Leído

MILITAR POR MILITAR

Bolsonaro destituye a un general crítico de su gurú, Olavo de Carvalho, pero nombra a otro

Jue, 13/06/2019 - 7:42pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

En medio del escenario escandaloso en el que se encuentra Brasil y su gobierno, debido a las filtraciones que involucran al Ministro de Justicia y ex juez, Sergio Moro, con el procurador de la causa Lava Jato, Deltan Dallagnol, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro continúa tomando decisiones radicales. Esta vez decidió remover a quien sería el 3 Ministro en dejar el cargo, Carlos Alberto dos Santos Cruz, el ex Ministro de la Secretaría de Gobierno. Aunque fue reemplazado por otro militar: el General Luiz Eduardo Ramos.

Carlos Alberto dos Santos Cruz, el ex Ministro de la Secretaría de Gobierno.
Contenido

Durante la tarde de este jueves 13/06, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro nombró a un nuevo militar como Secretario de Gobierno, Luiz Eduardo Ramos, quien reemplazará al anterior Carlos dos Santos Cruz, que fue removido por el presidente esta mañana en una reunión privada.

En tanto solo 6 meses de gestión, Ramos es el tercer Ministro en abandonar el cargo. Recordemos el escándalo que involucro en febrero a Gustavo Bebianno, el ex Secretario General del presidente, en cuanto a la supuesta conexión del político con candidatos fantasmas en las elecciones de 2018. Aunque en este caso el Minsitro fue despedido por haber estado involucrado en polémicas públicas con los hijos del mandatario, Carlos y Flavio Bolsonaro y con su gurú ideológico, Olavo de Carvalho.

Según lo que explicaron otros integrantes del gobierno al diario brasileño, O Globo, la decisión del ejecutivo se debió a "la falta de alineamiento político e ideológico con los demás miembros del equipo", asegura el medio. 

Recordemos que la lucha política entre la cúpula militar y los seguidores de Olavo de Carvalho, el filósofo de ultra derecha que inspira las políticas del presidente y que reside en Estados Unidos. Uno de los últimos enfrentamientos entre ambas alas del gobierno fue el pasado lunes 6/05 cuando  el general Carlos Alberto Santos Cruz, ministro de la Secretaría de Gobierno, atacó al escritor afirmando que él "habla y difama por la espalda". Luego, el ahora ex funcionario funcionario clasificó al ideólogo de "desocupado esquizofrénico". 

Si bien siempre se supo que ambas partes no coincidían en todo, sobre todo en la forma de llevar adelante el gobierno y el rechazo de las ideas tan conservadoras del escritor, se intentó establecer un escenario dentro de todo pacífico por el bien y estabilidad del gobierno. Aunque al parecer no fue de mucha ayuda.

Sobre todo para el presidente, quien atraviesa un escenario político casi insostenible, donde su proyecto base, la Reforma Previsional, perdió su esencia en el Congreso, la baja de expectativas de cara a las percepciones económicas y el último escándalo que involucra al Ministro de Justicia, Sergio Moro en las filtraciones de chats que lo conectan con el procurador de la causa Lava Jato que concluyó con la detención de Lula da Silva.

Es por eso que para poder mantener el apoyo de quienes siguen a Olavo, quienes se mostraban un tanto molestos por los constantes ataques del ala militar hacia el escritor, el presidente decidió remover a Santos Cruz, pero al mismo tiempo nombró como nuevo Secretario de Gobierno a otro general Luiz Eduardo Ramos, quien no tiene el historial con el que contaba su predecesor.

Además hay que tener en cuenta que el Ministro Secretario de Gobierno es quien se encarga de mantener conversaciones con el Congreso y los partidos políticos, algo que hoy Bolsonaro necesita ahora más que nunca debido a los reveses que está atravesando en el Poder Legislativo, como la última decisión de la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) del Senado al  de aprobar un informe sobre la suspensión del decreto sobre portación de armas presentado por el mandatario.

Por otro lado deberá establecer un diálogo con los gobiernos de los Estados y Municipios, también de suma importancia en estos momentos donde los gobernadores de los Estados del norte decidieron apoyar la Reforma Previsional pero sin la capitalización, es decir la base del proyecto. O también la tarea de medicación entre la presidencia y las organizaciones civiles, como los gremios y los grupos de jovenes estudiantes, quienes organizaron la mayor protesta contra el Ejecutivo debido a las medidas de recorte del presupuesto educativo.