Leído

LO ÚLTIMO DE HBO

Years and Years: la serie que presenta un futuro apocalíptico y nos pone en alerta

Sab, 17/08/2019 - 3:20pm
Enviado en:
0 comentarios

Si bien la serie inglesa: Years and Years, de producción conjunta entre la BBC y HBO, concluyó el pasado 18 de junio, no hay mejor momento que está semana catastrófica que vivimos en Argentina y que vivió toda la población global, para analizar que tramas de esta serie son probables o de hecho, ya están ocurriendo. Con solo 6 capitulos, Years and Years logra risas, a través de típico humor británico, llanto al estilo drama familiar hollywoodense, pero su mejor logro es causar impacto y preocupación ante el futuro catastrófico que describe, donde China y Estados Unidos pasan a estar en guerra nuclear, los refugiados se siguen muriendo en altamar, los populismos de extrema derecha ya no son sorprendentes y los adolescentes quieren deshacerse de su cuerpo y vivir en un dispositivo.

Contenido

Una de las últimas apuestas de HBO en co producción con la BBC es la serie de tan solo 6 capítulos: Years And Years. Mientras algunos dicen que es algo parecido a Black Mirror, personalmente creo que si bien tiene ese factor futurista y algo apocalípctico, el objetivo final de la serie es provocar reflexión y un cuestionamiento por parte del consumidor en cuanto a cuál es el rol que cada persona tiene en el mundo y preguntarse: ¿Es este el mundo en el que queremos vivir? Donde el hombre más poderoso del mundo es un multimillonario y ex figura del espectáculo cuyo único objetivo es jugar a la guerra comercial y a la deportación de personas?

El creador del show es nada más y nada menos que Russell T. Davies, el guionista de televisión birtánica mayormente conocido por ser el autor de la nueva versión de Doctor Who o la adaptación del libro A Very English Scandal, en una serie de televisión que por cierto está nominada a los premios Emmy del próximo 12/09 como mejor mini serie. Por otro lado, como dice el nombre de la srrie: Years and Years, la misma se basa en contar como evoluciona el mundo desde 2019 hasta 2034, pero centrado en la vida de la familia Lyons.

Los Lyons son 4 hermanos con vidas muy diferentes y sin padres, lo más cercano que tienen a una autoridad es su abuela Muriel y viven distribuidos por Inglaterra, aunque su lugar de origen es Manchester. Uno de ellos, Stephen, es el típico hombre inglés: pálido, banquero y casado con una mujer de origen afroamericano. Luego está Daniel, el hermano homosexual que en un primer momento deja a su marido y comienza a salir con Viktor, un refugiado ucraniano a quien intentan proteger durante toda la serie. 

Por otro lado, la historia comienza con el nacimiento de uno de las hijas de la hermana menor, Rosie, quien es madre soltera con 2 hijos y la enfermedad, espina bífida, es por eso que desde que nació se encuentra en una silla de ruedas. Claro que a través de los cumpleaños de ese hijo se va contando la historia y reflejando el paso del tiempo, tanto que en un momento aparece como transexual y al final de la serie está vestida como una mujer. La última hermana es la problemática, Edith Lyons, una activista de 40 años que viaja por el mundo al estilo Greenpeace pero que a principios de la serie se ve expuesta a la radiación.

Al comienzo parece una historia normal, con tramas conocidas últimamente en el mundo de Hollywood, donde las críticas a Donald Trump y la aparición de la tecnología están presentes constantemente. Sin embargo las cosas se complican cuando por la radio anuncian la reelección del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la aparición de una nueva figura en el escenario político inglés: Vivianne Rook, caracterizada por la talentosísima actriz inglesa, Emma Thompson

Si Boris Johnson, el actual Primer Ministro del Reino Unido, parece una catástrofe para la política con sus ideas de Brexit sin acuerdo y enfrentamiento con la Unión Europea, el personaje que encarna Thompson es mil veces peor, tanto que en un momento propone que solamente puedan votar aquellos que pasen una prueba de inteligencia. Da a entender que la democracia es solo para inteligentes, de alguna forma haciendo un proceso de selectividad al estilo Darwin o Hilter.

Sin embargo hay un quiebre en la historia cuando Estados Unidos decide tirar una bomba nuclear en Hong Sha Dao, una isla artificial que pertenece a China, la que fue construida para derivar personas ya que en China continental ya no había más lugar debido a la superpoblación. En ese momento Edith estaba en la isla y se contamina con radiación. Este es el momento más apocalíptico de la serie ya que da por sentado que habrá una futura guerra nuclear entre China y Estados Unidos que desencadenará directamente de la guerra comercial.

Mientras todos lo comparan con Hiroshima, después de la segunda guerra mundial, de ahí se desatan todas las desgracias de la sociedad británica y mundial, donde el sentimiento que habita en todos los ciudadanos es principalmente el odio y el típico "ahora o nunca", que por ejemplo lleva a Daniel  dejar a su marido y tener sexo con el refugiado.

Los días posteriores a la catástrofe son los que van a definir el resto de la historia, cuando todos los países entran en recesión y ninguno de los miembros de la familia Lyons puede sacar dinero de los bancos. Todas las personas se acumulan en las calles pidiendo que abran las puertas de los bancos al estilo Depresión de Wall Street en el año 1930. Es así que para Stephen es el fin de su carrera ya que pierde millones de libras, su trabajo y claro al ser mayor a 30 años y reemplazado por tecnología ya no logra conseguir trabajos estables.

Claro que en el momento que fue escrita la serie la recesión fue vista como algo posible, pero futuro y luego de una guerra nuclear. Al parecer no pensaron que el futuro estaba tan cerca, teniendo en cuenta que esta última semana países como Alemania, Estados Unidos, el Reino Unido, tuvieron desaceleraciones económicas y van camino a la recesión.

Además hace una crítica directa a lo que está haciendo y hará el proceso de globalización tecnológica y de capital humano con el mundo del trabajo. Cualquier persona que pueda ser reemplazada por tecnología, lo será y quien ronde los 50 años ya no será recibida en el mundo laboral. Sin embargo, otra vez, la visión que da la ficción es un tanto apocalíptica, personalmente creo que si bien la tecnología irrumpe en el mundo del trabajo, siempre hará empleos donde se necesiten cualidades humanas.

Lo mismo sucede con su esposa Celeste, quien era contadora pero ahora fue reemplazada por Inteligencia Artificial. A esto se le suman dos problemas a la familia: el engaño de Stephen, ya que por despecho con el mundo, le es infiel a su esposa, y por otro lado el sueño de su hija mayor, Bethany, quien es fanática de la tecnología, tanto que pasa su tiempo con un filtro de Instgram insertado en su cara. La misma lo que quiere es ser 'transhumana', es decir deshacerse de su cuerpo y pasar toda la información en su cerebro a un chip, algo que al día de hoy ya se esta estudiando y teorizando sobre eso.

Si bien no logra hacerlo, una vez más avanzada la serie, logra implantar un teléfono en su mano y hacer de su cerebro una computadora. Esto es lo que también logra hackear sistemas del gobierno de Vivane Rook, quien con sus ideas extremas es elegida Primer Ministro de Gran Bretaña.

Uno de los factores de la serie con los que más se arriesgaron desde el punto de vista de guión y producción fue la idea de que Rook cree campos de refugiados para inmigrantes. Esto mismo llegó en un momento donde Donald Trump está haciendo lo mismo en Estados Unidos para inmigrantes ilegales que pasan la frontera con México, así como también las redadas a inmigrantes. 

En el caso de Years and Years, los campos de refugiados son en realidad campos de exterminio, donde la idea de la mandataria es encerrar a refugiados "no deseados" y juntarlos con inmigrantes que se encuentran afectados por alguna enfermedad terminal, así propagar la enfermedad y terminar con la vida de todos. Algo al estilo de la Alemania nazi mezclado con viejas ideas de exterminio.

A través de estas formas hacen una crítica a la condición de los refugiados en Europa. Tal es así que: ALERTA SPOILER, cuando el novio refugiado de Daniel es deportado a Ucrania, el mismo interna salvar a su pareja y al intentar cruzar el Canal de la Mancha, entre Francia y Gran Bretaña, Daniel muere ahogado a 100 metros de la playa. ¿No les recuerda a una foto de un niño africano fallecido en la playa, publicada en 2015? 

La situación de los refugiados tomó más peso estos días cuando el barco Open Arms, todavía después de 14 días, se encuentra frente a la costa de la isla Lampedusa, en Italia, y el vicepresidente italiano de extrema derecha se niega a dejarlo entrar. Mientras que países como Alemania y España presionan para su habilitación. Hoy viernes 16/08 todavía 134 refugiándose encuentran en el mar.

En conclusión, y sin spoilear el final, a través de la familia Lyons se describe un futuro apocalíptico y terrorífico, que parece lejano pero que si nos ponemos a analizar la situación y el escenario político y económico actual, no lo es tanto. Es por eso que lo que siempre está presente en la serie es el ¿y ahora qué? ¿qué viene después de esto? Y eso es algo por lo que toda la población mundial tendría que preocuparse.

"Este es el mundo que construimos", imputa uno de los personajes principales, la abuela de la familia, Muriel Deacon (Anne Reid), frente a un mundo desesperanzado, sin empatía y al borde del abismo en el año 2034. Esa frase pertenece al capítulo final de la serie donde en un monólogo la actriz resume en 3 minutos toda la serie y claro las preocupaciones del mundo actual y del futuro.

"Hace 10 años pensé: acá estamos, lo hicimos lindo y pequeño mundo. Muy bien Occidente, sobrevivimos. Pero que tonta fui, no vi todos los monstruos que se estaban creando", dice Muriel para después asegurar que todo lo que alguna vez fue mal, es culpa de la población, ya sea por elegir a sus gobernantes o por decidir discriminar a un refugiado o a alguien distinto, o por confiar tanto en la tecnología y dejar de lado las relaciones interpersonales.

Nos quejamos, siempre, pero no hacemos ruido, dice el guionista de la serie. Nos conformamos porque sabemos, o creemos que todo va a pasar pero al hacer eso formamos las sociedades por venir. La abuela en su monólogo da el ejemplo de las cajas automáticas en el supermercado, "elegimos no ver a la cajera a los ojos", dice, y mientras todos los demás personajes se quejan del funcionamiento de las cajas, ella demuestra su teoría: todos se quejan, pero nadie actúa.

Si bien es ficción y el grueso de la población mundial no son como estos personajes, sí funcionan como arquetipos para preguntarnos cuál es nuestro rol en el mundo y qué podemos hacer para cambiarlo.