Leído

FINAL DE 25 AÑOS ISLÁMICOS EN LA CIUDAD TURCA

No tuvo opción: Erdogan felicitó a Imamoglu, ganador en Estambul

Lun, 24/06/2019 - 10:21am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La oposición socialdemócrata de Turquía logró una victoria histórica contra el partido del presidente Recep Tayyip Erdogan al obtener la mayor alcaldía del país, el Ayuntamiento Metropolitano de Estambul. Fue la repetición de los comicios celebrados en marzo y luego anulados. Así terminaron 25 años de dominio islamista en Estambul. El candidato del Partido Republicano del Pueblo (CHP), Ekrem Imamoglu logró el 54% de los 8,8 millones de votos. Hasta este año virtualmente desconocido de la política turca, Imamoglu se ha convertido en un símbolo de la oposición al mandatario. El presidente Erdogan ha felicitado a Imamoglu por su victorial.

Contenido

"La voluntad nacional ha aparecido otra vez hoy. Felicito a Ekrem Imamoglu, que ha ganado los comicios, según los resultados provisionales", escribió el presidente Recep Tayyip Erdogan en su cuenta de Twitter.

Según los datos difundidos por el diario oficialista 'Daily Sabah' en su página web, Imamoglu ha ganado las elecciones con un 54,03% de votos frente al 45,09% del ex primer ministro Binali Yildirim, del Partido Justicia y Desarrollo (AKP), que lidera Erdogan, según el 99,37% del escrutinio.

"Uds. han protegido nuestra centenaria tradición democrática. Gracias, vecinos", dijo Imamoglu en rueda de prensa tras conocerse los resultados de los comicios.

En particular él ha destacado el trabajo de campaña y el de los fiscales de mesa, a quienes llamó "héroes de la democracia", y les ha instado a no dejar de vigilar las urnas hasta que se anuncien los resultados oficiales para evitar así cualquier atisbo de irregularidad como el que propició la repetición de la votación en Estambul.

Así, Imamoglu ha reivindicado un "nuevo comienzo" para Estambul dejando atrás la "extravagancia, arrogancia, derroche y marginalización". "Turquía ha ganado estas elecciones, no un solo partido. Lo verán con el tiempo. No serán marginados (...). Esta es la tarea más honrosa de toda mi vida", ha apuntado.

Las elecciones tuvieron que ser repetidas este domingo 23/06 tras ser anuladas el 31/03 ante presuntas irregularidades. Imamoglu también ganó en aquella ocasión pero por menos del 0,2%. Su victoria supone ahora un revés político para el presidente turco.

No ha funcionado la estrategia de la facción del partido de Erdogan que insistió en volver a las urnas. 

Le hubiera resultado mejor permitir a la oposición la pequeña ventaja lograda y arrojarle encima la sombra de un presunto fraude que deslegitimara a Imamoglu ante muchos turcos.

Imamoglu ya había expresado su intención de reunirse cuanto antes con el presidente Erdogan. "Me dirijo a usted, jefe del Estado, presidente Erdogan. Estoy listo para colaborar en armonía con usted en las cuestiones urgentes que necesita Estambul tales como la seguridad frente a terremotos, la construcción del metro, los refugiados y demás", ha enumerado.

Imamoglu obtuvo casi 9 puntos de diferencia sobre su contrincante, Binali Yildirim, del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) del presidente, Recep Tayyip Erdogan

“Hoy, los 16 millones de habitantes de Estambul han renovado su fe en la democracia y su confianza en la justicia. Esto no ha sido solo obra de quienes me votaron, sino de todos los ciudadanos que nos han ayudado a llevar a cabo estas elecciones con gran madurez y calma”, agregó.

La tensión ha dominado el ambiente en estos casi 3 meses desde la elección del 31/03, en la que Imamoglu venció por un mínimo margen de votos (menos del 0,2%), pero que fue anulada por la Comisión Electoral tras aceptar el recurso del islamista AKP, que alegó irregularidades. 

El jefe de la oposición y presidente del CHP, Kemal Kiliçdaroglu, sufrió un intento de linchamiento por parte de seguidores de la coalición islamo-ultraderechista que gobierna en Turquía. También varios periodistas vinculados a la oposición fueron atacados y todo tipo deacusaciones fueron vertidas sobre Imamoglu, como una supuesta vinculación a golpistas o terroristas.

En un cambio de discurso, Yildirim reconoció temprano su derrota y felicitó a su adversario: “Trataremos de ayudar a Imamoglu en todo lo que beneficie a los estambulíes”. 

El nuevo alcalde electo prometió: “Respetaré a todos los ciudadanos cualquiera que sea su elección política u origen étnico, turco, kurdo, circasiano, armenio o griego. Jamás atacaré el modo de vida de otros ciudadanos [sean laicos o religiosos]”. 

Para Erdogan, estos resultados son malos. No solo porque el control de la alcaldía de Estambul garantizaba a su partido el acceso a importantes fondos —casi 10.000 millones de euros de presupuesto si se incluye la treintena de empresas municipales que controla— que había utilizado para mantener engrasada sus redes clientelares, sino por el efecto simbólico. 

La frase “quien gana en Estambul, gana en Turquía”, que habitualmente se atribuye a Erdogan, refleja lo que significa la metrópolis del Bósforo para Turquía. 

Además, Imamoglu, al proceder de una familia religiosa, ha roto con la idea que equiparaba al CHP exclusivamente con los segmentos más laicos de la sociedad y al AKP con los religiosos. 

Imamoglu venció en 29 de los 39 distritos de Estambul, incluidos bastiones conservadores como Fatih, Üsküdar o Eyüp.

Probablemente estos resultados tendrán consecuencias en el AKP. Erdogan tendrá que iniciar una renovación profunda para devolverle fortaleza a su partido político.

Apenas conocida la victoria de Imamoglu, el exdiputado del AKP Samil Tayyar cargó contra los círculos cercanos a Erdogan: “Las elecciones las perdimos el 6 de mayo [el día que la Comisión Electoral decidió repetirlas]. Ha llegado el momento de que aquellos que dan información falsa a nuestro presidente paguen por ello”.

4 días antes del comicio, Erdogan amenazó a Imamoglu con posibles consecuencias legales por un incidente durante la campaña. Según algunos medios, el político socialdemócrata llamó “perro” al delegado del Gobierno de la provincia de Ordu por no permitirle usar la sala VIP del aeropuerto. “Si nuestro delegado del Gobierno de Ordu lleva a la justicia este tema, que lo hará, la decisión que tome el tribunal podría cerrar el camino [político a Imamoglu]”, advirtió el Presidente. 

Una estupidez que debería conocerla Erdogan, quien tras su paso por la cárcel en 1999 reforzó su imagen de mártir que luego le permitió ganar las presidenciales.