Leído

LO QUE LE FALTABA...

El Vaticano furioso con Bolsonaro y su inactividad por los incendios en el Amazonas

Jue, 22/08/2019 - 4:28pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Hace más de 16 días que la selva más grande de América, tanto que es conocida como "el pulmón de América", el Amazonas, está en llamas y desde el gobierno brasileño de Jair Bolsonaro lo único que hacen es acusar a las ONG e intentar forjar la creación de grupos de protección que nada logran hacer. En tanto, desde el Vaticano ya lvantaron la voz para expresar su solidaridad con los pueblos indígenas, la fauna y la flora de la región del Amazonas. Esto ocurre en medio de la organización del Sínodo (reunión de obispos para tratar temas de impacto social) a realizarse los primeros días de octubre sobre el Amazonas y sus cuidados. Al mismo tiempo, la ONU condenó la reacción del gobierno así como también lo hciieron miembros de la oposición de Bolsonaro.

Contenido

Todo el mundo está indignado con el actual gobierno brasileño de Jair Bolsonaro, que está dejando arder al 'pulmón del mundo' como algunos le dicen. Durante 2 semanas que hay fuego en el Amazonas y el número de focos de calor registrado en la Amazonia ya es en un 60% superior al de los últimos tres años. Es así que actores de Hollywood y de alrededor del mundo, así como también grandes figuras políticas y organismos internacionales denuncian la problemática e instan a Bolsonaro a tomar una decisión.

Sin embargo, quien también apareció en el escenario, y muy enojado fue el Vaticano, y por supuesto el Papa Francisco, teniendo en cuenta que en el próximo mes de octubre se realizaría un Sínodo (reunión de obispos para tratar temas de impacto social) para profundizar acerca de las condicones de la selva con la deforestación y el cambio climático. Aunque no solo eso sino que también las minorías y los pueblos originarios que todavía hoy viven en el Amazonas.

Es así que la noticia del incendio, sumado a la reacción indiferente del presidente cayó como un balde de agua fría, porque mientras el se ocupa de criticar el escenario político argentino o de instalar a su hijo como embajador de Estados Unidos, su territorio arde. 

Pero volviendo al accionar de la Iglesia católica, el Consejo Episcopal Latinoamericano  (CELAM), manifestó su preocupación por la situación y la tragedia que significa la pérdida de esa región. Aunque no solo se refirieron a lo que sucedió en Brasil, también los recientes incendios en países como  Alaska, Groenlandia, Siberia, Islas Canarias. "Unimos nuestra voz a la suya para gritar al mundo por la solidaridad y la pronta atención para detener esta devastación”, aseguró el sitio de noticias oficial del Vaticano, VaticanNews.

Es por eso que decidieron llamar a la comunidad internacional, claro que enfocados en que el mensaje despierte inquietudes en países como Brasil y Bolivia, ambos que tienen su soberanía en el territorio selvático. "Les expresamos toda nuestra cercanía y unimos nuestra voz a la suya para gritar al mundo por la solidaridad y la pronta atención para detener esta devastación”, asegura el Vaticano.

Lo único que le faltaba a Bolsonaro...que el Papa se le ponga en contra. Si bien el representa a la parte evangelista de la población brasileña, teniendo en cuenta que la mayor parte del electorado son evangelistas, el apoyo del Papa Francisco es algo clave para cualquier mandatario sobretodo por lo que el Sumo Pontífice significa.

Aunque eso no es todo porque altos funcionarios de las Naciones Unidas también se mostraron consternados por la tragedia, entre ellos el Secretario General, Antonio Gutrres. El mismo aseguró que no se pueden permitir más daños contra el oxígeno y la biodiversidad. Al mismo tiempo, desde la organización supranacional publicaron videos informativos acerca de como los incendios y la deforestación afecta sobre la fauna, la flora y las personas que viven en el lugar o cerca del mismo.

Pero nada parece llamar la atención del presidente Jair Bolsonaro, ni siquiera el cielo negro y la lluvia del mismo color sobre la ciudad de San Pablo el pasado lunes 19/08. Esto debido a las cenizas que provenían de los masivos incendio en la región selvática. 

El mandatario continúa acusando a las Organizaciones no Gubernamentales, los grupos que luchan por el cuidado de la región y contra el cambio climático. Si bien Bolsonaro no tiene pruebas de lo que dice, el mismo asegura que "el mayor sospechoso" son las ONG. Aunque este jueves 22/08 también abrió la puerta a los agricultores, a quienes acuso de estar detrás de la quema, algo que no tendría sentido porque estarían destruyendo su fuente de trabajo.

"No hay prueba de eso, mi Dios en el cielo. Nadie escribe esto, voy a quemar allí, no existe tal cosa. Si no atrapas a los que están ardiendo y obtienes a los que lo ordenaron, que esto está sucediendo, es un crimen que es sucediendo ", dijo el presidente de derecha para luego criticar como la prensa cubrió el tema, al estilo Donald Trump.

En tanto, los miembros de su gabinete tampoco dan una solución, todo lo contrario, hacen la situación más difícil. Por ejemplo, el Ministro de la Cámara, Onyx Lorenzoni, aseguró que la causa contra la deforestación que defienden los europeos, en referencia a las ofertas que Noruega y Alemania le hicieron al presidente para cuidar el Amazonas, se debe a una política de creación de barreras para Brasil. "Brasil es un país que cuida muy bien su medio ambiente. No necesitamos lecciones de nadie", dijo el político.

A su vez, el Ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, quiere crear un grupo para proteger el Amazonas, aunque esto llega un poco tarde. El plan tiene que ver con desarrollar la región de Amazonas, donde viven 20 millones de personas y agregar un sistema de control de deforestación. Aunque mientras el mismo hace planes, Marina Silva, la ex Ministra de Medio Ambiente de Lula, quiere ir por el juicio político del funcionario.

La misma aseguró que junto con su partido ecologista, Rede, irá al Tribunal Federal Supremo y hará una solicitud de juicio político para Salles. Recordemos que ella fue una de las que se opuso a la venta de Petrobras que tiene planeada el gobierno de Bolsonaro a futuro. A estos comentarios también se sumó la ex presidenta Dilma Rousseff, quien asegura que la posible privatización de Petrobras en 2022 y la tragedia en el Amazonas: "representa un asalto a la soberanía nacional", aseguró para luego llamar a la gente a salir a las calles.