Leído

APUNTA PSICOANALISTA

La expectativa de ser felices nos llena de culpa y la ansiedad es una nueva forma de religión

Jue, 02/05/2019 - 12:04pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La trampa de la vida moderna es hacernos creer que tenemos todo para ser felices y por lo tanto, si no nos sentimos así, es culpa nuestra. En entrevista con el portal Vice, la psicoanalista Jamieson Webster cita como un problema común hoy en día la necesidad de encontrar significado a todo, y que gran parte de su trabajo pasa por ayudar a sus pacientes a detener esa máquina llamada cerebro, constantemente procesando información. Por otro lado, advierte que el quiebre de fantasías colectivas tales como la creencia en Dios o en el iluminismo, tumbó nuestra defensa contra la ansiedad. En su lugar, esta, se ha vuelto una religión en sí misma.

Contenido

Las personas tendemos a creer que todos los "adornos" de la vida moderna han sido creados para nuestra felicidad, apunta la psicoanalista Jamieson Webster en entrevista con Gideon Jacobs para el portal Vice. Y por lo tanto, cuando no nos sentimos así, nos culpamos a nosotros mismos. 

"Esto es parte de mi libro (N de la R: titulado 'Conversion disorder', que se traduciría como 'Desorden de conversión'): No solo no sentimos enfermos en nuestros cuerpos, sino que  también nos sentimos culpables por sentirnos enfermos en nuestros cuerpos, especialmente en un mundo que nos dice que nuestros cuerpos deberían funcionar muy bien, y que se supone que nos levantemos y seamos productivos y luzcamos bárbaro y tengamos orgasmos grandiosos. ¿Quién puede hacer todo eso?" 

Webster apunta que esto no quiere decir que ella imagina que tiempos pasados fueron mejores, en una suerte de mirada nostálgica. Pero lo que sí han cambiado son las expectativas, de manera que "la vida contemporánea alimenta la expectativa de que no se supone que te sientas mal. Mientras que no veo que exista una cosa en este mundo te traiga algo más que inquietud. Creo que es muy difícil ser un ser humano." 

Si nos remontamos a los tiempos antiguos, explica la psicoanalista, abordando por ejemplo los temas de las tragedias griegas, la vida estaba siempre marcada por la guerra, la pobreza y la enfermedad. Las mujeres morían en el parto todo el tiempo. "Gran parte de los aspectos materiales de la vida han sido resueltos, y sin embargo la inquietud sigue ahí. Creo que eso es interesante: con la medicina moderna, tenemos una mayor expectativa de vida, pero no podemos esperar mucho más que eso." 

En una carta de Freud a la princesa María Bonaparte, cita Webster, él le dice sobre la depresión: "Creo que el problema con los que están deprimidos es que simplemente tienen una expectativa demasiado alta de la vida. Creen que la vida debe tener más significado del que tiene." 

"Una de las cosas que encuentro en mis pacientes es la necesidad de encontrar significado, y mucho de lo que un piscoanalista puede hacer es trabajar para detener esa máquina que está constantemente procesando información y pensando que hay algo que necesitás conseguir, solucionar, o a lo que tenés que encontrarle un sentido para sentirte mejor. Pienso también que es la razón por la que las aplicaciones de meditación están haciendo millones, billones, millones de dólares. Es porque necesitás frenar al cerebro."

"Vivimos en tiempos que muchos han caracterizado como profundamente ansiosos e inseguros", escribió Webster en un artículo en The New York Review of Books.

"Algunos psicoanalistas han apuntado a lo que llaman el quiebre de las fantasías colectivas que nos ayudaban a forjar defensas contra la ansiedad -tales como la creencia en Dios, en el Sueño Americano, en el Iluminismo, o en el Príncipe Azul, etcétera. De hecho, lo que veo en mis pacientes es que la conversación sobre la ansiedad y sus muchas soluciones paliativas inmediatas, funcionan como una nueva religión. La ansiedad y sus soluciones traen consigo una nueva serie de rituales -desde el consumo de suplementos (pastillas), a revisar las redes sociales o estoquear por Facebook."