Leído

MOVIMIENTO #KUTOO

Por qué las japonesas protestan contra la forma moderna de "vendarles los pies"

Vie, 21/06/2019 - 5:44pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Las mujeres japonesas lanzaron una campaña para impedir el uso casi obligatorio de zapatos de taco en la empresa. El país nipón no es el único en el que la utilización de tacos en el espacio laboral es regla, aunque sea más por costumbre que por ley. En muchos países de Latinoamérica también es así. El Gobierno británico rechazó hace unos años una ley que hubiese prohibido a las empresas requerir tacos altos a sus empleadas.

En Japón consideran discriminatorio que las mujeres estén forzadas a ir a trabajar en tacos altos. /Foto:MATT WINKELMEYER/GETTY IMAGES
Contenido

El movimiento #KuToo nació por el hartazgo de las mujeres japonesas de estar obligadas a utilizar tacos en el trabajo. Hay que aclarar que la regla se mantiene por costumbre y no por ley. 

Su nombre es un juego de palabras entre 'kutsu' (zapato), 'kutsuu' (dolor) y el conocido lema del movimiento contra el abuso, #MeToo.

El #KuToo fue iniciado por la actriz Yumi Ishikawa y desde entonces, explica el portal Vix, se han unido miles de mujeres japonesas. Ya son 29.000 personas las que han firmado la petición para que se termine lo que muchas mujeres experimentan como una tortura. 

Lo que decidió a Ishikawa a iniciar el movimiento fue un trabajo de medio tiempo en una funeraria que le requería usar tacones altos. ¿Es realmente necesario verse sexy para vender urnas crematorias?, se pregunta irónicamente Froma Harrop del Herald Net.

"Y los tacos altos son sobre el atractivo sexual - no se equivoquen", escribe Harrop. En el libro "El lenguaje de la ropa", de Allison Lurie, cita, dice que los tacos altos "son considerados atractivos sexualmente, en parte porque hace que las piernas se vean más largas - una píerna larga es un signo biológico de disponibilidad sexual en varias especies animales". 

Además, agrega Harrop, hacen que sea imposible para una mujer escapar de un hombre.

Para las activistas que defienden la causa, los zapatos de taco son el equivalente moderno de los pies vendados, una tradición china que implica aplicar una venda ajustada a los pies de las niñas para impedir su crecimiento. 

Ishikawa y sus seguidoras buscan que las empresas japonesas no tengan el derecho de exigir a sus trabajadoras utilizar tacones como parte del código de vestimenta. Argumentan que la práctica es discriminatoria, les complica los quehaceres laborales y es perjudicial para la salud. 

Algunas mujeres japonesas, explica el portal Vix, han sido despedidas de sus trabajo por negarse a usar zapatillas, por lo que piden al Gobierno que interceda para que no vuelva a suceder algo así. 

A comienzos de junio, el movimiento #KuToo vislumbró una esperanza cuando Yumi fue recibida por funcionarios del ministerio de Trabajo para hablar sobre el asunto.

"Hoy presentamos una petición para la introducción de leyes que prohíben a los empleadores obligar a las mujeres a usar tacones como discriminación sexual o acoso", dijo Yumi luego a periodistas.

Pero las esperanzas cayeron cuando el ministro de Salud, Trabajo y Bienestar, Takumi Nemoto, se manifestó en contra de la iniciativa.

"La sociedad acepta que usar tacones es necesario y razonable en los lugares de trabajo", dijo en declaraciones recogidas por agencias. 

“Los códigos de vestimenta imperan sobre todo en la empresa privada. Son las compañías las que deciden cómo deben vestir sus empleados, y si en general no se posicionan en contra de este accesorio es por la imagen que quieren proyectar en la sociedad”, explicó la especialista en protocolo, Marina Fernández, al portal CincoDías.

Japón no es el único país del mundo en el que la utilización de tacos en el espacio laboral es regla, aunque sea más por costumbre que por ley. En muchos países de Latinoamérica también es así. Hace 3 años, Nicola Thorp, quien trabaja en Londres, protestó en contra de una regla de su compañía que dice que las recepcionistas deben usar tacos. El Gobierno británico rechazó una ley que hubiese prohibido a las empresas requerir tacos altos a sus empleadas. Un caso distinto es el de la provincia Columbia Británica, en Canadá, donde los empleadores ya no pueden obligar a las mujeres a usar tacones en el trabajo, explica Harrop.

Es importante destacar que los tacos altos, hoy insignia de femineidad por excelencia, nacieron como un atributo masculino.

Un testamento histórico de esto está en los retratos de Luis XIV. Según el diseñador de zapatos, Stuart Weitzman, los tacos altos eran símbolo de estatus.

"Los zapatos de tacón fueron usados por siglos en el Medio Oriente como el calzado para los jinetes", aseguró Elizabeth Semmeljhack, del Museo Bata Shoe en Toronto, en un artículo de la BBC.  "Cuando los soldados se aferraban a sus estribos, el tacón ayudaba a sujetarse al caballo y así poder disparar sus flechas con más precisión." Luego, los zapatos de taco alto viajaron desde Persia hasta Europa Occidental.

"Los zapatos al estilo persa fueron adoptados con mucho entusiasmo por aristócratas que buscaron tener una apariencia viril, una masculinidad que de repente sólo podía alcanzarse calzando zapatos de tacón", explica la BBC. "Cuando los zapatos de tacón llegaron a las clases más bajas, la aristocracia respondió aumentando dramáticamente la altura de sus zapatos, con lo que nació entonces el zapato de tacón alto."

Las mujeres de la época, ni lentas ni perezosas, no tardaron en adoptar los zapatos de taco alto. Más tarde, con la Revolución francesa, todo aquellos poco práctico (y los zapatos de taco alto lo eran y lo son) pasó a ser visto con malos ojos y quedó relegado al ámbito de lo femenino: lo impractico, lo irracional y lo superficial.

De acuerdo a Michael Castleman, de la revista Psychology Today, 4 estudios franceses han encontrado que los hombres encuentran más atractivas a las mujeres en tacones altos.