Leído

DOS ATENTADOS EN UNA SEMANA

Mientras Nueva Zelanda prohíbe las armas, Bolsonaro las utiliza

Vie, 15/03/2019 - 8:05pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

A lo largo de esta semana, tuvieron lugar dos atentados en manos de jóvenes armado, uno en Brasil, el miércoles 13/03, otro en Nueva Zelanda por la mañana del viernes 15/03, entre ambos ataques murieron casi 60 personas. La única diferencia entre los ataques fue el lugar, dos mezquita musulmana y una escuela pública, respectivamente y la razón. Aunque también, fue diferente la reacción de los líderes políticos del país: la primer ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, promete cambiar las leyes de portación de armas, mientras Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, continúa exaltando las ventajas de los revólveres.

Contenido

El viernes 15/03, un joven de 28 años atacó, con 5 armas en su poder, la mezquita, Al Noor, ubicada en Christchurch una ciudad de la isla sur de Nueva Zelanda. Luego, una vez en su auto, condujo aproximadamente 5 kilómetros y se dirigió a su segundo destino, otro templo islámico donde también abrió fuego, la mezquita Linwood Masjid. Entre ambos ataques, murieron 50 personas.

Brenton Tarrant, fue el atacante australiano de extrema derecha que sostiene la teoría de que la mayoría blanca europea está siendo reemplazada por inmigrantes del Norte de África, en su mayoría musulmanes, lo que le dio el objetivo perfecto de las mezquitas.

Horas después de la masacre, el primer ministro australiano, Scott Morrison, describió al detenido como un "terrorista violento de extrema derecha", mientras que la primer ministro de Nueva Zelanda, Jacinda Arden en conferencia de prensa dijo: “se trata de uno de los días más oscuros de la historia neozelandesa”.
 
"Puedo decirles solo una cosa ahora mismo, nuestras leyes de armas cambiarán", aseguro Ardern en conferencia de prensa. 

 

Actualmente en Nueva Zelanda, cualquiera que sea mayor de 16 años y cuente con una licencia de portación de armas básico, puede tener en su poder cualquier número y tipo de armas de fuego, sin registro oficial alguno. Es por eso que el atacante poseía armas adquiridas legalmente.

Mientras tanto, en Brasil, el miércoles 13/03 se produjo un atentado en una escuela de la ciudad de San Pablo donde murieron 8 personas: 6 alumnos y 2 miembros del staff de la institución. El mismo llevado a cabo por dos jóvenes ex alumnos, quienes a diferencia del joven australiano, se suicidaron tras cometer el crimen. 

Luego del ataque, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dirigió sus condolencias vía Twitter a las familias afectadas así como también lo hizo su vicepresidente y miembros del partido opositor. Aunque luego, llegaron algunas declaraciones un tanto polémicas en defensa a la portación de armas, ya que es una de las principales políticas del mandatario.

Como si fuera poco, uno de los atacantes, Guilherme Taucci Monteiro, según su nombre de usuario en Facebook, era seguidor del presidente de extrema derecha brasileño. El adolescente había publicado fotografías de Bolsonaro junto con la frase "mi candidato es apoyado por la policía y el suyo es buscado por ella", en referencia a la situación actual del ex presidente Lula da Silva

El primer mandatario brasileño, el jueves 14/03, según dijo la periodista, Renata Lo Prete, del canal Globo News, explicó que duerme con un arma al lado de la cama, ya que no se siente seguro en el Palacio de Alvorada (residencia presidencial de Brasil). Luego su hijo menor, Eduardo Bolsonaro, empeoro la situación al comparar la tenencia de autos con la de armas.

"Mi crítica es que en Brasil debería existir  un estudio sobre el uso defensivo del arma y no del uso agresivo. El arma es un pedazo de metal, hace tan mal como un automóvil. Armas no matan a nadie, lo que matan son las personas”, explicó el político minimizando la situación.

Como los episodios violentos no acaban, la mañana del viernes 15/03 en Brasil, un profesor de la Escuela de Música, fue detenido por haber entrado con un cuchillo y una bestia (arma que lanza dardos) a la Secretaría de Educación del Distrito Federal, cuando la Policía Militar se acercó, pidieron ver el contenido de la mochila y él se había negado.