Leído

TEMBLOR CORPORAL

Preocupa en Europa la salud de Merkel: Casi se desmaya (y no es la primera vez)

Mie, 19/06/2019 - 8:57am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La canciller alemana Angela Merkel sufrió temblores en su cuerpo mientras recibía al presidente ucraniano Vladímir Zelenski en Berlín. Si bien ella se encargó de explicar que se debió a un cuadro de deshidratación en medio de una ola de calor que toca máximas de 31 ºC, médicos locales que desfilaron por los canales de TV locales alertaron por su ritmo estresante y los pocos cuidados por parte de los profesionales de la Cancillería.

Contenido

La mujer más poderosa del mundo sufrió un fuerte temblor corporal en plena ceremonia ante los ojos del mundo. Ocurrió el pasado martes 18 de junio en Berlín cuando recibía al presidente ucraniano Vladímir Zelenski.

Consultada en conferencia de prensa por su estado de salud, Angela Merkel explicó: "Tomé tres vasos de agua y, como puedes ver, ahora estoy muy bien".

Si bien es cierto que una ola de calor azota a los alemanes con temperaturas máximas que superan los 30 ºC (entre 20 ºC y 25 ºC es el promedio en verano), médicos cercanos a la canciller expresaron su preocupación por su agenda estresante y el poco cuidado de su salud.

Según rescató el diario ABC de España, Jakob Berger, médico y presidente de la Asociación de Médicos de Baviera, descartó una enfermedad grave como Parkinson: "Lo descarto completamente".

"Fue un episodio breve, en Berlín hacía mucho calor y una mujer como Angela Merkel, con un estilo de vida bastante estresante, puede sufrir fácilmente en esas circunstancias un cuadro de deshidratación, fruto de la repentina pérdida de electrolitos en el cuerpo. Eso es seguramente lo que ha causado los espasmos y temblores descontrolados", agregó.

Los electrolitos son sales minerales que se encuentran presentes en nuestro organismo en la sangre y otros líquidos corporales, cargados negativamente (aniones) o positivamente (cationes), que en una solución conducen una corriente eléctrica.

Entre los mayores electrolitos fisiológicos se encuentran Na+ (sodio), K+ (potasio), Cl-(cloruro) y HCO3- (bicarbonato), mientras que otros electrolitos como el Ca2+ (calcio), Mg2+ (magnesio) y elementos traza también se encuentran en el cuerpo en cantidades significativas.

Los electrolitos se pierden mediante el sudor y es necesario reponerlos con una buena hidratación.

En tanto, el doctor Christoph Specht, experto en salud de la cadena N-Tv, coincide en esa apreciación: "En realidad ha tenido mucha suerte, en una situación así y sin beber suficiente líquido, podría haberse desmayado fácilmente. A partir de los 50 años se pierde progresivamente la sensación de sed y es necesario beber por disciplina", dice, coincidiendo también en que el estrés no ayuda a mantener las prioridades en orden.

"Llevo años cubriendo la agenda de Merkel, que es una agenda mamut, tan intensa que nos cuesta muchísimo seguirla, nos cuesta físicamente. Su jornada laboral tiene 16 horas y lleva así ya casi cuatro legislaturas. Eso ha de pasarle factura a ella como nos la pasa a nosotros, quizá se está exigiendo demasiado a sí misma", completó el periodista de Bild Ralf Schuler.

La física y política alemana de 64 años no es la primera vez que sufre este tipo de episodios y entonces prometió beber agua con rigurosidad y bajar de peso pero no está sucediendo.

La prensa europea recuerda un episodio de diciembre de 2014, por ejemplo, cuando durante una entrevista concedida a la ZDF, que tuvo lugar inmediatamente antes del tenso congreso de su partido, la CDU, "pudo percibirse cómo por momentos comenzó a hablar en frases muy cortas. Le faltaba el aliento. Fue necesario hacer una pausa y la entrevista pudo continuar después de que Merkel se retirase a la habitación de al lado y allí le fueran servidos 'un poco de agua y unas barras de chocolate', según miembros del equipo de cámaras", según cuenta ABC.

Desde su portal, el medio, agrega que "Merkel bebe agua y café. Solo ocasionalmente un poco de vino en las últimas horas del día. En la Cancillería de Berlín hay expendedores de agua casi en cada habitación y la canciller ha prometido a su equipo que a partir de ahora se tomará en serio lo de beber agua muy seguido. En ocasiones anteriores los médicos le han recomendado ponerse a dieta para perder peso y ella ha obedecido. Hace varios años ordenó sustituir las omnipresentes galletas en las mesitas de café de la Cancillería por tentempiés menos calóricos, pero en estos meses está más centrada en dar cuidadosamente el relevo a su sucesora, Anegret Kramp-Karrenbauer, que en mantener la línea".

La insólita no reacción del presidente de Ucrania

Como si no hubiera pasado nada, el presidente ucraniano continuó el protocolo tal como estaba estipulado mientras Merkel padecía descargas en su cuerpo.

Al menos, el embajador ucraniano en Berlín Andrij Melnyk habló y opinó sobre su reacción: "Al principio no podía creer lo que estaba viendo, pensé que era efecto del viento pero después empecé a rezar pidiendo Dios que la ayudase en ese momento. Los segundos se hicieron eternos para mí, pero gracias a Dios un poco más tarde estaba ya bien y tan soberana como siempre".