Leído

EN MEDIO DE NUEVAS SANCIONES CHINAS

La Fed admitió riesgos económicos y abrió la puerta a nuevos cambios, pero no contentó a Trump

Vie, 23/08/2019 - 2:55pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Tan solo horas antes de que desde China amenacen con aplicar nuevas sanciones a los productos de exportación de Estados Unidos, las cuales entrarán en vigencia el próximo 1/09, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, dio su discurso tan esperado por lo mercados y por el mandatario Trump y dijo que si bien la economía norteamericana se está enfrentando a múltiples riesgos, todavía no se tomará ninguna decisión. Si bien el banquero abrió la puerta para posibles recortes de las tasas de interés en el futuro, para Trump no fue suficiente ya que lo llamó "enemigo" del país.

Contenido

Este viernes 23/08 los mercados internacionales y el mismo presidente Donald Trump, estaban atentos a las declaraciones del jefe de la Reserva Federal, Jerome Powell, ya que una de las últimas veces que habló anunció lo la baja de las tasas de interés de Estados Unidos por primera vez en casi 10 años. Sin embargo sus dichos se vieron algo opacados por los anuncios de China en cuanto a la nueva aplicación de sanciones sobre los productos norteamericanos.

Es así que se perpetúa la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que a este paso muchos creemos que parece no tener fin. A esto justamente se debe la principal preocupación de las autoridades de la Reserva Federal (FED), dado que son ellos quienes controlan las políticas monetarias y financieras del país. El mismo se mostró consternado por la realentización de la economía global y la posible recesión que enfrentan la mayoría de los países más ricos del mundo.

"La incertidumbre de la política comercial parece estar jugando un papel en la desaceleración global y en la debilidad de la manufactura y el gasto de capital en los Estados Unidos", aseguró el banquero en su discurso anual en Jackson Hole, en el estado de Wyoming, durante la reunión de la Fed. Sin embargo lo que no hizo fue asegurar una nueva baja de tasas de interés.

Recordemos que el pasado 1/08, en la reunión final de julio de la entidad, el mandatario del Banco Central estadounidense decidió recortar en 0,25% las tasas de interés. Si bien no fue "a gran escala", como tal vez esperaba el presidente Trump, fue un movimiento más que arriesgado para el Banco Central norteamericano, quien no reduce las tasas de interés desde la crisis financiera de 2008, para poder evitar grandes cifras inflacionarias, uno de los mayores temores de la política monetaria y de los políticos de estadounidenses.

Además, tengamos en cuenta que Powell y Trump libran una lucha de egos y de poder desde principios de su mandato, ya que el republicano quería quitarle de alguna forma la soberanía a la Reserva Federal, tanto que el mismo en su momento había amenazado con remover a Powell si este no "tomaba la decisión correcta" y reducía las tasas de interés.

En consecuencia, y luego de los dichos de este viernes de Powell, Trump volvió a cargar contra él y lo tildó de mayor enemigo de Estados Unidos. “Como de costumbre, ¡la Fed no hizo NADA! Es increíble que puedan "hablar" sin saber o preguntar qué estoy haciendo, lo que se anunciará en breve ", dijo el presidente en su cuenta de Twitter. Al parecer para Trump la paciencia de Powell no es suficiente, y tampoco es la idea correcta.

Claro que luego de los dichos de Powell los precios del Tesoro subieron ya que al parecer se esperan más acciones por parte de la FED. Esto por supuesto volvió a aumentar cuando Trump se refirió a las nuevas sanciones chinas y aseguró que habría respuesta por parte del gobierno norteamericano. 

Tengamos en cuenta que el escenario al que se enfrenta la Reserva Federal no es el mismo al que lo hacían en julio cuando decidieron recortar las tasa, ahora todo es peor porque los países de América Latina, como Argentina, México y Brasil implosionaron y en Alemania y el Reino Unido las cosas tampoco vienen muy bien. A esto por supuesto se suma la situación en Hong Kong, donde las protestas continúan a diario y afectan los mercados del país.

"En principio, cualquier cosa que afecte las perspectivas de empleo e inflación también podría afectar la postura apropiada de la política monetaria, y eso podría incluir la incertidumbre sobre la política comercial", dijo Powell.

A estas catástrofes se le suman las nuevas sanciones tanto por parte de Estados Unidos y las recientes por parte de China. Como ya informó previamente Urgente 24, el primer domingo de septiembre, Beijing comenzará a imponer 2 aranceles del 10% y otros 2 del 5% que, en conjunto, afectarán a un total de 1658 productos estadounidenses.

Durante sus reflexiones y explicaciones el banquero norteamericano explicó que: "la baja inflación parece ser el problema de esta era, no la alta inflación. No obstante, en el improbable caso de que haya signos de un retorno de la inflación demasiado alto, contamos con herramientas comprobadas para abordar esta situación", aseguró en referencia a otro posible recorte de las tasas de interés. 

Si bien todavía no hay indicios de que esto ocurrirá, la presión de Trump y de los mercados parecen necesitarlo. Aunque no habrá ningún anuncio oficial hasta el 17 y 18 de septiembre en la reunión mensual de la Fed.