Meotti no nació de un repollo ni en Catar

Leído

NOTICIAS DE ISRAEL

Meotti no nació de un repollo ni en Catar

Mie, 10/04/2019 - 11:29am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Entre el gobierno de Benjamin Netanyhau y el de Matteo Salvini hay bastante afinidad. Por lo tanto, es bastante previsible que periodistas italianos de derecha escriban noticias que favorecen al gobierno vigente en Israel, y difundan los textos las publicaciones oficiales y paraestatales de Tel Aviv. Pero es necesario realizar algunas aclaraciones.

Doha, capital de Catar, el país con la renta per cápita más alta del mundo.
Contenido

Giulio Meotti no nació de un repollo. Ya que difunde sus escritos, la web Noticias de Israel podría esmerarse en presentarlo, y no que parezca salido de la nada, lo que resulta una desinformación o, peor aún, una tergiversación informativa.

Meotti es un periodista italiano que escribe sobre temas de Oriente Medio con un enfoque abiertamente partidario de las posiciones más conservadoras de Israel.

Y critica tanto al Vaticano como a los judíos que critican a los ortodoxos de Israel, considerándolos antisemitas o funcionales del antisemitismo.

Sin duda que Meotti, tal como todo periodista militante, y pese a haber estudiado Filosofía en la Universidad de Florencia, es muy básico en sus enfoques y su cosmogonía resulta binaria.

De acuerdo a Wikipedia, en su libro "Judios contra Israel" (2014), Meotti acusó de traición intelectual y de antisemitismo judío por defender los derechos humanos de los palestinos a personajes tales como George Steiner, la filósofa Hannah Arendt, el político franco-alemán Daniel Cohn-Bendit, el ex canciller de Austria, Bruno Kreisky; el premio Pulitzer,  Tony Kushner; el director Steven Spielberg; el historiador británico Eric Hobsbawm... etc. etc.

Pero hay una mancha profesional en la carrera de Meotti: a mediados de 2012, Marc Tracy lo acusó desde Tablet (una revista digital judía estadounidense) se ejecutar plagios "en serie" , reproduciendo sin citar, material escrito por otros periodistas: vulgar copy&paste.

Él escribe en Il Foglio y Arutz Sheva.

Il Foglio es un diario italiano, fundado en 1996 por el periodista y político italiano Giuliano Ferrara después de cesar como editor de la revista Panorama. Desde 2015, es dirigido por Claudio Cerasa (y es controlado por el grupo financiero-inmobiliario Sorgente, de Valter Mainetti).

Il Foglio se relacionó mucho más con Benedicto XVI que con Francisco, y tiene enfoques abiertamente partidarios de la derecha israelí.

En este contexto es lógico el interés de Meotti por la difusión del libro de Christian Chesnot y George Malbrunot que apunta al emirato de Qatar, y la difusión del texto por Noticias de Israel:


En octubre, el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, visitó Qatar, el “gigante de la energía”, elogió al emirato por “no patrocinar más el extremismo”. Desafortunadamente, lo contrario es que, “el otro estado de Wahhabi”, aparentemente está interesado no solo en su relación económica con Europa, sino también en exportar su marca de Islam político.

Según el nuevo libro, escrito por dos periodistas franceses, Christian Chesnot y Georges Malbrunot, titulado “Qatar Papers: Cómo el Emirato financia el Islam en Francia y Europa”, Qatar ha distribuido 22 millones de euros solo a proyectos islámicos en Italia. Esta financiación ha tenido virtualmente un solo beneficiario: la Unión de Comunidades y Organizaciones Islámicas en Italia (UCOII), acusada de estar cerca de la organización de Qatar, la Hermandad Musulmana, cuyo portavoz es el medio de comunicación de Qatar, Al Jazeera, ubicada en la ciudad de Doha.

“Qatar es hoy un importante financiador del islam en Europa”, dijo Malbrunot en una entrevista. Su libro, una importante exposición de la penetración islamista en Europa, señala que Qatar ha financiado 140 mezquitas y centros islámicos en Europa por un monto de 71 millones de euros. El país con la mayoría de los proyectos (50) fue Italia, donde el Centro Al Houda de Roma recibió 4 millones de euros.

Tariq Ramadan, nieto de Hasan al-Banna fundador de la Hermandad Musulmana, a quien varias mujeres han acusado de violación y abuso sexual, ha recibido 35.000 € al mes de Qatar por ser un “asesor”. El Complejo Cultural Musulmán de Lausana, Suiza, recibió $ 1.6 millones. Qatar, en 2015, donó un nuevo edificio de £ 11 millones en el St Antony’s College de Oxford, donde Ramadan es profesor.

Qatar también ha sido extremadamente activo en Francia. Según el libro, el emirato financió el Centro Islámico de Villeneuve-d’Ascq y el Lycée-Collège Averroès, la primera escuela de fe musulmana fundada en Francia. Lycée-Collège Averroès se convirtió en el centro de un escándalo cuando uno de sus profesores renunció después de escribir que la escuela era “un foco de antisemitismo” y promoción del islamismo “entre los alumnos”.
 
Qatar también ha financiado otras mezquitas en Francia. La Gran Mezquita de Poitiers, por ejemplo, se encuentra cerca del sitio de la Batalla de Tours (también conocida como la Batalla de Poitiers), donde Charles Martel, gobernante de los francos, detuvo al avance del ejército musulmán de Abdul al-Rahman, en el año 732. La mezquita de Assalam en Nantes y la Gran Mezquita de París son otros ejemplos.

En su libro anterior, “Nos très chers émirs” (“Nuestros queridos emires”), Chesnot y Malbrunot expusieron la estrecha relación que existe entre el establecimiento político francés y la monarquía de Qatar. Entre los beneficiarios de Qatar se encuentran el Instituto Europeo de Ciencias Humanas, una instalación islámica cercana a la sucursal francesa de la Hermandad Musulmana, que ofrece cursos de teología islámica.

Entre los islamistas descritos en el libro se encuentra el clérigo con sede en Doha, Yusuf al Qaradawi, quien condonó los atentados suicidas con bombas durante la Segunda Intifada; respaldó una fatwa por matar a estadounidenses en Irak y alentó a los musulmanes a viajar al extranjero para luchar en guerras civiles en Siria y Libia. Qaradawi también pidió la “conquista de Roma” y anunció en la televisión egipcia en 2013 que sin la muerte como castigo por abandonar la religión (apostasía), “el Islam no existiría hoy”.

“Hemos estado reportando la penetración ideológica y religiosa de Doha durante años”, dijo Souad Sbai, el presidente nacido en Marruecos del Centro de Estudios Averroes de Italia. “En forma de inversiones y operaciones financieras, Qatar extiende su red de proselitismo todos los días, con graves daños a las sociedades europeas, incluida Italia”. El periódico L’Opinione delle Libertà cita a Sbai llamando a Qatar “un lobo disfrazado de oveja”.

Elzir Izzedin, el imán de Florencia y presidente de UCOII, admitió hace tres años: “Llegaron 25 millones de euros de Qatar”.
 
Qatar también estuvo detrás de la fundación de una universidad islámica para 5,000 estudiantes en la pequeña ciudad del sur de Italia, Lecce.

También hace dos años, con una inversión de más de 2,3 millones de euros, Qatar estaba llevando a cabo importantes proyectos islámicos en la isla del sur de Italia, Sicilia, donde Qatar aparentemente apoya alrededor de una cuarta parte de las mezquitas.

Según el presidente del Foro de Medio Oriente, Daniel Pipes  “Doha no depende solo de la diáspora islamista en Occidente para avanzar en su agenda; también trabaja para influir directamente en los políticos occidentales y el público”:

“Sus estaciones en idioma inglés producen una propaganda astuta contra los enemigos de Qatar, disfrazados de la retórica liberal occidental. La última aventura de Al Jazeera es su canal de medios sociales, AJ está dirigido a los jóvenes estadounidenses progresistas. Sus documentales sobre los males de Israel, Arabia Saudita y la administración de Trump, se encuentra entre la cobertura brillante de las campañas de derechos de los transexuales y los llamamientos emocionales por la difícil situación de los solicitantes de asilo en la frontera sur de Estados Unidos, temas aparentemente incongruentes para una emisora ​​controlada por un régimen de Wahhabi”.

“Doha también busca influir en las instituciones educativas occidentales. La Fundación Qatar, controlada por el régimen, entrega decenas de millones de dólares a escuelas, colegios y otras instituciones educativas en toda Europa y América del Norte. De hecho, Qatar es ahora el mayor donante extranjero para las universidades estadounidenses. Los fondos están destinados a la enseñanza del árabe y las lecciones sobre la cultura de Oriente Medio y su inclinación ideológica a veces se manifiestan sin vergüenza, como en el plan de lecciones en las escuelas estadounidenses titulado “Expresa tu lealtad a Qatar”.

El periódico más grande de Italia, Il Corriere della Sera, describió el activismo qatarí en el país:

“El 24 de mayo, el Príncipe Hamad Bin Nasser Al Thani, miembro de la familia real de Qatar, estuvo en Piacenza, donde inauguró el nuevo centro islámico junto a las principales autoridades de la ciudad; el mismo día se mudó a Brescia para cortar el listón de la ampliación de la mezquita local. Dos días después, un príncipe sonriente Al Thani reapareció en Mirandola, en la provincia de Módena, para la inauguración del nuevo centro de oración musulmán, dañado por el terremoto de 2012 y presentado como nuevo, a diferencia de la iglesia parroquial local. El 28 de mayo, el jeque fue inmortalizado en Vicenza, nuevamente para la apertura de un centro islámico. El 5 de junio, se realizó otra ceremonia de corte de cinta, esta vez de un complejo para la oración y una escuela coránica en Saronno (Varese), incluso flanqueada por el vicario episcopal”.

Un analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos del Ministerio de Defensa, el Coronel Emilio Sánchez de Rojas, acusó a Qatar y Arabia Saudita de “campañas de influencia en Occidente”. Qatar ha estado financiando mega-mezquitas en toda Europa. El objetivo de Qatar es aparentemente islamizar la diáspora europea.

Como dijo el diputado alemán y experto en Oriente Medio, Rolf Mützenich, en 2016:

“Desde hace bastante tiempo tenemos indicios y pruebas de que los salafistas alemanes están recibiendo ayuda, aprobada por los gobiernos de Arabia Saudita, Qatar y Kuwait, en forma de dinero, el envío de imanes y la construcción de escuelas y mezquitas coránicas”.

The Economist también se ha centrado en la toma de las mezquitas europeas por parte de Qatar.

En 2014, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos no solo destacó a Qatar como fuente de fondos para al-Qaeda; parece que Doha también ha sido, con algunas suspensiones, un partidario principal de Hamas, la organización terrorista palestina que persigue la destrucción del Estado de Israel. Durante la “Primavera árabe” en 2011, Qatar, que a través de Al Jazeera, ha sido acreditada por “participar en la creación del entorno para la Primavera Árabe”, apoyó a los islamistas, probablemente para reemplazar a los dictadores seculares en Túnez, Libia y Egipto.

Qatar también ha sido acusado de financiar el Estado Islámico (ISIS). El general Jonathan Shaw, un ex jefe de Estado Mayor de Defensa en Gran Bretaña, declaró que Qatar y Arabia Saudita son responsables de la propagación del Islam radical. “Esta es una bomba de tiempo que, bajo el pretexto de la educación, el wahabí salafismo realmente se está incendiando en el mundo. Y se financia con dinero saudí y qatarí y eso debe terminar”, dijo Gen Shaw.

A medida que el gasto ideológico de Qatar en Occidente avanza, muchos europeos, aparentemente perdidos detrás de una ceguera voluntaria, persiguen sus inútiles acusaciones de “discurso de odio”, “racismo” e “islamofobia”, mientras que los musulmanes radicales se infiltran en sus democracias y continúan rodeándolos.