Leído

YA CANSÓ HASTA LOS PARLAMENTARIOS

Uno de los líderes conservadores se durmió una siesta durante el debate del Brexit y estalló Twitter

Mie, 04/09/2019 - 3:05pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Este miércoles 04/09 es una jornada decisiva para el Reino Unido, teniendo en cuenta que el Parlamento está votando con respecto a la aprobación de una ley que impide el Brexit sin acuerdo que tanto anhelaba el Primer Ministro, Boris Johnson, sin embargo para algunos el proceso se hizo largo y es un tanto aburrido. Así lo cree el líder de la Cámara de los Comunes, Jacob Rees-Mogg, quien durante la primera sesión del pasado martes 03/09 se durmió en la banca mientras desde la oposición le gritaban que se despierte y por su puesto fue furor en redes sociales. En tanto el Jhonson amenaza con llamar a elecciones el próximo 15/10.

Contenido

Mientras en el Parlamento del Reino Unido debaten por segunda semana consecutiva sobre que hacer en cuanto al divorcio del Reino Unido y la Unión Europea, y debaten el proyecto presentado por el Partido Liberal, el cuál ya fue aprobado en una primera lectura por 329 diputados, las redes sociales estallan, no solamente para presionar por la caída del mandatario Boris Johnson, sino que también burlándose del congresista que en la jornada anterior se durmió sobre su banca.

La tarde del pasado martes 04/09, fue la primer reunión, después del receso de verano en el Parlamento y donde el Primer Ministro fue abandonado por una de las grandes figuras del Partido Conservador, Phillip Lee, haciendo así que pierda su mayoría. Aunque eso no fue todo ya que el congresista  Jacob Rees-Mogg , y líder de la Cámara de los Comunes, al parecer no quería volver de vacaciones y se durmió en medio de la sesión. 

El conservador que apoya 100% a Boris Johnson en su plan de abandonar la Unión Europea sin ningún tipo de acuerdo comercial, es decir lo que se conoce como Brexit duro, no pudo aguantar la longitud de la sesión y se recostó sobre su banca como si estuviera en el living de su casa.

¡Incorpórese!, le gritaban desde el frente de la sala, donde se encuentra el partido opsitor, en este caso los liberales, mientras le pedían que no pierda la compostura y que vuelva a su lugar, teniendo en cuenta que era una de las sesiones más importantes de la historia del Parlamento. 

Por su puesto que en las redes sociales fue furor y miles de usuarios se burlaron del congresista con lo que las redes, en especial Twitter, mejor saben hacer: memes. Pero no solamente fueron usuarios aislados los que se refirieron a los hechos del Parlamento, sino que también muchos otros políticos y parlamentarios de partidos opositores se sumaron a las críticas. Tanto que hasta #ReesMogg, fue TT (Trending  Topic) en el Reino Unido.

Y claro, la situación no ayudaba, ya que mientras el líder de su partido y Primer Ministro, Boris Johnson, estaba siendo lentamente derrotado por las proposiciones del partido opositor, más la traición de uno de los miembros de su propio partido, Phillip Lee, quien en medio de la sesión cruzó el recinto y se sentó del otro lado, dando a entender que quitaba su apoyo a Johnson.

"Este gobierno  conservador está persiguiendo agresivamente un Brexit dañino de manera sin principios. Está poniendo en peligro vidas y medios de vida innecesariamente y está poniendo en peligro la integridad del Reino Unido", dijo el conservador justificando su accionar.

Este movimiento fue lo que definió el comienzo del fin de Boris Johnson, ya que perdió a mayoría en el Parlamento y eso derivó en unas posibles elecciones para el próximo 15/10, con las que amenazó el mandatario a Jeremy Corbyn, el líder de la oposición, y en otra sesión, la que se está llevando a cabo en estos momentos en el Parlamento, en la cuál se esta votando el proyeco de ley presentado por los liberales en cuanto a bloquear el Brexit sin acuerdo. 

Esto, cuya primer lectura ya logró más de 300 votos de los diputados, en consecuencia obligará a Johnson a volver a reunirse con Bruselas, quien por supuesto ya alertó reiterdas veces del peligro de un Brexit sin acuerdo, e intentar pedir una extensión del plazo de salida o renegociar el acuerdo ya existente y conseguir que el Parlamento lo apruebe, algo que su predecesora Theresa May no logró.