Leído

INFORME

ONU: Hay "evidencia creíble" de la responsabilidad de Bin Salman en el asesinato de Khashoggi

Mie, 19/06/2019 - 10:51am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La investigación concluye que al periodista, asesinado el 2/10/18 cuando ingresó en el consulado saudita en Estambul, le podrían haber inyectado un sedante y luego sofocado utilizando una bolsa plástica. Cree que el príncipe heredero debería ser investigado por el crimen, dado que si bien no se pueden aún sacar conclusiones sobre los culpables, hay evidencia suficiente como para creer que puede haber sido responsable.

Khashoggi, asesinado en octubre de 2018. La ONU apunta a "evidencia creíble" del involucramiento del príncipe saudita en el crimen.
Contenido

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman, debería ser investigado por el asesinato del periodista disidente, Jamal Khashoggi, dado que hay "evidencia creíble" de que tanto él como otras altas autoridades del reino fueron responsables, decretó un informe de la ONU de 101 páginas, realizado por los expertos de la organización en derechos humanos que investigan el caso, dirigidos por Agnes Callamard.

Llaman a que los activos del príncipe en el exterior sean congelados.

El documento, publicado el miércoles 19/6, asegura que la muerte del periodista fue un "crimen internacional".

"La conclusión de la relatora especial es que Khashoggi ha sido víctima de una ejecución premeditada, deliberada, una ejecución extrajudicial por la que el estado de Arabia Saudita es responsable bajo la ley internacional."

Khashoggi fue asesinado el 2/10/18 cuando ingresó en el consulado saudita en Estambul. Utilizando grabaciones de conversaciones de adentro del consulado, el informe reconstruye sus últimos momentos, y cómo fue enfrentado por autoridades sauditas, una de las cuales le dijo: "Vamos a ir por vos". 

Cuando Khashoggi se negó a cooperar, relata el diario The Guardian en base al informe, se escucha una pelea y jadeos fuertes. El informe concluye que a Khashoggi podrían haberle inyectado un sedante y luego sofocado utilizando una bolsa plástica. 

El reino saudita había negado en un comienzo cualquier involucramiento en el caso pero luego pasó a describirlo como una operación clandestina de la que Bin Salman no sabía nada. El informe de la ONU no lo ve así. Sin embargo, aclara que "no hay conclusiones sobre los culpables", pero sí suficientes pruebas creíbles como para seguir investigando a las máximas autoridades del reino. 

El informe agrega que las investigaciones realizadas hasta el momento por Arabia Saudita y Turquía no han "alcanzado los estándares internacionales respecto de la investigación de muertes" sospechosas. Asegura que las escenas del crimen fueron "limpiadas exhaustivamente, y hasta de manera forense". Eso indica que "la investigación saudita no fue conducida en buena fe, y que podría constituir obstrucción a la justicia." 

Solicita al secretario general de la ONU, António Guterres, lanzar una investigación internacional oficial sobre el caso. También se lo pide al FBI estadounidense, ya que Khashoggi era un residente en ese país.

El informe identifica por el nombre a 15 personas que considera parte de la misión para matar a Khashosggi, y sugiere que muchos de ellos no están en la lista de los 11 sospechosos (cuyos nombres no se conocen), que enfrentarán un juicio a puertas cerradas en el reino saudita por el crimen. Callamard cuestiona la imparcialidad de ese juicio y llama a su suspensión.