Leído

FENÓMENO ASTRONÓMICO

Martes 16 de julio: nuevamente un eclipse lunar. Qué es y dónde verlo

Lun, 15/07/2019 - 7:58pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

A dos semanas del eclipse total de Sol, este martes 16 de julio al atardecer, Argentina volverá a ser escenario de un eclipse. Esta vez, se trata de un fenómeno parcial que tiene como protagonista a la Luna. Qué es, dónde verlo y ¿su relación con la crisis?

Contenido

Este martes 16 de julio volveremos a presenciar un fenómeno astronómico: el segundo eclipse lunar de esta temporada y el último de 2019.

Se trata de un eclipse parcial, el Sol, la Luna y la Tierra no se alinearán en línea recta, sino con una leve inclinación.  Nuestro planeta se interpone entre los 2 astros, produciendo un cono que ensombrece la Luna y cubre una parte.

Será visible América del Sur, Europa, África, Asia, Australia, parte de Nueva Zelanda y el extremo oriental de Estados Unidos, pero en diferentes momentos. Esta vez sin necesidad de utilizar protección, los habitantes de Sudamérica serán los primeros en ver el espectáculo, durante la puesta de sol del martes 16 de julio. Mientras que los asiáticos y australianos verán la Luna eclipsada durante la salida del sol el 17 de julio.

Ocurrirá durante el atardecer del martes, comenzará a las 17 hs, pero en Argentina se podrá ver a partir de las 18.45 hs, cuando la Luna se asome eclipsada en el horizonte y el cielo aún permanezca claro.

El momento de ocultación máxima la Luna estará 6 grados por encima del horizonte y de color anaranjado, y la sombre del planeta Tierra cubriendo la superficie de su satélite natural en un 65%.

Así se verá el cielo a esa hora:

fdggf

El eclipse parcial finalizará a las 20, cuando la Luna se corra de la umbra o sombra terrestre. Sólo restará la fase de ocultación en penumbra, que es casi imperceptible.

¿Por qué tan solo a 2 semanas del eclipse de sol del 2 de julio?

Los eclipses solares y lunares se suceden con unos 15 días de diferencia.

“La luna da vueltas alrededor de la Tierra todos los meses, pero no siempre se interpone en la sombra de la Tierra. La trayectoria lunar alrededor de la Tierra está inclinada en comparación con la órbita de la Tierra alrededor del sol. La luna puede estar detrás de la Tierra e incluso así recibir luz solar. El eclipse lunar es un acontecimiento especial”, explica la NASA en su página web.

Cuando se produce un eclipse de Sol como el del 2 de julio, el plano orbital de la Luna está alineado con el plano orbital de la Tierra alrededor del Sol por lo que la Luna lo tapa. Pero 15 días antes o después, lo cual equivale a medio mes lunar, la Luna gira 180 grados pero sigue en la misma alineación, con la diferencia de que ahora el planeta Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, lo cual produce el eclipse lunar.

Otra diferencia radica en que, el eclipse de Sol se produce en Luna nueva y los otros con Luna llena.

El último eclipse lunar sucedió el 21 de enero de este año y el próximo no ocurrirá hasta el año que viene, sin embargo los 4 que se producirán en 2020 sólo serán eclipses penumbrales, mucho más débiles que los eclipses parciales o completos.  Recién en mayo de 2012 presenciaremos otro eclipse lunar total.

¿El Eclipse lunar viene a profundizar la crisis?

Según los astrólogos, el fenómeno se producirá en el grado 24 del eje Cáncer-Capricornio y pertenece a la serie Saros 139, encadenada con los eclipses lunares de los años 2001, 1983, 1965, 1947 y 1929 (y siguen). Algunos especialistas afirman que podemos establecer una relación con momentos difíciles a escala mundial y nacional: crisis, cambios, giros y resurgimientos de nuevas políticas.

Creer o reventar, pero la situación de Argentina acompaña esta postura.

A nivel personal, los eclipses de luna movilizan cuestiones emocionales, hacen énfasis en determinada energía y tienen un impacto profundo sobre nuestro inconsciente. Esto influye en los sueños, en el cuerpo (sobre todo los líquidos y el sistema hormonal), en las emociones y en la fluidez con la que las expresamos. En estos momentos estarán a flor de piel cuestiones que permanecían ocultas, guardadas, pero que estaban ahí de alguna manera.