Leído

ELECCIONES EN ISRAEL

El Primer Ministro israelí complicado: busca apoyo en Estados Unidos

Jue, 21/03/2019 - 9:36am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

A solo tres semanas de las elecciones en Isarael y luego de haber estado involucrado en tres casos de corrupción, el actual primer ministro, Benjamin Netanyahu, continúa con su campaña política caracterizada por sus dichos nacionalistas en los cuales discrimina y rechaza a los miembros árabe de la comunidad israelí. En consecuencia, una encuesta realizada por la Universidad de Maryland reflejó que los resultados podrían no ser del todo positivos para Netanyahu, por lo tanto busca a su aliado, Estados Unidos.

Contenido

El Primer Ministro (PM) de Israel, Benjamin Netanyahu busca su cuarto mandato frente a las elecciones próximas, el 9/04, pero mientras tanto continúa con los mensajes xenófobos hacia la comunidad árabe que habita en Israel. En contrapartida, una encuesta llevada a cabo por la Universidad de Maryland, Estados Unidos, demostró que no todo estaría perdido para los árabes, ya que el opositor del actual PM, Benny Gantz también tiene oportunidades.

Si bien los enfrentamientos entre la comunidad árabe y judía existió desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, 70 años después existen tensiones entre los pueblos divididos por la franja de Gaza, el lugar donde ambas naciones libran una lucha armada. Actualmente, las principales cuestiones son: la soberanía de la Franja de Gaza y Cisjordania y el estatus de los Altos del Golán, entre otras cosas.

El 20/03, Mike Pompeo, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, el aliado por excelencia del gobierno de Netanyahu, viajó a Israel para: influenciar su campaña política y anticipar la reunión que la semana entrante mantendrán los líderes de Israel y Estados Unidos, el republicano Donald Trump. 

Durante el encuentro el PM llamó a la comunidad internacional a reconocer, nada más y nada menos, que los Altos del Golán (meseta ubicada estratégicamente en la frontera de Israel con países árabes como lo son Jordania, Siria y El Líbano, quienes se la disputan), como territorio israelí. 

“Si Israel no estuviera militarmente en el Golán, tendríamos a Irán en las orillas del mar de Galilea”, dijo el Primer Ministro de Israel buscando el apoyo de Pompeo ya que comparten el mismo enemigo. 

El primer ministro israelí, miembro del partido político derechista, Likud, se encargó, desde su primer mandato, de dificultar la vida diaria de los árabes en Israel. Por ejemplo, en su campaña más reciente dijo: "Israel es el estado-nación del pueblo judío, y de nadie más", luego agregó, "los ciudadanos árabes tienen 22 estados-nación a su alrededor y no necesitan otro", lo que provocó mayor apoyo por parte de la derecha israelí.

Aunque el año pasado, los árabes ya fueron sacudidos por las medidas de Netanyahu, cuando se aprobó una ley básica que declaraba a Israel como solamente el estado-nación del pueblo judío. Un golpe a los ideales de igualdad y tolerancia.

Sin olvidar que su principal eje de campaña es, al igual que en ocasiones anteriores, la preservación de la cultura y religión judía y la demonización de las demás. "Benny Grantz, (el candidato opositor) entregará partes de la patria a los árabes”, dijo el PM en referencia al conflicto palestino-israelí y recalcando que en caso de no ganar él, los “enemigos” árabes se apoderarán del territorio judío. 

De cara a las elecciones, los votantes árabes, conforman sólo una quinta parte de la población, que de acuerdo a la encuesta mencionada anteriormente, podría ayudar a lograr la caída del PM. 

Las pequeñas comunidades árabes existentes, como los drusos (una minoría religiosa cuyo idioma de origen es el árabe), que demuestran lealtad al gobierno y que mayormente votan a partidos de derecha, pueden ser la excepción en las próximas elecciones ya que sus dichos contra los árabes también afectaron a este grupo leal que, por ejemplo, sirvió reiteradas veces para el ejército israelí. 

Según, Shibley Telhami, la directora de la Encuesta de Problemas Críticos de la Universidad de Maryland, grupos como los drusos están apoyando a Benny Grantz, por lo menos por ahora.

A pesar de la división ideológica y religiosa existente en territorio israelí, como mostró otra encuesta realizada por Telhami: parte de la comunidad árabe se considera tanto árabe como israelí.

"Créanme, en el mercado, en la calle, nosotros y los judíos vivimos juntos, nuestro problema es solo con Netanyahu, el ala de extrema derecha”, dijo Raja Mahmeed, un pescadero.