Leído

UN LARGO CAMINO

Bajas expectativas en la visita de Kim Jong-un a Putin

Mie, 24/04/2019 - 7:37pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El líder norcoreano, Kim Jong-un, ha llegado a Rusia en su tren blindado para reunirse por 1ra. vez con su homólogo ruso, Vladímir Putin. En la plaza de la estación, la delegación norcoreana ha sido saludada por una orquesta militar de la guardia de honor que interpretó los himnos de Corea del Norte y Rusia.

Contenido


El exmandatario de Corea del Norte y padre de Kim Jong-un, Kim Jong-il, estuvo de visita oficial en Rusia en 2001, 2002 y 2011. En el transcurso de estas visitas se reunió tanto con Vladímir Putin como con Dmitri Medvédev.

La visita de Kim Jong-il a Rusia en el 2011 resultó en la eliminación de una deuda norcoreana que se acumuló desde la era soviética y ascendía a los US$ 11.000 millones.  

A cambio, Corea del Norte creó unas condiciones preferenciales para los inversores rusos al ofrecerles visados de entradas múltiples y proporcionándoles comunicación móvil.

Pero estos estímulos resultaron insignificantes. 

Sin embargo, para el actual presidente del Partido de Trabajo de Corea, Kim Jong-un, es la 1ra. visita a Rusia aunque no será la 1ra. cumbre de alto nivel. 

En febrero él se reunió con el presidente de USA, Donald Trump, en Hanoi, la capital de Vietnam.

La cumbre resultó un fracaso pero el diálogo no fue cerrado pese a la sospecha que la inteligencia gubernamental estadounidense tuvo algún conocimiento especial de la intrusión que sufrió la embajada norcoreana en Madrid (España), en aquellos días..

Y antes, el Jong-un visitó a Xi Jinping en Beijing.

Es la 1ra. visita al extranjero de Kim Jong-un desde su reelección el 11/04 como presidente del Consejo de Estado norcoreano.

Tras la ceremonia de bienvenida, las limusinas de la delegación norcoreana han partido a la cercana isla de Russki, donde se encuentra el campus de la Universidad Federal del Lejano Oriente, lugar del encuentro del líder norcoreano con Vladímir Putin.

El tema central de las conversaciones será la búsqueda de una solución pacífica al problema nuclear de la península coreana, según declaró el asistente del presidente ruso, Yuri Ushakov.

Ushakov señaló que esta visita se considera "un evento clave en los últimos años" que será importante "para facilitar la resolución política y diplomática de los problemas de la península de Corea y garantizar la seguridad del noreste de Asia en general".

"No hay duda de que Rusia estará lista para hacer todo lo posible para contribuir, en la medida de sus capacidades, al proceso de desnuclearización de la península de Corea", aseguró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, llamando la atención sobre el hecho de que se trata de 2 países con una frontera conjunta bastante extensa.

Según los datos de 2017, Rusia era el segundo socio comercial más grande de Corea del Norte, pero ello constituyó tan solo el 1,4% del comercio norcoreano, mientras que China es el socio más importante con un 94,8%.

Gran parte del intercambio comercial entre Rusia y Corea del Norte estaba constituida por el tránsito del carbón ruso a China.

Según el columnista de la agencia gubernamental rusa Sputnik, Andréi Olfert, uno de los obstáculos es el sistema financiero de Corea del Norte, que está casi bloqueado: los norcoreanos suelen efectuar sus pagos en efectivo, por medio de terceros y otros métodos para esquivar las limitaciones.

Por lo cual, es poco probable que el uso del rublo vaya a aumentar sustancialmente el volumen del comercio entre ambos países, opina el columnista.

Olfert considera que uno de los temas de interés mutuo es la construcción del puente automovilístico sobre el río Tumen en la frontera entre Corea del Norte y Rusia.

El proyecto ya tiene 5 años, pero no hubo medios económico-financieros para concretarlo.

Algunos funcionarios norcoreanos consideraban que Rusia podría financiar la construcción del puente y Corea del Norte proporcionaría la fuerza de trabajo.

"Es poco probable que la cumbre actual cambie la situación de una manera significativa", afirma el columnista.

Incluso en el caso de que se solucione el problema de la desnuclearización de la península, será extremadamente difícil atraer a los inversores privados rusos a Corea del Norte, para participar de proyectos estatales tales como la construcción del gasoducto o el sistema ferroviario, concluyó Olfert.