Leído

GUERRA FRÍA TECNOLÓGICA

China tiene el control: ¿Cómo qué USA, sólo con sanciones, va a ganar la guerra por el 5G?

Vie, 12/07/2019 - 6:34am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Desde comienzos del siglo XXI que China creció exponencialmente en su economía, tecnología y comercio, es así que hoy puede darse el lujo de competir con Estados Unidos y de hasta llevar adelante una guerra comercial contra ellos. Tanto que para Estados Unidos y especialmente para Trump y sus políticas proteccionistas, es una amenaza con la que parece no poder lidiar. Sin embargo muchos se preguntan por qué el gobierno norteamericano solo apela a las sanciones y amenazas antes que a las opciones y competencia.

Guerra por el 5G: China versus Estados Unidos
Contenido

La guerra comercial entre Estados Unidos y China ahora se encuentra en una tregua, a la que llegaron los mandatarios Donald Trump y Xi Jingping en la cumbre del G-20 en Osaka, Japón cuando el mandatario estadounidense anunció que las compañías locales podrían vender a Huawei, la gran empresa tecnológica china, solo cuando las operaciones no "creen un problema de emergencia nacional". Pero esto no es la resolución para la competencia tecnológica entre Estados Unidos y China por la instalación de 5G.

Las tecnologías 5G son las redes del futuro, las que tienen la capacidad de ser un gran negocio entregando 20 gigabits de datos por segundo, que promete respuestas en menos de un mili segundo, por lo menos así lo define un artículo de la revista de política exterior norteaamericana, Forgein Affairs. Por supuesto que estas tecnologías impactarán en todos los aspectos de la vida cotidiana: desde autos que se conducen por sí solos, hasta maquinaria para la agricultura.

Es por eso quien sea el pionero en esta tecnología y logre expandirse en el mercado internacional, será quien controlará el futuro. Es por eso que a Estados Unidos le molesta tanto el actor China. De alguna forma sucede lo mismo que ocurría en la Guerra Fría, solo que los actores eran otros y la competencia era sobre ideología y arsenal nuclaear, no por tecnología.

Esto último es lo que tiene sorprendido a la comunidad internacional ya que se repiten patrones de la segunda mitad del siglo XX. Hay una competencia por abarcar el territorio e imponer la influencia del país en la mayoría de países posibles. Eso es lo que hace China en la Unión Europea, Australia o Rusia, con los cuales ya acordo establecer su tecnología 5G. 

Recordemos que la larga guerra comercial entre Trump y Xi Jingping que comenzó en 2018, después de un casi acuerdo, volvió a tensarse y está vez más fuerte que nunca ya que los aranceles a las importaciones de productos chinos subieron de un 10% a un 25%. Mientras que el pasado martes 21/05, después de haber prohibido a las empresas norteamericanas el uso de productos chinos, el presidente Trump dió a Huawei 90 días antes de que la medida se ponga en práctica. 

El gran problema de Estados Unidos es que no tienen proyectos ni tecnología para ofrecer, por eso aplean a las sanciones agarrándose de la conexión entre la empresa china y el Partido Comunista Chino, famoso por espiar a su población y perseguir minorías en su territorio nacional, lo que podría suceder en otros países si adaptan Huawei. Así lo explicó Mike Pompeo, el Secretario de Estado de los Estados Unidos: “Como una cuestión de la ley china, el gobierno chino puede legítimamente exigir el acceso a los datos que fluyen a través de Huawei". 

Sin embargo desde la empresa lo negaron reiteradas veces, ya que existen hace 30 años y nunca hubo pruebas de las acusaciones norteamericanas. Es por eso también tienen éxito en países liberales y para nada autocráticos como lo pueden ser China, Corea del Norte o Rusia, porque no hay registro de la supuesta injerencia e intervención en los gobiernos. Por ejemplo, Europa acepta a Huawei pero lo controla, algo factible para China pero no para la Casa Blanca.

En tanto, Huawei, por ahora es el único con la capacidad de ofrecer tecnología 5G y ser exitosa en eso. Además puede ofrecer los productos a un precio más bajo que sus competidores, lo que lo hace más apto para países latinoamericanos o del sudeste asiático. Por supuesto también para Europa. 

De esta forma China deja en evidencia su plan desde hace años y es crecer y desarrollar sus propias capacidades y ser los mejores.

"Solo si somos dueños de nuestra propia propiedad intelectual y tecnologías principales", explicó el presidente Xi Jingping luego de las primeras sanciones provenientes de Estados Unidos. Cumpliendo con sus dichos, China invierte gran parte del presupuesto en ciencia y tecnología, mientras Estados Unidos lo hace con la industria militar. Pero después por supuesto no puede pretender competir con el gigante tecnológico.

Hasta las mismas empresas de Estados Unidos, como lo es Google y su sistema operativo Android, necesitan de la presencia de Huawei en el territorio ya que los teléfonos chinos tenían sistema operativo Android. Hasta las sanciones, lo que llevo a la empresa china a crear un nuevo software en reemplazo de la norteamericana. 

Según lo que explica el artículo de Forgein Affairs, no existen oportunidades para Estados Unidos contra Huawei sino se ofrece un producto paralelo, una alternativa que sea viable tanto financieramente como tecnológicamente. "Tal vez utilizando la Corporación Financiera Internacional de Fomento de los Estados Unidos para otorgar préstamos para financiar equipos de Ericsson o Nokia", propone la publicación.

Aunque no sería solo eso ya que tendrían que emprender un camino de desarrollo tecnológico a gran escala a nivel nacional primeramente y luego pensar en expandirlo a otros horizontes internacionales. Pero no solo quedarse con la producción de tecnología 5G, sino que ir más allá y tal vez en un futuro ser los primeros en tecnología 6G.

Es así como las sanciones y la guerra comercial impulsada por Trump no le da ni ahora ni a futuro ningún beneficio a Estados Unidos, solamente permite retrasar la innovación y el crecimiento de Huawei, pero no frenarlo ni eliminarlo. Excepto que propongan una competencia, que presente una amenaza también para Asia, como ahora lo es para Washington. Es así que la Guerra Fría de la que hablábamos al principio no es del todo existente, ya que en el conflicto del siglo XX ambas fuerzas: la Unión Soviética y Estados Unidos tenían desarrollado la bomba atómica y el arsenal nuclear, en la actualidad  quien avanza es solo China.