Leído

CRISIS GLOBAL

Mientras Merkel intenta evitar la recesión, los votantes de Trump pierden la fe en su política económica

Vie, 16/08/2019 - 10:22pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Como ya informamos desde Urgente 24, las economías más fuertes alrededor del mundo están en crisis y cercanas a la recesión, entre ellas la del Reino Unido, Estados Unidos y Alemania. Es así que según informó el diario alemán Der Spiegel, el gobierno de Angela Merkel ya está preparado para aumentar la deuda del país para evitar caer en una recesión. En tanto, el presidente Donald Trump, quien parece haberse dado cuenta que su juego de guerra comercial con China no tuvo los resultados esperados y puso en peligro la economía norteamericana, sus votantes también pierden confianza en sus medidas económicas.

Contenido

El pasado miércoles 14/08 Alemania, el país con la economía más fuerte del mundo y quien lleva el volante financiero de la Unión Europea, anunció que la deuda alemana también estaba sufriendo consecuencias de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, ya que los plazos de bonos a 30 años se mantenían en positivo hasta semanas atrás cuando comenzaron a ir para el lado negativo.

Es así que este viernes 16/08, según lo que informó el periódico alemán Der Spiegel, el gobierno alemán liderado por Angela Merkel, se estaría preparando para encarar un "déficit presupuestario", es decir donde los gastos del Estado son mayores a las ganancias del mismo. Es por eso que, citando fuentes del Ministerio de Finanzas y de la cancillería, aseguró que los organismos piensan aumentar la deuda del país para "compensar un déficit fiscal", explicó la publicación.

Tengamos en cuenta que Alemania, luego de la Segunda Guerra Mundial, con la ayuda de Estados Unidos y de la OTAN, comenzó a recuperarse y a tener un éxito económico que nunca antes había tenido. Además dejó de lado las ideas vengativas que inspiraron al régimen nazi y las ideas nacionalistas para enfocarse en la construcción de un organismo supranacional e institucional como luego lo fue la Unión Europea, de la cuál hoy controla las finanzas y la política monetaria, es así el apoyo más grande del Banco Central Europeo. En consecuencia su caída sería una catástrofe para toda la Unión Europea, especialmente para países como Grecia o Croacia que no tienen la misma capacidad de producción que los alemanes.

Es justamente por eso que una posible recesión alemana pone en riesgo a todo el mundo, empezando por Europa, lo que significaría una gran devaluación del euro, que ya estuvo teniendo lugar estos días últimos días económicamente catastróficos. A esto por supuesto se le suma la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Otra de las grandes potencias del viejo continente abandonaría el barco el próximo 31/10, y lo peor de todo, al parecer sin acuerdo de salida.

Recordemos que la economía británica también demostró no estar pasando por su mejor momento el viernes pasado cuando  el PBI del Reino Unido se contrajo en un 0,2%: algo que no ocurría hace casi 7 años. Pero eso no es todo ya que la libra también cayó en relación al dólar. Esto fue reforzado por la figura del nuevo Primer Ministro, Boris Johnson, quien asegura querer concretar un Brexit duro y sin acuerdo por más que eso signifique hace temblar las estructuras de los mercados.

Pero volviendo a Alemania, a principios de semana, la mandataria Merkel sugirió el comienzo de una etapa pro activa del gobierno, aunque al mismo tiempo dijo que todavía no era seguro poner en marcha un plan de recortes de gasto público y menos de aumento de la deuda. Además, teniendo en cuenta que a diferencia de la Constitución norteamericana, la alemana dice que hacer en caso de crisis.

Según explica Bloomberg, la Contitución alemana estipula que "la deuda federal neta, puede aumentar solamente un 0,35% de la producción si hay un crecimiento del PBI", algo con lo que Alemania nunca tuvo problemas. Claro que si bien todavía no hay una decisión tomada, los empresarios y la oposición se están poniendo ansiosos reclamándole a Merkel una solución, ya que la contracción de la economía alemana, la cuál en el segundo trimestre se cree que crecerá solo un 0,6%, es preocupante.

En tanto, Trump tiene el agua hasta el cuello, y sus votantes lo saben y hasta pierden la fé en sus políticas. Según informó Bloomberg, los republicanos no creen en la eficacia y capacidad de los altos puestos del poder ejecutivo: Trump, es así que el principal fuerte de Trump de cara a las elecciones presidenciales de 2020, la economía, se ve en problemas.

Según la Universidad de Michigan, los votantes perdieron la confianza en el consumidor, algo que históricamente no es así cuando el presidente de tu partido está en el poder. Así lo justifico ante Bloomberg Richard Curtin, director de la encuesta de Michigan: "los anuncios de nuevos aranceles en una guerra comercial con China están pesando sobre las decisiones de compra, ya que los consumidores esperaban que la inflación afectara el poder adquisitivo de sus cheques de pago".

Sin embargo Trump no parece estar preocupado por esto, o por lo menos esto es lo que quiere mostrar, ya que el pasado jueves 15/08, no le confirió demasiada relevancia a los indicadores económicos que apuntan a la recesión.  “La economía es increíble. El consumidor, probablemente por encima de todo, el consumidor lo está haciendo increíblemente ”, dijo pero sin estar al tanto de la encuesta de Michingan.

Pero eso no es todo el escenario, mientras el mandatario dice no creer en las malas especulaciones, el mismo, el pasado miércoles habló telefónicamente con 3 de los más importantes ejecutivos de Wall Street: : Jamie Dimon de JPMorgan Chase & Co., Brian Moynihan de Bank of America Corp. y Michael de Citigroup Inc. Corbat. Frente a un desplome de la Bolsa, el presidente se desesperó.

Si bien no se conocen los detalles de las conversaciones ya que tanto desde la Casa Blanca, como de Wall Street, todos decidieron no hablar con la prensa. Aunque como ya vimos en las jornadas pasadas en los mercados, el accionar de Trump sobre China mantuvo a los inversionistas en un limbo y al límite, temerosos a hacer negocios. Es por eso que también cayeron los bonos de Estados Unidos y países como Rusia se están deshaciendo de ellos y comenzando con un proceso de desdolarización.