Leído

SIN GOBIERNO

Heridas viejas pero frescas: Bosnia partida ante la posible entrada en la OTAN

Mar, 27/08/2019 - 5:07pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Es crucial que los líderes musulmán, serbio y croata de Bosnia se pongan de acuerdo para poder formar gobierno. El país balcánico, aún en recuperación tras la devastadora guerra de 1992 a 1995, está trabado política y económicamente. Eso exacerba los nacionalismos y divisiones étnicas, en un país que aún sangra. Pero no logran consenso en torno a la posibilidad de la futura entrada en la OTAN. El líder de los serbios, que ven a Rusia como su principal aliado, apoya el objetivo del Kremlin de impedir la expansión de la OTAN en los Balcanes.

Contenido

El domingo 7/10/2018, Bosnia y Herzegovina celebró sus octavas elecciones tras el fin de la guerra en la que a principios de los '90 se enfrentaron musulmanes, serbios y croatas. Hoy, a casi 11 meses de esa votación -marcada por denuncias de irregularidades-, el país sigue sin poder armar gobierno.

Sucede que 25 años después de la guerra, Bosnia sigue dividido y convive con la amenaza de una posible escición del ente autónomo serbobosnio, explicaba en un artículo de 2017 el diario La Vanguardia.

El acuerdo de paz de Dayton, firmado en 1995, que supuso el fin de la guerra, estableció que Bosnia fuese gobernada por una presidencia de 3 miembros rotativa (un serbio, un musulmán y un croata), y que estuviese dividida en 2 regiones semiautónomas, una gobernada por los serbios bosnios y otra por los musulmanes y los croatas.

Además de la presidencia de 3 miembros, las instituciones de gobierno incluyen un consejo de ministros, que es el gobierno de facto y varias otras asambleas dentro de las entidades. 

Para poder formar gobierno, los líderes de cada uno de los 3 grupos étnicos deben ponerse de acuerdo sobre la división de ministerios y futuras políticas que impulsarán.

En la elección del año pasado, triunfaron partidos y políticos nacionalistas de cada una de las comunidades.

Una de las razones que dificultan el funcionamiento de la estructura estatal es el excesivo aparato burocrático, con 130 ministerios de diferentes niveles, explica el diario La Vanguardia. 

"El país se ahoga en deudas, económicamente se respalda en buena parte de la entrada del dinero de la diáspora", explicó Satko Mujagic, un jurista y activista a favor de la paz, a Efe. "La calidad de vida es mala, el nacionalismo y populismo siguen siendo la mejor manera para llegar al poder."

Esto genera el caldo de cultivo para que florezcan los viejos nacionalismos que asolan al país, especialmente en el ente serbio, llamado "República Serbia". 

"Los líderes políticos y militares serbobosnios que fueron condenados por crímenes de guerra e incluso por genocidio, son glorificados, y sus crímenes se niegan o relativizan", explicó Mujagic. 

El líder serbobosnio, Milorad Dodik, señaló varias veces la secesión como objetivo.

Dodik favorece la amistad con Rusia, país al que muchos serbios consideran su aliado histórico. Recordemos que los serbios con cristianos ortodoxos.

Los musulmanes abogan por una mayor centralización y hasta la abolición de los entes, mientras que los croatas se expresan con frecuencia en favor de una tercera autonomía para ellos.

La semana pasada, un nuevo intento de formar gobierno fracasó.

La cuestión de fondo es la división que surge en torno a la posibilidad de que el país balcánico ingrese en la OTAN.

La alianza militar ya dio luz verde a Bosnia para avanzar, pero los serbios se oponen.

La reunión entre los líderes musulmán, serbio y croata para intentar formar gobierno fracasó debido a que el miembro serbio de la presidencia, Dodik, se manifestó en contra de un paquete de medidas que incluía la posibilidad de acercar a Bosnia a la membrecía OTAN, explicó el portal del canal de noticias turco TRT World. 

El miembro musulmán de la presidencia, Sefik Dzaferovic, dijo que "la causa de todos lo problemas que enfrentamos hoy son los intentos unilaterales (de Dodik) para impedir al camino de Bosnia a la OTAN." 

Dodik, al ser pro-Rusia, apoya el objetivo del Kremlin de impedir la expansión de la OTAN en los Balcanes.

Ha dicho que brindaría su apoyo al objetivo de que Bosnia ingrese en la Unión Europea pero no en la OTAN.

La disputa refleja un creciente conflicto entre Rusia y Occidente sobre el futuro de los Balcanes, apunta TRT World. Occidente desea que la región, aún volátil, se una a la Unión Europea y la OTAN. Rusia, a través de su aliado histórico -los serbios- apuntan en la dirección contraria.

En 2017, otro aliado histórico del Kremlin -Montenegro- le dio al espalda y se unió a la OTAN. Serbia y los serbios bosnios son sus únicos aliados en la región desde ese entonces.