Leído

INSÓLITO

Trump atacó y trató de racistas a mujeres congresistas, pero ya ni los republicanos lo apoyan

Lun, 15/07/2019 - 10:30am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Luego de los duros dichos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump hacia 4 congresistas demócratas, en los cuales las invitaba a retirarse del país en lugar de "decir al país más poderoso de la tierra cómo debe gobernarse", en cuanto a la situación de los inmigrantes en la frontera, muchos condenan los dichos por parte del mandatario, incluso miembros de su equipo de campaña y su gran aliada internacional, Theresa May. En tanto, Trump continuó con su catarata de tweets tratando a las legisladoras de racistas y acusándolas de haber dañado los sentimientos de Israel al abogar por la causa palestina.

Contenido

El pasado domingo 15/07 justo cuando se iba a dar comienzo a las redadas de detención de inmigrantes indocumentados, según lo confirmó un funcionario de la administración del gobierno de Donald Trump, el presidente fue contra, no solamente los inmigrantes, sino contra las legisladoras que defienden la causa y proponen recibir a quienes cruzan la frontera con México

"¿Por qué no se vuelven y arreglan los lugares completamente rotos e infectados de crimen de los que vienen? Entonces sí, vuelven y nos muestran cómo se hace. Esos lugares necesitan mucho de su ayuda, deben irse ya. Estoy seguro que Nancy Pelosi estará muy contenta de arreglarles rápidamente sus viajes", escribió en su cuenta de Twitter el mandatario en referencia a especialmente las congresistas y a Pelosi, líder del Partido Demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes.

Los comentarios fueron indirectamente dirigidos contra: Alexandria Ocasio-Cortez, congresista por el Estado de Nueva York que ya le ha declarado reiteradas veces la guerra al presidente, la afroamericana Ayanna Pressley y  Rashida Tlaib, cuyos padres son palestinos.

A esto se le suma las críticas de este lunes 15/07 a primera hora, cuando Trump instó a las legisladoras a pedir disculpas por su "lenguaje sucio" y "comentarios racistas" hacia la Casa Blanca y el Estado de Israel, en referencia a la defensa que llevan adelante de la causa palestina.

Claro que en medio de este cruce de palabras se encuentra la batalla que están librando los demócratas contra el presidente y sus decisiones, empezando por sus iniciativas para un juicio político, hasta las constantes críticas de sus políticas de inmigración. Aunque por supuesto Trump recibe los comentarios con una verborragia distintiva, mostrándose y creyéndose superior al resto. Claro poniendo en evidencia su ideología nacionalista y proteccionista que tanto gusta a sus electores.

Aunque esta vez no le salió barato porque los ataques hacia sus dichos no vinieron solo por parte demócrata, sino que sus propios compañeros republicanos también lo criticaron, así como también lo hizo la Primer Ministra británica, Theresa May. 

"La opinión del primer ministro es que el lenguaje utilizado para referirse a estas mujeres era completamente inaceptable", dijo un portavoz de Downing Street dijo el lunes por la mañana. Además cuando se le preguntó por la carga racista de los comentarios y lo que May creía sobre estos, se negó a contestar para no causar mayores disturbios en la relación diplomática que existe entre ellos.

Según explica el medio estadounidense, Politico, los republicanos tampoco están de acuerdo con sus dichos, por lo menos algunos que están detrás de su campaña política para las elecciones de 2020. "Una persona cercana a la campaña dijo que Trump arruinó las semanas de mensajes para su operación de 2020 al unir a los demócratas a través de la condena de sus despectivos tweets", dicen en Politico.

Mismo Justin Amash, un republicano y congresista por Michigan que abandonó el partido a causa de las elecciones de Trump, calificó los tweets de "racistas y asquerosos", ya que sus padres son palestinos y sirios. En cambio otros, como su fiel seguidor Lindsay Graham se dedicó a aparecer en medios de comunicación dominicales a defender a Trump sobre imágenes de la frontera sur de hombres migrantes detenidos en jaulas en medio de lo que un reportero llamó "calor sofocante" y un hedor "horrible".