Leído

LOS DOS GRANDES DE MEDIO ORIENTE

Con la ayuda de USA, los Emiratos Árabes Unidos viraron su economía a la industria de las armas

Mie, 11/09/2019 - 6:19pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Los Emiratos Árabes Unidos, uno de los principales aliados de Estados Unidos en Medio Oriente, siempre tuvo su economía basada en la producción y comercialización de petróleo, al igual que Arabia Saudita. Sin embargo, el país también recibe una gran ganancia por parte de la industria armamentística y aunque China e India estén por encima en cuanto a la presencia en el mercado, los emiratíes no se quedan atrás y hoy basan su economía en la industria de armas. Todo por supuesto de la mano del empresario, Erik Prince, quién hoy está siendo investigado por haber aparecido en el informe del fiscal especial norteamericano, Robert Mueller y del gobierno de Estados Unidos.

Contenido

Si bien los conflictos armados en Medio Oriente tuvieron su época de apogeo a fines del siglo XX y principios del siglo XXI, contando por supuesto las revueltas de la Primavera Árabe en 2011, hoy en día la industria armamentística sigue siendo una de las claves de muchas de las economías de la región, entre ellas la de los Emiratos Árabes Unidos, que por más de que su fuerte sea el comercio del petróleo, hoy muestran un gran futuro de la mano de las armas.

Hoy los Emiratos Árabes Unidos, quienes desde siempre se vieron entrometidos en medio de conflictos armados, pueden ser considerados uno de los países que mayor cantidad de armas importa en el mundo, con un 4,6% del mercado en sus manos. Claro que está por debajo de las cifras que maneja China, y mucho más de India, quienes tienen el liderazgo mundial con respecto a compra y venta de armas, algo muy peligro en su último enfrentamiento con Pakistán.

Aunque no es casual que las autoridades emiratíes hayan considerado cambiar el petróleo, aunque no es su totalidad, por las armas. Esto se debe a la entrada de Erik Prince, el fundador de la empresa militar más grande del mundo: Blackwater, que comenzó a ser reconocida y se hizo famosa luego de haber sido la protagonista de la guerra de Irak, donde recaudó la mayor parte de su fortuna al haber sido contratada por el gobierno de Estados Unidos para brindar seguridad a las operaciones del Departamento de Estado en el territorio.

El mismo también se destaca por ser uno de los partidarios más fervientes del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Además fue foco de las noticias alrededor del mundo meses atrás cuando se lo acusó de haber sido contratado por el presidente interino venezolano Juan Guaidó, para crear una fuerza militar privada para derrocar al régimen de Nicolás Maduro.

Pero volviendo a la situación de los Emiratos Árabes, primero hay que tener en cuenta que este país depende militarmente de la Casa Blanca, Estados Unidos también depende de ellos, empezando porque sus políticas son definidas de acuerdo a los objetivo del país musulmán. Aunque esto se potenció con la llegada de Prince a Abu Dhabi (ciudad capital de los Emiratos Árabes Unidos), ya que el mismo instó a la casa de Saud y las dinastías de Al Maktoum y Al Nahyan (ambas familias reinantes de distintos emiratos) a dejar el crudo de lado y enfocarse en las armas.

Aunque esto no fue ni es fácil de lograr ya que gran parte de la población emiratí está acostumbrada a vivir de la producción de petróleo, sobre todo en regiones donde viven miembros autóctonos y no están de acuerdo con la centralización del poder en Dubai. De la misma forma sucedió con países vecinos que temían que las armas empeoren el nacionalismo árabe.

Sin embargo, luego de los atentados de 2001 a las Torres Gemelas, y la Primavera Árabe que descolocó a toda la región, las cosas empeoraron con la presencia de la disparidad económica, demográfica e ideológica que existía entre los emiratos y los países de alrededor. Teniendo en cuenta que en 2014 Arabia Saudita comenzó a ser el centro del universo musulmán, "las diferencias crecían aún más entre los emiratos. Esto por su puesto desencadenen en un Ejército emiratí sin conexión", explica un artículo del medio español, EsGlobal.

"En consecuencia, en 2014 se impuso el servicio militar obligatorio, lo que se potenció y se puso a prueba con la entrada del país en la Guerra de Yemén", asegura una de las expertas del Instituto Italiano de Política Internacional entrevistada por el medio digital.

Por otro lado, el plan de militarización del gobierno emiratí no solo vino por ese lado sino que también crearon las propias empresas dedicadas a eso en el territorio. De acuerdo a lo que explica el medio, también en 2014 se fusionaron 16 empresas locales en una solo: Compañía Nacional de Defensa Emiratí (EDIC). Hoy esta misma ya es uno de los pilares económicos del país musulmán. Al igual que explican desde EsGlobal, muchos otros países de la región también quisieron ser parte de esta organización o copiar el estilo y el rol que tiene la industria militar en la economía. 

Es así que los Emiratos Árabes Unidos no lo hicieron solos ya que Arabia Saudita estaba detrás, también apoyada por Estados Unidos. Tengamos en cuenta que los saudíes son los aliados principales de Estados Unidos en Medio Oriente desde la guerra de Irak hasta el último despliegue militar de Estados Unidos en Medio Oriente por su lucha con Irán. Es así que en 2017 el gobierno de Trump aproximadamente US$ 14 millones de Arabia Saudita, lo mismo que sigue ocurriendo en la actualidad.

No solo eso ya que ambos países abrieron escuelas de guerra y máster de Seguridad en las Universidades y así los estudiantes leen autores que van desde Carl von Clausewitz como a Tucídides hasta Nicolás Maquiavelo, todos fanáticos del concepto de la guerra. Así también se introdujo a la mujer en el mundo de la guerra, cuando antes lo único que solían hacer era quedarse en su casa esperando a casarse con lo más cercano a un jeque.

Pero según explica el medio español, el objetivo de los Emiratos árabes no es solo económico, sino que también es militar y una cuestión de estrategia geopolítica ya que hoy el mundo árabe está en retroceso, incertidumbre y debilitado luego de las tan catastróficas revueltas de la Primavera Árabe en 2011. Ambos países son aliados en la lucha por la democratización, ya que sufren en un estado de incertidumbre desde 2011, cuando los poderes se desestabilizaron. En esto claro los ayuda Estados Unidos, quienes también están en contra del crecimiento de un islam político como el que existe en Egipto.

Es así que lo que creció con la ayuda del norteamericano, Erik Prince, y hoy continúa siendo respaldado por el gobierno de Estados Unidos, que es el crecimiento armamentístico de estos dos gigantes de Medio Oriente, constituye el poder de ambos países que dibujan el mapa económico y político de la actualidad, de los cuales depende, entre otros que estalle otra guerra en la región de oriente medio.