Leído

AL RESCATE DE LOS NEGOCIOS DE TOTAL

Impactó Macron en el G7 invitando al canciller iraní, Zarif

Lun, 26/08/2019 - 7:44am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Emmanuel Macron devino en coprotagonista del encuentro del G7 en la francesa Biarritz. El otro personaje de la jornada no fue del G7 pero llegó a escena para dialogar / negociar con Macron: Mohammad Javad Zarif, canciller de Irán, en  un evento que sorprendió a casi todos, y fue un golpe impactante del Presidente de Francia, dueño de casa que protege a los muchísimos intereses de la petrolera Total en tierra iraní, de la paranoia de Donald Trump y el gobierno de Israel. 

Reunión de los líderes del G7 en Biarritz, Francia.
Contenido

El ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, ha aterrizado este domingo 25/08 en Biarritz, Francia, en un avión privado, invitado por el presidente francés, Emmanuel Macron

Biarritz, una elegante localidad junto al mar en la costa vasca del suroeste de Francia, con 25.000 habitantes permanentes, frecuentada por la realeza europea durante el siglo 19. Más recientemente es el destino de amantes del surf, con largas playas y ola interesantes.

El aterrizaje sorpresa del jefe de la diplomacia iraní fue una exclusiva del sitio web especializado Flightradar24.com: el Airbus A321 despegó de Teherán y aterrizó en el aeródromo de Biarritz pasadas las 14:00. El aeropuerto estaba cerrado a todo el tráfico aéreo desde primera hora del viernes, y entonces sólo podía tratarse de un pasajero notable. Poco después llegó la confirmación de Teherán.

Fuentes de la televisión iraní, que difundieron la noticia, añadieron minutos después que Zarif no pensaba entrevistarse con Donald Trump, quien ha ordenado sanciones específicas contra Zarif, en su guerra loca contra Irán, en la que se empeña tambien el presidente argentino Mauricio Macri, necesitado de la influencia de Trump en el Fondo Monetario Internacional.

Zarif llegó a Biarritz y se reunió también con el canciller francés, Jean-Yves Le Drian.

Ante algunas especulaciones el portavoz de la misión iraní ante la ONU, Alireza Miryousefi, aclaró en Twitter: “No hay encuentro con los estadounidenses en Biarritz”.

Francia integra el 5+1 que acordó en su momento con Irán la suspensión del desarrollo nuclear del régimen islámico chií, a cambio de acabar con sanciones diversas de Occidente. Apenas llegó al poder, Trump, por sugerencia israelí, canceló todos esos acuerdos y retiró a USA del 5+1, iniciando el actual capítulo de tensiones en el Golfo Pérsico, empujando a Irán hacia Rusia y China, e impactando en el precio del petróleo.

La presencia de Zarif en Biarritz, aunque fuese al margen del G-7, fue un gran golpe mediático de Macron, pero el anfitrión dejó en incómoda posición a sus huéspedes.

Zarif y Le Drian estuvieron en el Ayuntamiento de la localidad, a unos metros de donde estaba reunido el G7, en el hotel Bellevue, donde se pudo ver al presidente francés sentado entre Angela Merkel y Trump.

Trump

¿Estaba al corriente Trump de la iniciativa francesa? Fuentes del Elíseo dieron a entender que sí porque Macron reveló lo que estaba por suceder. Pero nadie quiere decir cuándo se lo dijo. Algunos afirman que se lo explicó cuando Zarif ya estaba aterrizando en Biarritz. 

¿Fue durante el almuerzo 'tête à tête' bajo un parasol del Hotel du Palace? Habrá que estar atentos a la cuenta de Trump en Twitter.

Trump respondió con un "no comment" al ser preguntado sobre la presencia de Zarif y los canadienses tampoco quisieron contestar. 

Zarif no es admitido como interlocutor por Washington, que lo incluyó en la 'lista negra' de ciudadanos iraníes que tienen embargadas sus cuentas bancarias en territorio estadounidense, si es que tuviera alguna.

La delegación italiana dijo haberse enterado de la visita por un despacho de la agencia France Presse.

Una fuente del Elíseo ha calificado de "positivo" el encuentro entre el ministro iraní y Macron, que duró 30 minutos. 

Con Le Drian, la reunión se alargó hasta completar las 3 horas. El objetivo habría sido discutir con Europa planes para atenuar la crisis, como reducir algunas sanciones estadounidenses o suministrar a Irán algún mecanismo de compensación económica.

A este encuentro asistieron funcionarios de los gobiernos alemán y británico. 

Zarif se marchó de inmediato de Biarritz, aunque dejó colaboradores para diálogos que proseguirán hasta el lunes 26/08 inclusive.

Macron compareció ante los medios para dar una versión oficial consensuada: "Nuestras discusiones han definido dos líneas comunes. Ningún miembro del G7 quiere que Irán pueda tener nunca el arma nuclear (...) y todos los miembros del G7 están comprometidos a fondo con la estabilidad y la paz en la región, así que no quieren emprender ninguna acción que puedan comprometerla". 

Según France Info, cadena pública de información, "Fuentes diplomáticas han afirmado a la AFP que los dirigentes habían acordado "encargar al presidente francés Emmanuel Macron discutir con Irán, sobre la base de sus intervenciones y de dirigir [a Teherán] un mensaje" común. 

Trump salió casi de inmediato a marcar el terreno de su simpático interlocutor. Según él, lo del 'mandato formal' a Macron "no se había discutido en la cena" de los líderes.

Desde que en 2018 retiró a su país del acuerdo de 2015 en Viena (Austria), que limitaba el desarrollo nuclear del país de los ayatolás a cambio del levantamiento de las sanciones, Trump rompió el frente occidental pero no consiguió que nadie le acompañara en el giro. Un fracaso.

Desde hace 3 meses, Macron se esfuerza por evitar la escalada entre Washington DC y Teherán. La petrolera francesa Total tiene intereses muy importantes en Irán.

Diferencias

Trump insistió el domingo que mantiene buenas relaciones con los líderes de un grupo que incluye al Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón, además de USA.

Pero se conocen divisiones sobre varias cuestiones, desde la creciente guerra comercial de USA y China hasta las ambiciones nucleares de Irán y Corea del Norte, así como también la cuestión de si debería ser admitido nuevamente dentro del grupo el presidente ruso Vladimir Putin.

Rusia fue excluida de lo que solía ser el G8 en 2014 después de que anexó la región de Crimea, en el marco de su choque con Ucrania y luego apoyó una rebelión contra Kiev en la región industrial de Donbas, en el este ucraniano.

Un responsable europeo que se abstuvo de dar su nombre dijo que Rusia era el tema más complicado que se discutió en una cena el sábado por la noche. Japón se mostró neutral mientras que Italia se inclinó ligeramente hacia la posición de USA.

La conversación “se puso un poco tensa por esta idea de que el G7 es un club de democracias liberales (...) ese punto claramente no fue compartido por el Presidente de USA”, dijo el funcionario.

El argumento de Trump fue que en varias cuestiones, como Irán y Siria, tenía más sentido que Putin se involucrara en las discusiones, dado que es un actor clave en esos sitios.

El encuentro del G7 tiene lugar además en un contexto de preocupaciones de que una desaceleración económica mundial pueda agudizarse por la escalada en la guerra arancelaria entre Washington y Beijing.