Leído

VIDA MÁS LENTA

Relajarse es hacerse fuerte

Lun, 22/04/2019 - 4:30pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

'Cable a tierra' es una necesidad cotidiana para no enfermarse o para no padecer la consecuencia de decisiones erradas. Aquí algunas cuestiones fundamentales:

Contenido


"Algunas personas carecen de tiempo o disciplina para practicar (la meditación). Otras se confunden sobre si lo están haciendo 'correctamente' y se rinden. Y a otras simplemente no les gusta la meditación. Pero todos sabemos que necesitamos más flexibilidad atencional, emocional y cognitiva en nuestra cultura. No permitamos que los métodos y que las etiquetas interfieran. Busquemos formas de avanzar que no asusten a nadie y puedan incorporarse fácilmente en la vida diaria".
Steven Hayes,
profesor de Psicología,
Universidad de Nevada (USA).


“Permite lograr una atención más sostenida, es más, reeduca la atención, que se ha ido perdiendo con tanta información virtual y real que se recibe al mismo tiempo. Meditar fortalece la atención selectiva”, 
Daniel Goleman y Richard J. Davidson
Rasgos Alterados.


“Todo lo que hagas, grande o pequeño, es solo una octava parte del problema. Mantener la calma, aunque no logre realizar la tarea, equivale a los otros siete octavos”
monje cristiano del siglo VI. 


Según Steven Hayes, profesor de Psicología, de la Universidad de Nevada (USA), autor de decenas de libros sobre salud mental, "Elige una actividad y hazla a media velocidad. Tus patrones de atención cambian naturalmente a medida que disminuyes la velocidad. Te das cuenta de que hay secuencias de eventos dentro de las acciones y que las coordinas de una manera intencional que requiere cierto grado de atención consciente".

Para él, se trata de lograr obtener la atención plena "en cualquier momento y en cualquier lugar" sin tener que sentarse en la posición de loto. 

"Notarás la necesidad de moverte rápido y tal vez incluso dudas al estilo 'esto es una estupidez' o 'esto no funciona'. Está bien. Notando esos impulsos y pensamientos, y luego continuando en cámara lenta, practicas las habilidades de aceptación", explica Hayes.

Él recomienda ir aumentando progresivamente el tiempo de moverse a menor velocidad: "30 segundos. Luego un minuto. Y luego tal vez incluso 3 minutos".

El objetivo es reducir la velocidad con la que vamos por la vida para percibir muchas más vivencias y estar mucho más presente

Hayes: "Notarás automáticamente más facetas de la experiencia y más riqueza y complejidad, incluso en las acciones 'simples'". 

Beneficios

Uno de los beneficios de la meditación es la reducción del estrés, con mayor demanda en la edad adulta y efectos perjudiciales para el cuerpo y la mente.

El estrés es causa principal de dolores de cabeza, presión arterial alta, depresión, etc.  

Y el dedicar tiempo a la meditación provoca que la mente encuentre la calma porque la persona se abstrae de todo aquello que le quita el sueño: problemas familiares, económicos, de estudio y/o de trabajo.

Entonces, el cuerpo puede encontrar un balance, reduciendo la producción de adrenalina y cortisol. 

Los problemas no desaparecen pero aún en la adversidad es posible encontrar una mejor forma de evaluarlos y gestionarlos.

El 'estilo de vida' actual es caótico, a menudo vertiginoso, aunque a menudo puede invadir a cada persona la idea de no haber hecho útil entre tanto dinamismo.

La idea es abandonar esa rutina impuesta por el llamado 'estilo de vida'.

Encontrar una relajación y calmar los pensamientos mejoran las funciones corporales. 

Calmar la respiración, relaja los músculos y bajan la presión arterial y el ritmo cardiaco. Las células se llenan de energía.

Con el tiempo, las consecuencias son salud y calidad de vida.

Tai chi

Para quienes prefieren la actividad física antes que la actividad mental, sin duda ayuda a desacelerar la práctica del tai chi o tai chi chuan, que hoy día más que un arte marcial es una técnica de meditación en movimiento.

Lo esencial del ejercicio está representado por una o varias así llamadas formas.

Muchas formas se denominan según la cantidad de posturas o movimientos: la «Forma de 24 movimientos» o la «Forma de 37 movimientos» aunque las formas más extensas tienen más de 100 técnicas (la «Forma larga del estilo Yang» según Yang Chengfu, tiene 108 posiciones). 

La ejecución de una forma puede tomar desde pocos minutos hasta una hora y media, según la cantidad de movimientos de la forma y la velocidad de su ejecución. 

El principio fundamental del tai chi chuan es que el practicante se mueva de manera natural, relajada, suelta y fluida

No significa que todos los músculos del cuerpo se encuentren «adormecidos» sino que sólo se tensen aquellos músculos que realmente se necesitan para un determinado movimiento.

La respiración debe ser profunda, relajada y de manera natural. 

Se procura una respiración abdominal para que baje la frecuencia respiratoria. 

Los movimientos del tai chi chuan deben ser conscientes y atentos. 

Las 10 reglas fundamentales de Yang Cheng Fu

> Erguir la cabeza de manera relajada.
> Mantener el pecho atrás y enderezar la espalda.
> Soltar la región lumbar, la cintura.
> Separar lo vacío y lo lleno (distribuir el peso correctamente).
> Dejar colgar los hombros y los codos.
> Aplicar el Yi y no la fuerza física (en chino pinyin: lì).
> La coordinación de lo de arriba con lo de abajo.
> La armonía entre el interior y el exterior.
> El flujo ininterrumpido (que el movimiento fluya).
> Mantenerse quieto en el movimiento.

Un par de consejos

Daniel Goleman y Richard J. Davidson, en su ensayo 'Rasgos Alterados', advierten: “(...) meditar implica una danza vacilante entre la concentración y la mente errática. Inicialmente las ideas fluyen precipitadamente, como una cascada, lo que a veces desalienta al meditador porque crea la sensación de que la mente está fuera de control. Dicha sensación de torrente de ideas se debe a la atención que dedica a su estado natural, que las culturas asiáticas denominan ‘la mente del mono’, porque no se queda quieta”.

También: “En el día a día el constante monitoreo que llevamos de nuestros pensamientos no logra que el cuerpo se relaje, porque exige un esfuerzo mental. Al vigilar los pensamientos somos continuamente atravesados por ellos y cuando advertimos que eso sucede, debemos hacer un esfuerzo consciente para vigilarlos de nuevo”. 

Algo más: En la vida moderna los estresores son de índole psicológica más que biológica y pueden ser constantes en los pensamientos, como un jefe terrible, un conflicto familiar o un problema financiero. Esos estresores disparan las mismas reacciones biológicas, que de perdurar por mucho tiempo hacen que la persona enferme”.

Otra práctica inherente a la meditación es la autocompasión, afirman Goleman y Davidson: “Esto significa que, en lugar de criticarse, cada persona debe ser compasiva consigo misma, entender las imperfecciones y los errores como parte de la condición humana, más que como defectos individuales. Es una actitud opuesta a la autocrítica, que es habitual en el pensamiento depresivo”.

Es normal que al cerrar los ojos y escuchar la respiración, en un principio la mente se va por otro lado, lo que hay que hacer es realizar a enfocarse en el aire que entra y sale. 

Antes de meditar, se debe entrenar la mente a estar más quieta. Hay que lograr la concentración. 

Empiece a escuchar su respiración, haciendo conciencia del aire que entra y del que sale. 

Los ojos deben estar cerrados. Es importante tener conciencia de la postura. La columna vertebral, que es el canal energético principal, debe estar bien derecha. El cuello y la cabeza, en línea, relajados. 

Final

“No se trata de que cuando meditas se acaben los problemas, pero sí cambia tu manera de reaccionar a ellos”, 
Krish Benvenuti,
profesor de yoga, ayurveda y chef saludable,
co-fundador de NutrirSé y de Swastha Project.