Se la tienen jurada a Assange (y Lenin Moreno es cómplice)

Leído

JULIAN ASSANGE

Se la tienen jurada a Assange (y Lenin Moreno es cómplice)

Mie, 10/04/2019 - 12:04pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El portal WikiLeaks ha denunciado en Londres (Reino Unido) el descubrimiento de "una enorme operación de espionaje" contra Julian Assange, dentro de la propia Embajada de Ecuador en la capital británica, donde está refugiado desde 2012. Entre la información sustraída, se encuentra una nota sobre la estrategia de defensa de Assange escrita por uno de sus abogados, se informó en conferencia de prensa.

Contenido

La inteligencia militar estadounidense no le perdona a Julian Assange haber difundido diversos secretos 'sucios' del Pentágono, y también del Departamento de Estado.

Y que se haya refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres no es admisible para la seguridad y la Justicia inglesa. Tampoco para sus espías del MI6, apenas una extensión de la Central Intelligence Agency estadounidense.

Entonces, Assange luce como hombre condenado desde que Lenin Moreno llegó al gobierno de Ecuador.

Moreno, llevado al poder por su antecesor, Rafael Correa, luego marchó en dirección opuesta, en especial desde que la economía se le complicó, incluyendo un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Entre sus esfuerzos, ante la Administración Trump, de diferenciarse de Correa, Moreno cuestionó siempre el refugio político concedido a Assange e intentó o acotarlo o eliminarlo.

Todo se complicó desde los INAPapers, un escándalo que involucra al hermano del Presidente, Edwin Moreno Garcés, en la creación de una empresa offshore llamada INA Investment Group, destino de recursos fraudulentos obtenidos por el supuesto testaferro Xavier Macías Carmignani, según los allegados a Correa.

Conferencia de prensa

Lenin Moreno denunció a Assange por la obtención, inclusive, de mensajes del Whatsapp instalado en su teléfono celular, lo que Assange ha negado.

En el rifirrafe, WikiLeaks ha afirmado que descubrió una vasta operación de espionaje en contra de su fundador, Julian Assange, diseñada para lograr que el activista sea extraditado.

Calificando el hallazgo como "nuevo e inesperado", el editor en jefe del portal, Kristinn Hrafnsson, asevera que la operación es "extensa" y fue conducida "a lo interno de la Embajada ecuatoriana" en Londres (Reino Unido).

En la rueda de prensa del editor jefe del portal WikiLeaks, el periodista islandés Kristinn Harfnsson, afirmó: "Desde que Lenín Moreno [actual presidente de Ecuador] llegó al poder, Julian Assange ha vivido en una situación como del Show de Truman", ha dicho Harfnsson.

El editor ha informado que han tenido conocimiento de esta trama por una petición de dinero de un grupo de ciudadanos españoles que tenían en su posesión una "enorme cantidad de documentos", incluyendo, además de las grabaciones de las cámaras, "cientos de fotografías" y de documentos. 

Harfnsson ha dicho que quienes tenían en sus manos la documentación les pidieron dinero por disponer de ellos, por lo que han puesto el caso en manos de la policía española y, según ha afirmado, se ha abierto una investigación por extorsión. 

"Cámaras de seguridad fueron usadas para monitorear cada movimiento [de Assange] y cada una de sus reuniones con visitantes", aseguró Hrafnsson en una rueda de prensa, precisando que la operación también involucró la grabación de audio y la toma de fotografías dentro del recinto.

"Desde que Lenín Moreno tomó el poder [en Ecuador], Julian Assange ha estado viviendo en una especie de 'Show de Truman'", indicó el editor en jefe de WikiLeaks, en referencia a la película en la que un individuo —Truman Burbank— es monitoreado las 24 horas del día.

En palabras de Hrafnsson, hay una "invasión total" de la privacidad de Assange, ciudadano ecuatoriano de origen australiano, algo que "ni los prisioneros deben sobrellevar". 

El excónsul ecuatoriano en Londres, Fidel Narváez, aseveró por su parte que "Ecuador ya no está protegiendo a Julian Assange".

De acuerdo con Hrafnsson, el material fue almacenado y "muy probablemente" compartido con la Administración Trump.

Hrafnsson recuerda que en 2018  fueron reveladas acusaciones secretas contra Assange por el Departamento de Justicia estadounidense, y afirma que una orden de extradición se encuentra a la espera de ser enviada a Londres al momento en que el activista abandone la misión diplomática.

En marzo, Chelsea Manning, la exsoldado y exagente de inteligencia del Ejército estadounidense, que suministró miles de documentos secretos a WikiLeaks, fue encarcelada por negarse a declarar ante un gran jurado en un caso que, según se cree, se relaciona con Assange.

De la rueda de prensa también participó la abogada de Assange, Jenifer Robinson, quien ha anunciado que insistirán ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que adopte medidas cautelares que protejan a Assange, tal como ya solicitó en 27/12/2018 el bufete del español Baltasar Garzón.

La semana pasada el portal WikiLeaks anunció que Assange sería expulsado de la Embajada en el plazo de "horas o días", extremo que luego desmintió el Gobierno ecuatoriano. 

En opinión de Harfnsson, el hecho de que WikiLeaks anunciara esa expulsión es lo que impidió que se produjera de manera inmediata.

En 2012 Julian Assange se enfrentaba a su detención por una orden europea emitida por Suecia. El país escandinavo lo reclamaba por 2 acusaciones de presuntos delitos sexuales (sexo sin preservativo), que luego no prosperaron. 

Entonces, él se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres en junio 2012  y, tras 2 meses, el presidente ecuatoriano Rafael Correa le concedió asilo. Más adelante, le dio también la nacionalidad ecuatoriana.

Con la salida de Correa de la presidencia en 2017 y la llegada de Lenín Moreno, las relaciones entre Assange y Ecuador se han deteriorado hasta el punto de cortar sus comunicaciones (algo que, puntualmente, ya había ocurrido en época de Correa) e impedir las visitas desde el exterior salvo las de sus abogados.

Según Narváez, el Gobierno de Moreno, como "pretexto" creíble para acabar con su asilo, está "vendiendo la idea" que Assange habría 'hackeado' el teléfono del Presidente, a pesar de no tener evidencia al respecto y ante el hecho de que el periodista no tiene acceso a Internet u otras comunicaciones.