Leído

FRANCIA VS. BOLSONARO

Macron impulsa el debate del Amazonas en el G7

Jue, 22/08/2019 - 9:11pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Mientras el Amazonas sigue en llamas y el presidente Jair Bolsonaro sin tomar una decisión con respecto a la peligrosa situación que está afectando a la población, a la fauna y a la flora de la región, el que sí intenta dar una solución es el presidente francés, Emmanuel Macron. Es así que tras el escándalo mundial que los incendios selváticos generaron, el mandatario europeo prometió que se abordará un debate sobre el Amazonas en el próximo G7 al cual asistirán los líderes más poderosos del mundo.

Contenido

A tan solo 2 días del inicio de la cumbre de los países más importantes e influyentes del mundo, el G7, al cual asistirán: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, y frente a la crisis que está atravesando Brasil con el incendio de la región del Amazonas, o como algunos les gusta llamarlo, "el pulmón del mundo", el presidente francés Emmanuel Macron aseguró que una de las temáticas a debatir será el Amazonas.

Una de las causas más defendidas por el mandatario europeo es la lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente, todo lo que tenga que ver con ella, tanto que eso casi hace fracasar el acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea. Es en este punto en que nace también la enemistad del francés con el norteamericano, Donald Trump, teniendo en cuenta que este último abandonó el Acuerdo de París a poco tiempo de asumir su presidencia.

Esto por supuesto afectó en la relación de Europa con el Mercosur porque, el presiente brasileño, Jair Bolsonaro, en primer lugar es un fiel seguidor de Trump, este es casi su gurú, y por otro lado él mismo no es fanático de la defensa del cambio climático. Es así que el presidente argentino, Mauricio Macri, tuvo que intervenir en las negociaciones entre el brasileño y el europeo para poder concretar el acuerdo.

De esta forma, el mandatario de Brasil optó por dejar de lado por esta vez al presidente Trump y aceptar las proposiciones de Macron con respecto a su permanencia en el Acuerdo de París, ya que muchas veces había amenazado con retirarse. En consecuencia llegó el histórico acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, que significaría US$ 87.500 para Brasil (cifra que seguramente no invertirá en medio ambiente).

Sin embargo, ahora Bolsonaro parece haber mostrado sus colores verdaderos porque hace más de 16 días que el Amazonas está en llamas y el líder de extrema derecha no hace nada para salvarlo. Contrariamente, lo único que sabe decir es que las ONG, que en realidad se encargan de proteger la región, fueron las culpables de los incendios. En tanto, la oposición, las Naciones Unidas, y hasta el Vaticano están en su contra.

Ahora se le sumó Macron que llamó a todos los países del G7, incluido Trump, a debatir el problema de la región que comparte Brasil, Bolivia, Colombia y Venezuela, entre otros. 

"Nuestra casa está ardiendo. Literalmente. La Amazonía –pulmón de nuestra planeta que produce el 20% del oxígeno– está en llamas. Es una crisis internacional. Los miembros del G7, nos reunamos dentro de dos días para hablar de esta situación de emergencia",escribió el presidente en su cuenta oficial de Twitter.

Sin embargo, momentos antes de que el mandatario francés realice su publicación, el canciller de Brasil, Ernesto Araújo, aseguró que se establecerá un grupo de trabajo junto con Francia para discutir la desforestación en la región afectada. Esto llega como un cambio en la política del gobierno de Bolsonaro ya que reiteradas veces había rechazado la ayuda del país europeo. Por su parte, el canciller francés Jean-Yves Le Drian aseguró que Francia finalmente invertirá 9 millones de euros en un proyecto de cooperación en la Amazonia.

"Estamos decididos a continuar estos esfuerzos y trabajar con todos los actores de la región (países, autoridades locales, ONG, el sector privado) comprometidos con la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París y la adopción en 2020 de los próximos objetivos mundiales para la protección de la biodiversidad", explica el texto de la Cancillería.