Leído

TRUMP SIGUE PRESIONANDO A CHINA

USA va más allá y prepara la venta de armas más grande a Taiwán de US$ 8 mil millones

Vie, 16/08/2019 - 2:30pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La guerra comercial entre Estados Unidos y China no tiene descanso, ya impactó en la economía de distintos países del mundo, incluidos los dos protagonistas, y claramente ya impactó en las protestas por la democracia en Hong Kong. Aunque el presidente norteamericano Donald Trump, parece empeñado en presionar a Xi Jingping, es por eso que este viernes 16/08 desde la Casa Blanca aseguraron que se avanzará con la venta de US$ 8 mil millones de aviones de combate F-16 a Taiwán. Algo que claro a China le molesta y mucho.

Contenido

Los comentarios y declaraciones en forma de amenaza van y vienen entre el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jingping, o entre los distintos miembros de ambos gobiernos. Así va creciendo la tensión en la geurra comercial que protagonizan estos dois países, y por supuesto que uno intenta meterse con el punto débil del otro. Así lo hizo China al expandir su tecnología 5G de la mano de la empresa tecnológica Huawei, y así también lo está haciendo Donald Trump involucrandonse en los conflictos en Hong Kong y el escenario político en Taiwán, ambos territorios privilegiados para el régimen chino.

Es así que, según informaron funcionarios de la Casa Blanca y replicaron diarios como The New York Times y The Washington Post, el pasado jueves a última hora, el Departamento de Estado, presentó la propuesta final en cuanto a la venta de armas valuadas en US$ 8 mil millones de aviones de combate F-16 a Taiwán. Este se transformaría en la transacción más grande entre la isla y Estados Unidos.

"A medida que el gobierno chino y el Partido Comunista buscan extender su alcance autoritario en la región, es fundamental que Estados Unidos continúe mejorando nuestra relación estratégica con nuestro socio democrático Taiwán a través de un apoyo regular y constante", dijo el senador por el estado de Florida y fiel seguidor de Donald Trump, Marco Rubio. Al mismo tiempo recordó que la relación entre la isla y Washington no es algo nuevo que llegó con la guerra comercial.

Recordemos que la Seguridad Nacional de Taiwán está garantizada por Estados Unidos, algo que nunca le va a perdonar, y ahora menos que están en medio de una guerra comercial. Es tan así que cuando Estados Unidos comenzó a amenazar con la venta de armas, China amenazó con sancionar a las empresas estadounidenses que participen en la venta de armas a Taiwán. 

Aunque esta no es la primerea vez que Estados Unidos pone en marcha una venta de armas hacia la isla, a mediados del mes de julio,  Washington aprobño posibles suministros a la isla de tanques, misiles y equipos relacionados, valuados en US$ 2.200 millones. Aunque claro no es una suma tan grande como la anunciada ayer.

Tengamos en cuenta que para China, Taiwán es uno de los territorios más importantes a tener en cuenta ya que en primer lugar ellos reclaman la soberanía, la cual ahora se ve en peligro frente a las próximas elecciones en Taiwán. El régimen chino intenta convertir  Taiwán en una Hong Kong más, es decir implantar el sistema de un país, dos sistemas", que se considera como un territorio independiente pero depende administrativamente y políticamente de China. Esto es lo que sucede hoy en Hong Kong y por lo que protestan a diario miles de personas.

Es por eso que para Xi es vital calmar las manifestaciones y evitar su viralización, para que la imagen de su gobierno no se vea afectada en países próximos a elecciones como Taiwán. También es po eso que todavía no enviaron tropas a reprimir en el centro de Hong Kong.

Recordemos que la situación en el ex territorio británico, es algo difícil ya que piden la renuncia de la gobernadora, Carrie Lam, quien es ampliamente apoyada por el régimen chino. Entre protestas por otras cosas como democracia, derechos humanos y separación completa del régimen chino. A esto se le suma que el enemigo número 1 de Xi, Donald Trump, se entrometió en la situación conflictiva.

"Lo de Hong Kong es una situación muy difícil, muy dura. Vamos a ver qué pasa. Pero estoy seguro de que funcionará. Espero que funcione para todos, incluyendo China, por cierto", explicó el presidente estadounidense, haciendo referencia a la represión que llevaron adelante los policías en el aeropuerto de Hong Kong esta misma tarde. Por supuesto que en consecuencia llegó la respuesta china amenazando con "contra sanciones".

Pero volviendo a la venta de armas, desde China, el periódico, People´s Daily, el cabecera del Partido Comunista, dijo que Estados Unidos "debería cancelar de inmediato la venta de armas planeada a Taiwán, dejar de vender armas a Taiwán y terminar el contacto militar con Taiwán, y actuar con precaución y prudencia al manejar asuntos relacionados con Taiwán problemas para evitar daños graves a las relaciones entre China y Estados Unidos y la paz y la estabilidad a través del estrecho ".

Claro que esta decisión de la Casa Blanca es alimentar las teorías en cuanto a la creación de disturbios por parte de Trump en la región asiática, tal como acusan los chinos. Sin embargo, para China esto es muy importante, y no solo porque considere a Taiwán territorio clave, sino porque más adelante este año hay elecciones y quien gana en las encuestas el la opositora al Kuomingtan pro China.

Según el medio Asia Times, una encuesta realizada por un grupo de expertos locales, Tsai Ing-wen, la actual presidenta y gran opositora de Xi Jingping ganaría con el 51% de los votos.

Como si esto no fuera suficiente, de acuerdo a los sondeos de opinión, el índice de aprobación de Tsai aumentó a 43.7%, desde 33.8% en la encuesta de mayo.

Es así que al parecer al presidente Trump no le interesan las consecuencias que estas constantes presiones hacia China pueden significar, la guerra arancelaria se está llevando por delante su economía dejándola al borde de la recesión, pero en tanto el mismo continúa con sus durezas y amenazas. Aunque todo no será tan fácil ya que si China responde o acaba con su economía, Trump verá la presidencia 2020 desde su casa.