Así nos ven: pobreza, narcotráfico y todos lo mismo

Leído

TRIPLE FRONTERA, LA NUEVA DE NETFLIX

Así nos ven: pobreza, narcotráfico y todos lo mismo

Mié, 13/03/2019 - 23:32
Enviado en:
0 comentarios

Si lo que buscan es un poco acción, muchos tiros, un español mal hablado y una pizca de narcotráfico, es su película. Si buscan algo más profundo, más realista y con más ritmo miren para otro lado. Triple frontera es eso: para no pensar en nada por un rato largo (dura 2 hs) y después olvidarse de lo que vieron.

Contenido

La definición de “thriller” es: Película o novela de suspenso o misterio, que provoca una fuerte tensión emocional en el espectador o el lector. Esto no puede estar más alejado de esta película que la crítica se empeñó en clasificar como tal. 

La película sucede en una frontera. Sí. No se sabe en cuál, porque la de Paraguay, Argentina y Brasil no es. Lamentablemente no muestran ni dicen en qué país están, por qué son estadounidenses viviendo ahí ni en qué tonada hablan cuando hablan en español.

Cinco policías yanquis, en teoría, porque uno claramente es local (de nadie sabe dónde) se juntan a hacer un atraco a un narco muy poderoso “que está arruinando el país”. Las tomas y la fotografía son bellas pero muestran un país sudamericano claramente pobre, donde ronda mucha pobreza, ignorancia y droga. 

Triple frontera

Lo que sí es rescatable es que a diferencia de Narcos, por ejemplo, no demonizan al narco e idealizan a los policías estadounidenses. En esta película todos son igual de ambiciosos, corruptos e inescrupulosos. Inclusive se ve más en los cinco amigos que en el narco que prácticamente no aparece. Y que según lo que se ve en la película, este narco tiene mucho que envidiarle a Pablo Escobar por lo fácil que es para el grupo entrar en su casa y robarle.

En la travesía pasan de: “un país desconocido” a la cordillera de los Andes donde de repente caen en una selva con laboratorios de cocaína, y de la nada (a distancia de caminata) aparecen en los Andes del Sur, con montañas nevadas y caminos rocosos. Todos y todas los y las sudamericanos con los que se cruzan son morochos, tienen la misma tonada al hablar y parecen el mismo país. Colombia, Perú, Argentina, Paraguay o Ecuador es lo mismo. 

Estas fallas tienen mucho que ver con el cambio de director en la mitad del rodaje. Ya que el primer guión sí estaba pensado en la verdadera triple frontera. Esta versión salió medio pelo, con un largo de dos horas que en un momento se hacen bastante pesadas.

“‘Triple frontera’ nació como la nueva colaboración entre el guionista Mark Boal y la directora Kathryn Bigelow tras triunfar en los Óscar con ‘En tierra hostil’. La cosa no avanzaba y Bigelow abandonó el barco. Ahí entró al rescate J.C. Chandor, a quien no le faltaron las dificultades para sacarlo adelante, pero finalmente lo consiguió con la entrada en escena de Netflix.“, cuenta el sitio Xataka.

El final es interesante, inesperado y hasta un poco angustiante. Deja al espectador con un sabor amargo en la boca pero creo que eso es lo que buscaba el director a fin de cuentas. Lo que puede ser bueno, ya que a fin de cuentas genera una emoción, cosa que no se logra en la primer hora y media. 

triple

La acción que promete el trailer está toda concentrada al principio y se va desinflando hacia el final. Lo que nos deja con una sensación extraña. Si quiero ver una película de acción y sin profundidad, entonces que sean tiros todo el tiempo. Si quiero ver un “thriller”, dame suspenso y, si es necesario, algunos tiros. Pero este híbrido deja conversaciones y personajes que no profundizan, acción a medias y nada de suspenso. 

Netflix gastó mucho en publicidad empapelando las calles de Buenos Aires, apelando al público latinoamericano que, dudo muchísimo que se sienta identificado al ver la película.