Nuestro vínculo mágico y terapéutico con los animales: "Sylvester me salvó"

Leído

AMOR & EMPATÍA

Nuestro vínculo mágico y terapéutico con los animales: "Sylvester me salvó"

Sab, 11/05/2019 - 8:33pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Nuestra relación con los animales es un punto vital de nuestra salud, apunta la neurólogca y eticista de los animales, Aysha Akhtar, quien de niña era abusada por su tío y pudo decirlo gracias a su relación con un perro adoptado por sus abuelos. La experiencia la marcó tanto que decidió dedicar su vida a investigar de dónde nace nuestra empatía por los animales y cómo afecta nuestro bienestar. Considera que el tema aún no es atendido lo suficiente por la medicina.

¿De dónde nace nuestra empatía por los animales y cómo influye en nuestra salud? /Foto:Pinstpals.com
Contenido

La neuróloga y eticista de los animales, Aysha Akhtar, tenía 9 años cuando tuvo su primer vínculo profundo con un animal.

Se trataba de un perro llamado Sylvester, adoptado por sus abuelos, quienes vivían al lado de su casa. Se trató de algo verdaderamente inusual ya que su familia era de Paquistán, país donde no es costumbre tener mascotas.

"Sylvester fue el primer animal que conocí e instantáneamente nos enamoramos el uno del otro", cuenta Akhtar en entrevista con Marc Bekoff, de la revista Psychology Today. "Era verdaderamente mi mejor amigo." 

En base a su amor por los animales, Akhtar construyó su carrera como neuróloga y escribió el libro "Nuestra sinfonía con los animales: Sobre la salud, la empatía y nuestro destino en común". 

Akhtar considera que la medicina todavía pasa por alto la enorme influencia que tiene en nuestra vida nuestra relación con los animales. 

"Amo, amo, amo a los animales. Los aprecio tanto por haberme ayudado a alejarme un poco de mi vida centrada en los humanos y a experimentar la belleza y alegría de este mundo. Los animales contribuyen con nuestro bienestar de maneras que recién estamos empezando a descubrir. Y nos damos cuenta que como especie, no vivimos en el vacío. Cómo vivimos afecta a toda la otra vida de este planeta. Y eso, a su vez, nos afecta." 

Volviendo a esa primera experiencia de un vínculo fuerte con un animal, Akhtar explica que la razón por la que se sintió tan ligada al perro adoptado por sus abuelos, cuando ella tenía 9 años, era que ambos sufrían abuso. 

"Sylvester me salvó de una manera que nunca podría haber imaginado. En esa época, yo estaba siendo abusada sexualmente por mi tío. Y, desafortunadamente, otro tío mío estaba abusando físicamente de Sylvester. Estaba tan devastada por el abuso de Sylvester que, en algún nivel, creo que vi que su abuso no era muy diferente del mío- todas las formas de abuso comparten algo en común. Se esconden detrás del silencio. Se desenmascaran a través de la voz. Eventualmente, mi empatía y amor por Sylvester me dio el coraje de hablar y terminar no solo su abuso, sino el mío también." 

Esa experiencia de niña, la llevó de grande y ya habiendo estudiado neurología, a querer explorar de dónde nace nuestra empatía por los animales y cómo afecta nuestro bienestar. 

Para escribir su libro, relata Akhtar, viajó durante 5 años por USA entrevistando a personas cuyas vidas habían sido influenciadas, de manera profunda, por un animal. 

"¡Fue un gran viaje! Terminé sentada frente a un asesino serial, acompañando durante 4 días al departamento de Policía de Nueva York, tomando café con un ex-mafioso, visitando granjas productivas, viajando a uno de las instituciones penales más notorias de la historia de USA y pasando tiempo con un cerdo rescatado." 

Como mensaje final, apunta Akhtar, su libro intenta transmitir que "nuestro destino es compartido con otros animales, aún con los animales cuyas vidas no vemos. Cuando los tratamos con amabilidad, no solo se benefician ellos, sino nosotros."