Leído

FALLA DE SAN ANDRÉS

California corrió a equiparse tras últimos terremotos: ¿Se viene el "Big One"?

Jue, 18/07/2019 - 9:16pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El fin de semana posterior a los terremotos del 4/7 y el 5/7 en el estado californiano, la gente salió corriendo a equiparse: las tiendas de artículos para acampar y los kits de primeros auxilios se agotaron. Sin embargo, los expertos aseguran que una vez que pasa el susto inicial, la gente se despreocupa y cuando hay que renovar el kit, ya no lo hacen. Es algo importante porque varios expertos prevén un terremoto mucho más devastador para el estado en el futuro. Lo llaman "The Big One" y creen que podría producirse dentro de los próximos 30 años en el lado sur de la falla de San Andrés, que lleva demasiado tiempo sin descargar grandes cantidades de energía. Podría ser muy destructivo para ciudades como Los Ángeles o San Francisco, construidas sobre esa falla tectónica.

Contenido

Todavía se siguen sintiendo las réplicas tras los 2 fuertes temblores sucedidos en California el 4/7 y el 5/7, cuyo epicentro fue a 11 kilómetros de la localidad de Ridgecrest.

Los expertos pronosticaron que se sentirán 34.000 réplicas en los 6 meses siguientes. La mayoría son de una magnitud mínima e imperceptible de 2 y 3, explica Univisión.

Los últimos terremotos, de 6,4 y 7,1 en la escala de Richter, se sintieron fuerte en gran parte del territorio aunque no hubo víctimas ni causaron grandes daños.

Sin embargo, los expertos prevén que un terremoto mucho más devastador para el estado en el futuro, al que llaman 'The Big One' (el grande).

Se cree que se producirá en la falla de San Andrés. Según algunos reportes, este evento podría ser de 7,8 u 8 grados y podría ser muy destructivo para ciudades como Los Ángeles o San Francisco, construidas sobre esa falla tectónica.

"En California, tendemos a utilizar el término Big One para referirnos a un terremoto muy grande en la falla de San Andrés, un evento de magnitud 7,8 u 8", declaró recientemente a medios locales la sismóloga Lucy Jones.

En 1906 ocurrió el último gran terremoto en San Francisco que tuvo una magnitud de 8,1 grados y su epicentro estuvo, según los expertos del Servicio Geológico de los Estados Unidos, sobre la costa de Daly City y al suroeste de San Francisco. Los datos del US Geological Survey (USGS) estiman que este tipo de terremotos se produce aproximadamente cada 200 años, pero a los científicos les preocupa no obstante el lado sur de la falla de San Andrés, debido a que lleva demasiado tiempo sin descargar grandes cantidades de energía.

Según reportes, los terremotos grandes en esa zona ocurren cada 150 años, y el último fue en 1857.

Los científicos pronostican que este sismo de gran magnitud se presentará dentro de los próximos 30 años, aunque no es posible especificar cuándo caerá.

A comienzos de este año, la estación de radio pública del Sur de California lanzó un nuevo podcast titulado: "The Big One: Tu Guía de Supervivencia".

Es importante aclarar que "The Big One" podría no estar asociado a la falla de San Andrés.

La falla de Hayward, localizada en el este de la bahía de San Francisco fue calificada como "una suerte de bomba de tiempo tectónica" por el geólogo emérito del USGS, David Schwartz. El USGS consideró en un reporte de 2018 que esta falla "es una de las más activas y peligrosas porque recorre una región densamente urbanizada e interconectada".

Otra falla, la de Puente Hills, ubicada debajo de la ciudad de Los Ángeles, también despierta temores de ocasionar un "Big One". Una ruptura de esa falla es un evento inusual, que ocurre "cada 3.000 años", según el USGS. Sin embargo si sucediera, podría ser muy destructivo para Los Ángeles.

"No se trata de si habrá un gran terremoto sino de cuándo ocurrirá", es lo que dicen los geólogos que han estudiado la zona, según la BBC.

"Uno siempre debe estar preparándose para uno grande. Esto no lo hace menos probable. Hay una probabilidad aproximadamente de 1 en 20 de que esta ubicación tenga un terremoto aún mayor en los próximos días, en que aún no hemos visto el terremoto más grande de la secuencia", dijo Jones dijo al diario británico Express.

Este miércoles 17/7, un artículo fue publicado en el diario Los Angeles Times advirtiendo a los ciudadanos estar preparados para un evento así.

Es que el panorama de los últimos temblores hizo que muchos residentes de ciudades como Los Ángeles corrieran a equiparse: las tiendas de artículos para acampar y los kits de primeros auxilios se agotaron.

Pero se teme que una vez que pase el susto inicial, la preocupación también pasará y la gente se dejará estar.

"Pese a todas las advertencias de que el Big One se acerca, las autoridades luchan desde hace mucho para lograr que los californianos se preparen para sobrevivir a un gran terremoto", escribió Hannah Fry del LA Times. Tras los temblores recientes, "el hecho de que un terremoto de igual magnitud pero en Los Ángeles, un área mucho más poblada que Ridgecrest, podría hacer un daño significativo, resonó en algunos", explica, por lo que mucha gente corrió a equiparse con aguas embotelladas y comida enlatada. 

Pero luego de que pasa el momento, vuelven a olvidarse de la precaución, dijo Richard John, profesor de Psicología de Universidad del Sur de California. "Dentro de un año o 2, cuando haga falta volver a equipar el kit, ¿tendrán el mismo sentimiento? Probablemente no", dijo. "Por lo que el ciclo continúa. En general, la gente ha construido una especie de resiliencia de que esto no es algo de lo que deberían preocuparse."

No se trata solamente de que les falten provisiones de emergencia. Según el departamento de Seguros, solamente alrededor del 21% de los dueños de hogares en Los Angeles y los condados de Orange tienen cobertura para daños producidos por los terremotos.

Antes de los temblores que tuvieron lugar el 4/7 y 5/7, habían pasado 5 años desde que el estado experimentara un terremoto de magnitud 6 o mayor.

Los expertos habían alertado que el período de calma terminaría en algún momento y que seguramente traería destrucción.