
  8. Un ejercicio para el cuello: Apoyá el dorso de la mano izquierda estirada debajo del mentón, y sostené el codo izquierdo con la mano derecha. Mirá hacia abajo y bajá suavemente el mentón, ejerciendo una suave resistencia que debés mantener durante 5 segundos, recomienda Diana Bordón en Telva. Hacé 5 repeticiones.
  9. Sacá la lengua y apoyala detrás de los dientes inferiores, formando un arco. Apoyá la punta de la lengua bien sobre los dientes y empujá hacia afuera, tensando el arco. Repetir 3 veces.
  10. Colocá el dedo índice al principio del nacimiento de las cejas (el izquierda sobre la ceja izquierda, el derecho sobre la ceja derecha). Apretá con suavidad las cejas y hacé resistencia tirando hacia afuera con los dedos. El músculo del entrecejo intentará naturalmente unirse. Hacá resistencia hacia afuera mientras el músculo hace resistencia hacia adentro. Repetí 3 veces en cada zona de la ceja.
  11. Poné la boca en forma de la letra "o" y luego sonreí sacando el mentón hacia afuera, subiendo los pómulos todo lo posible. Retené la posición unos segundos y volvé a bajar.
  12. Abrí la boca a tope, sacá la lengua todo lo que puedas, mantené el gesto durante 5 segundos, recomienda ElIntransigente.com. Repetilo 10 veces.
  13. Torcé la nariz al máximo a cada uno de los lados. Hacerlo del lado contrario y lo mismo. Así, 10 veces.