Leído

HABLAN LOS EXPERTOS

¿Cuánto sexo necesitas? Quizás no tengas la frecuencia sexual más saludable

Mar, 11/06/2019 - 10:51pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Hacer el amor con determinada frecuencia incrementa la felicidad de la pareja, pero hacerlo demasiado, no. O al menos así lo consideran algunos expertos. ¿Y demasiado poco? ¿Y sexo de más? Las dudas más frecuentes sobre el sexo te las contamos a continuación:

Contenido

¿Dos o tres veces por semana? ¿Todos los días? ¿O una vez cada tanto? La falta o el exceso de encuentros sexuales preocupa a muchas parejas, esto es lo que dicen los expertos en sexualidad:

Todos consideramos que nuestra vida es mucho mejor con la frecuencia sexual que queremos. Pero, ¿tenemos esa salud sexual?

Tener la frecuencia sexual que quieres es una bomba de buenas sensaciones. Claudia Kösler, psicosexóloga lo define como "la satisfacción de cumplir nuestros deseos... Satisfacemos nuestros deseos sexuales, nuestra erótica. Poder expresarnos sexualmente de la manera que creemos conveniente", dijo la experta al diario español El País. 

Que esa frecuencia erótica se comparta con otras personas nos obliga a consensuar, matiz importante: "Hay que mantener un equilibrio desde la armonía y el respeto. Se tiene que llegar a acuerdos desde el bienestar de ambas partes y no desde la manipulación". 

Igual que cumplir nuestras expectativas nos insufla una inyección de cosas buenas, no alcanzar nuestros propios mínimos nos crea una sensación de malestar, enfados, cambios de humor y desasosiego general que también nos afecta directamente y que no queda otra que trabajar. "Debemos entender que no siempre tendremos lo que queremos", señala Kösler.

Pero, fisiológicamente, ¿Es determinante la frecuencia sexual?

En el caso de las mujeres, según la doctora Cristina Redondo, especialista en ginecólogía, no existe una frecuencia sexual saludable específica para una mujer porque depende de la edad y de la libido de cada una. "Se ha detectado que las mujeres menopáusicas que tienen relaciones sexuales tienen menos atrofias vaginales, pero no hay una frecuencia saludable determinada. No hay una cantidad de sexo recomendado. La frecuencia saludable es la que ella quiera." Por ejemplo, si las mujeres menopáusicas manifiestan una menor incidencia en sus atrofias vaginales si tienen sexo, bienvenido sea.

Con los hombres también hay cierta documentación respecto al mínimo de eyaculaciones que debe tener un hombre para que su próstata funcione convenientemente y le cree menos problemas.

Por otro lado, en el caso de los últimos estudios médicos, determinan que cierta frecuencia sexual afecta directamente al correcto funcionamiento de la próstata. El Dr. Eduard García Cruz, urólogo especializado en salud sexual, señala que tener sexo libera los neurotransmisores que hacen que después del orgasmo tengamos esa sensación de placer. Nuestro cuerpo genera anticuerpos y las descargas de endorfinas hacen que, con cada relación sexual, nos reporta una dosis extra de felicidad. "Los extremos siempre son malos en estas cosas. No tener sexo afecta irremediablemente a tu próstata, tenerlo mucho (más de diez eyaculaciones al día), también".


Sobre el sexo que nos falta: 

Recurramos a tener ese sexo que nos falte con la persona a la que más queremos en el mundo: con nosotros mismos. Por ejemplo, si un hombre necesita cuatro eyaculaciones a la semana para protegerse del cáncer de próstata, que tire de masturbación todas y cada una de las veces que su pareja no tenga ganas. 

Lo normal:

La frecuencia ideal para tener relaciones sexuales es un tema que en general preocupa mucho más a los hombres que a las mujeres, obcecados en mantener su esfera íntima en los niveles que se consideran «normales» según el contexto social en el que se basen.

«Normal» es un concepto estadístico que depende de la edad de la pareja y los años de matrimonio o convivencia, así como de otros factores, como las situaciones que esté atravesando en ese momento.

Por lo general, las relaciones que empiezan a fraguarse tienen una frecuencia de 1 o 2 veces (hasta 3) por día. Luego, la media baja a unas 3 veces por semana. Paulatinamente, a 1 vez cada 15 días y hasta 1 vez cada 1 o 2 meses.

Las relaciones sexuales y amorosas liberan sustancias químicas que los neurotransmisores se ocupan de sintetizar en el cerebro. Estas sustancias son las llamadas endorfinas y, en concreto, son la dopamina, serotonina y oxitocina.

Los sexólogos recomiendan concentrarse en la calidad de las relaciones sexuales más que en la cantidad de ellas a la semana o al mes. No es más importante la frecuencia de relaciones sexuales que el grado de satisfacción creciente que se consiga cada vez que se tenga un encuentro.

La frecuencia en las relaciones sexuales no afecta a la potencia o al vigor sexual que un individuo pueda tener. Aun así, si no se tiene la típica erección matutina, hay que empezar a preocuparse por unos inminentes problemas de erección que repercutirán en la futura frecuencia de las relaciones sexuales.