Leído

FRANKFURTER ALLGEMEINE ZEITUNG

En Alemania aseguran que Argentina “se dirige a la próxima quiebra” desde 2001

Vie, 30/08/2019 - 8:40pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung es uno de los más influyentes medios de Europa y el periódico principal de Alemania. Además, es una lectura obligada de quienes toman grandes decisiones a nivel empresarial y en los mercados. En su edición de este jueves (29/8), el FAZ –como se lo conoce en su manera abreviada- analizó la crisis económica Argentina y advirtió que el país “se dirige a la próxima quiebra” desde 2001. Además, opinó que “ante la reprogramación de la deuda y la fuga de capitales, la presión sobre el peso continuará”.

El duro artículo del Frankfurter Allgemeine Zeitung sobre la situación argentina
Contenido

El jueves (29/8) se conoció un artículo del semanario británico Financial Times (FT) que advirtió sobre la posibilidad de que se produzca el “noveno default soberano” de la Argentina, al alertar que el “reperfilamiento” de la deuda anunciado por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, en verdad significa un “incumplimiento y un posible perjuicio para los inversores”.

Por su parte, el influyente diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung -uno de los más importantes medios de comunicación de Europa y el periódico principal de Alemania-, también coincidió con la apreciación del FT y asegura en un artículo con fecha también de este jueves que “ante la reprogramación de la deuda y la fuga de capitales, la presión sobre el peso continuará”, vaticinando una suba en la cotización del dólar.

Sobre los anuncios de Lacunza, el FAZ -como se lo conoce en su manera abreviada-, destaca que “estas medidas solo son adecuadas para retrasar el problema” de los pagos de deuda y citando al Citigroup afirma que “cualquier propuesta sobre bonos internacionales podría ser rechazada por un posible nuevo gobierno”.

Así las cosas, tras plantear el panorama actual de nuestro país y las perspectivas de un triunfo de la fórmula Fernández-Fernández, el FAZ concluye que “Argentina se dirige a la próxima quiebra”.

A continuación reproducimos el artículo completo firmado por Martin Hock:

La situación financiera de Argentina está aumentando dramáticamente. El miércoles por la noche, el gobierno anunció su intención de solicitar a sus acreedores que difieran el pago.

El miércoles se anunció por primera vez que el gobierno se había puesto en contacto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para lograr un reembolso posterior de los préstamos otorgados por este último en un volumen de 57 mil millones de dólares.

En una conferencia de prensa convocada a toda prisa el miércoles por la noche, los asesores económicos del presidente Mauricio Macri presentaron una serie de medidas para reducir la carga de la deuda del país. Por lo tanto, los términos de la deuda interna a corto plazo por un monto de $ 7 mil millones se extenderán por la fuerza. Los tenedores de bonos extranjeros desean solicitar que paguen sus reclamos voluntariamente. El gobierno quiere evitar que Argentina se clasifique oficialmente como insolvente. Sin embargo, estas medidas solo son adecuadas para retrasar el problema.

Solo unas pocas horas antes, el ministro de Finanzas, Hernán Lacunza, había dejado en claro que nada había cambiado en los pagos de intereses y reembolso de los bonos. Hace solo unas semanas, Lacunza había sucedido a Nicolás Dujovne, que buscaba implementar los requisitos del FMI e implementar un riguroso programa de austeridad. Dujovne había renunciado alegando que el gobierno necesitaba una "renovación significativa en el sector económico". Después de la derrota electoral, Macri había suavizado significativamente las medidas de austeridad y anunció recortes de impuestos, mayores beneficios sociales y congelamiento de precios.

El anuncio trajo una presión renovada sobre los precios de los bonos del gobierno argentino. El rendimiento del bono de 2117 con vencimiento a 100 años y 7,125 por ciento en dólares aumentó a un nuevo máximo de 16,74 por ciento.

El rendimiento del bono 2021 con intereses de 6.785 por ciento venció a 54.09 por ciento.

A principios de agosto, los rendimientos de los bonos del gobierno argentino habían aumentado bruscamente en pocos días, del 9,4 al 15,5 por ciento en el caso del bono centenario, después de que el líder presidencial liberal Mauricio Macri sufriera una amarga derrota contra el candidato izquierdista de la oposición Alberto Fernández en las primarias obligatorias.

Muchos inversores parecían temer a Fernández y su vice-candidato, la ex presidenta Cristina Kirchner, en las elecciones presidenciales de octubre. El ex jefe de Estado defiende una política económica proteccionista y una relación conflictiva con el FMI.

El portavoz del FMI, Gerry Rice, dijo con simpatía: "Entendemos que el gobierno ha dado este paso para proporcionar liquidez y proteger las reservas. Estamos del lado de Argentina en estos tiempos difíciles". El FMI le otorgó a Argentina un préstamo stand-by de $ 57 mil millones el año pasado, ya que la moneda nacional devaluó el peso severamente. El precio había aumentado de unos 20 pesos por dólar a más de 40 pesos.

Eso solo podría frenar la devaluación. Después de la derrota electoral de Macri, el peso volvió a estar bajo presión y anotó de 45 a la cima a 60 pesos por dólar.

Actualmente, el Banco Central de Argentina está defendiendo el tipo de cambio del peso. Cuando devaluó el miércoles de alrededor de 56 a 58.66 pesos por dólar, esto compró por un total de 353 millones de pesos y lo mantiene actualmente en 58 pesos por dólar.

El banco central también anunció que limitaría el financiamiento de exportaciones a pesos. Al hacerlo, quiere que las empresas intercambien dólares por pesos. Sin embargo, Edward Glossop, economista de Capital Economics para América Latina, duda de que las empresas argentinas estén realmente dispuestas a separarse de las monedas extranjeras en el entorno actual. Ante la reprogramación de la deuda y la fuga de capitales, la presión sobre el peso continuará.

Actualmente, Argentina ha tomado prestados $ 44 mil millones de la línea de crédito del FMI. Los observadores también lamentan la gran incertidumbre antes de las elecciones presidenciales. Citigroup afirma que cualquier propuesta sobre bonos internacionales podría ser rechazada por un posible nuevo gobierno.

El gobierno de Macri, mientras afrontaba el legado de la reciente bancarrota, logró regresar al mercado internacional de capitales. Pero no menos importante, los conflictos comerciales internacionales aseguraron que la economía argentina nunca pudiera afianzarse. Además, la inflación no consiguió controlar el país.

Los acreedores internacionales pueden estar interesados ​​en postergar sus demandas para apoyar al gobierno de Macri. Pero se teme al retador peronista, sobre todo a su aliada, la ex presidenta Christina Kirchner. Durante su mandato, recurrió a las medidas a corto plazo habituales de los peronistas, como los controles de precios y comercio, pero, sobre todo, buscó la confrontación con países extranjeros y, sobre todo, con los acreedores. Por el contrario, muchos de los problemas de hoy tienen su causa en el hecho de que la administración Kirchner no había dominado esto, sino que lo pospuso.